Ir al contenido principal

Kiss - Alive! in East Lansing (Verne Records, 2021)

 


El pasado 2 de diciembre los neoyorquinos KISS dieron su (posiblemente) último concierto, ese que significa "el final del camino" para comenzar "una nueva era". El 30 de enero de 1973 la banda se subió (más o menos) por primera vez a un escenario en el Popcorn Club en Queens, Nueva York, con apenas 10 personas de público. Y 50 años después han montado una gira de 251 actuaciones, casi todas con el cartel de completo. Más allá de las cifras megalíticas de una de las bandas de rock más populares del Universo, la más amada y odiada, existe una manada virulenta de personas que conforman eso que se llama la Kiss Army: el ejército infranqueable de fanes al cual pertenezco.

Kiss son (fueron, serán) la banda "más caliente del planeta" y la que intentó ser más famosa que Elvis o The Beatles. Sin duda, la razón más importante por la que estamos aquí reunidos. Porque sin Kiss, posiblemente, yo no habría criado esta insana necesidad de música, de rock, de fiesta pagana sudorosa en la que se convierte cada nota musical que me llevo a los oídos. Lo confieso: soy, fui, seré esclavo de la banda. Claro que reconozco sus bajezas (qué grupo longevo no las enseña, más hoy en día) y sus triquiñuelas para sacarme todo el dinero que han podido (¿de verdad necesitas un cepillo de dientes que canta el Rock'n'roll all nite?/ojo, y también and party everyday). No he sentido una pasión más sincera y profunda por ninguna otra banda o artista. Y nuestro amor fue consentido, por supuesto, y no fruto de una calentura o un flechazo. 


Por algún sitio ya he contado que mi primer contacto fue una copia en casé comprada en un mercadillo (creo) del Creatures of the night (junto al Rock'n'roll de Motörhead). Al poco, cayó la sudadera de esa portada. Para entonces ya no se maquillaban y esa magia que quienes les conocieron en otra época recuerdan a mí no me llegó. Pasaron un par de años y escuché en la radio nocturna (¿BasaRock?) una canción que me encantó: ¿un recopilatorio de Kiss? Vamos a por él, que esta canción me encanta. Y allí fui. Smashes, thrashes & hits ponía en 1988 fin al contrato con su compañía de discos y celebraba (ríanse) los 15 años de carrera del grupo. Sin embargo, aquella canción que llamara mi atención no existía. Se lo comenté a Serafín, el dueño de la tienda de discos a la que acudía asiduamente, y me grabó una TDK o BASF, vaya usted a saber, con el recopilatorio Double platinum, y ahí si estaba ese Calling Dr. Love. Y otras muchas canciones. Y a las pocas semanas encontré una copia vinílica del Alive! en una tienda de El Rastro madrileño (mi primer post en este blog) y ya fue un no parar. La fiebre, el ansia. El vídeo de Kiss Exposed fue lo siguiente en caer. Para los viejales que estéis leyendo esto ya sabéis lo que significaba un VHS: oro que compartías con los colegas. Paul Stanley rodeado de macizas, piscinas y lujos era "más grande que la vida". 

La primera "novedad" que corrí a comprar fue Hot in the shade. Una camiseta y el comienzo de la colección en vinilos de segunda mano (con las dos SS censuradas, mierda). Los discos setenteros no eran fáciles de encontrar. El cedé trajo, por fin, reediciones (eso y el "nuevo" contrato de la banda a principios de los noventa para recuperar el control de su catálogo, que les gusta la pasta más que a un dominguero una paella), algunas de importación (ese Unmasked japonés que tengo en la colección), más dinero en objetos tan imprescindibles como innecesarios: muñecos, libros, cómics, tazas, la discografía completa, faltaría más, algún picture disc y, sí, el cepillo de dientes.

Cuando en abril de 1996 la "banda original" decidió reunirse y gestar una gira me pareció la mejor noticia del siglo. Un total de 192 conciertos, incluyendo el festival de Donington Park. En noviembre de aquel año se suspendieron los previstos en España por una huelga (mis respetos) de camioneros; quería prender fuego a algo. Hay que contar siempre con su codicia sin límites, que los trajo en junio del siguiente año por aquí. Y no lo dudéis: los vi en Madrid (impresionante) y en Zaragoza (algo descafeinado). Los volví a ver en 2010, ya con Tommy Thayer y Eric Singer en sus respectivos papeles, un concierto muy digno, un espectáculo visual y sonoro, hostias, y por última vez en 2015. 

Y, os decía, por eso estamos aquí hoy, en #FFvinilo, yo escribiendo y tú leyendo este homenaje. Para celebrar la suerte de haber sido (seguir siendo, supongo) un miembro activo de la armada kissera.

Traigo, para ello, el último vinilo adquirido, aunque en realidad fue un regalo; una de mis sobrinas (la maja) lo compró para mi cumpleaños (la jodía jugó sobre seguro). Se trata de un piratilla, un bootleg a los que, también, soy aficionado (en "lo de Frailas" escribí una serie de artículos sobre bootlegs de distintas épocas, igual retomo la costumbre). El concierto tuvo lugar el 21 de octubre de 1974 en Michigan, en un lugar llamado East Lansing. La edición de la compañía francesa Verne Records presume de una "excelente calidad directamente de la mesa de sonido" que además ha sido "remasterizado". El concierto pertenece a la gira del segundo álbum de la banda (Hotter than hell) y es un compendio de ruido, testosterona y rocanrol visceral. Del excelente sonido, nada de nada. No esperes virtuosismo, espera fiesta y sudor. El setlist es una mezcla de esos dos primeros discos, obviamente, con algunos cortes que han estado interpretando año tras año sin cesar.

Mientras suena Charisma en mis altavoces, paso a desearos un estupendo fin de semana. 

P.D. escribiendo esto, he compartido algunos enlaces para ampliar información, varios de ellos a las entregas #FFvinilo que mi adorado King Piltrafilla y yo hemos compartido a lo largo de los años. Y me ha servido para apuntar todos los que quedan pendientes: avisados estáis.




Comentarios

  1. Buenísima entrada!! Y bonito homenaje a Kiss. No es la banda de mi vida, pero me encanta, la valoro y la disfruto. Y entiendo tus palabras, porque he sentido (por otras bandas) ese "veneno" bajo la piel en el que sabes que no hay marcha atrás. La putada de caer rendido ante Kiss es que la mercadotecnia es tan brutal y Gene y Ace son tan genios, que el vacío en los bolsillos puede ser de dimensiones épicas. Buenísima la frase de "Fui, soy y seré esclavo de la banda". El disco piratilla que propones tiene un sonido reguleras/guarreras, pero suena tan auténtico y tan de verdad que es muy disfrutable. Puedes notar el sudor, el calor de los focos, el ruido de las cuerdas de la guitarra al pasar la mano y las voces escuchándose más o menos fuertes dependiendo de lo cerca que canten del micro Prefiero mil veces un pirata así que un disco directo oficial super retocado en el que que no sabes ni lo que se tocó de verdad esa noche. PD: Si, queremos un vídeo del cepillo de dientes cantando "Rock'n'roll all nite" y también "and party everyday". 🤣 Un abrazo y buen finde!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la parte que me toca. Todos los que estamos por aquí de una u otra manera somos "esclavos" de la música en cualquier formato. Más allá del documento que siempre es un bootleg (una foto al fin y al cabo), es otro recuerdo más de la escalera hacia el cielo que fue la historia de esta banda. No tengo claro que quiera compartir mi cepillo de dientes... Un abrazo.

      Eliminar
  2. “Mi adorado King Piltrafilla” dices jajajaja (¿te gustan las películas de gladiadores, Manu?). En fin, no puedo añadir nada más a tu sentida entrada. No se si fui esclavo de la banda en algún momento pero también tengo la cinta del Exposed, y la Konfidential, la del Unplugged o la de la peli KISS meets the Phantom of the park. Y los cómics de KISS Psycho Circus o las figuras de Todd McFarlane, piratas, algun libro... y es que ya sabes que mi primerísima compra musical fue una casette del Rock and roll over. Luego mi hermana me regaló el Creatures y mi primera novedad fue el Animalize en vinilo. A partir de ahí, a recuperar tiempo perdido, a buscar bootlegs en las ferias del disco y a comprar todos los lanzamientos (excepto el Double platinum o el Alive porque no traían extras y ya tenía esos temas en estudio, cosas de priorizar presupuesto). El último que me compré fue el Carnival of souls (en cedé, como el Psycho circus o el Revenge) y no sé tú pero a mi me cuesta mucho digerirlo. Nunca los vi en directo y me siento feliz de haberlos podido disfrutar al menos en esta gira de despedida, playbacks y música de apoyo incluidos (tienen ya una edad avanzada y, como dice Paul, la música es sólo una parte del espectáculo KISS). El disco que presentas recoge fidedignamente una actuación de esos ilusionados músicos que ansiaban la fama y supongo que ni imaginaban que en 2023 serían millonarios de la tercera edad tocando en el Madison Square Garden con esa producción. Es un documento impresionante. Respecto a su despedida, me sabe mal que en su ultimísimo concierto no estuviesen Ace, Peter, Bruce o Vinnie. Hubiese sido una despedida digna y respetuosa. Supongo que Paul hubiese aceptado pero tito Gene es mucho Gene. Carácter mediterráneo, no hay más que decir. En fin, obviaré lo de los avatares. KISS forever, amigo mío. Fueron parte importante de la vertiente musical de nuestras vidas, sin duda. Un abrazo chavalote. KING

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encantan los gladiadores, y los piratas y hasta los anuncios de cierto perfume que sacaba marineros y doncellas... Pero no hay que confundir la pluma con la espada y lo mío va más de espadas (no recuerdo que hubiera duchas en el Coliseo). En fin, que te estaba esperando por aquí. Qué menos que nombrarte, mi consorte (ya estamos) en la Kiss Army #FFvinilo. Igual "esclavo" es una palabra excesiva, pero sí que, como tú, he gastado mis ahorros y mi tiempo en estos viejales de mierda con gusto y felicidad. Coincido en que hubiera sido un detalle juntar al menos un rato a los exmiembros. Quizá algún día sepamos si se lo propusieron y pidieron mucha pasta o si tocaron los cojones al sensible de Gene o si, de verdad, nunca estuvo encima de la mesa. Un abrazo (patrocinado por Gene).

      Eliminar
  3. Evidentemente KISS forman parte con mayúsculas de la historia de la música popular. De eso no hay duda. En lo personal, también forman parte de mi historia musical. Cuando esto de la música me empezó a enganchar, con unos 10-12 años, cualquier extracto de una actuación de Kiss (maquillados) que podía salir en "La Bola de Cristal" o "Tocata" era oro puro. Y también desgasté mi VHS con algunos videos de la época (me viene a la cabeza el "Heaven's on Fire"). viví el estreno del "Animalyze", y a partir de ahí, fui siguiéndoles la pista hacia atrás en el tiempo. Recuerdo hacer, en clase de "manualidades" en EGB, un espejo con la cara de Gene Simmons pintada (que todavía guardo, por supuesto). Nadie en mi clase sabia quienes eran Kiss, ni quién era ese tipo con cara de demonio. Solo los "mayores" del colegio lo reconocían. Mi disco favorito es el "Rock and Roll Over". Y yo también me llevé un alegrón cuando se volvieron a pintar. Tengo su pirata del primer concierto pintados de nuevo ("Masked Again", del 96, en Irvine, California). Me acuerdo de la huelga de camioneros que impidió que pudiéramos verles en el 96, pero estuve en el concierto de Zaragoza en el 97 (creo), y lo disfruté como un enano. Adoro su trilogía "RnR Over", "Destroyer" y "Love Gun". Y tengo una copia japonesa del "Alive 2". Incluso algunos de sus discos menos valorados como el "Dinasty" o el "Unmasked" me encantan. De este último es mi canción favorita del grupo: "Talk to me". El single "Talk to Me" / "Naked City" fue lo primero que escuché en mi vida de Kiss (era un single de mi primo mayor), por eso le tengo tanto cariño, y lo guardo como si fuera una joya (lo que es). En fin, he ido escuchando todos sus discos, con más o menos agrado, pero no he dejado de seguirles la pista. también creo que su "Unplugged" es uno de los mejores que se hicieron en la MTV. Seguiremos teniendo KISS "forever", no hay duda, aunque sea de forma de avatar. Muy buena entrada, que me ha hecho rememorar muy buenos recuerdos asociados a esta banda. En cuanto tenga un momento me lanzo a escuchar tu propuesta. Lo del sonido pirata no me echa para atrás, estoy ya más que acostumbrado a apreciar esos directos de sonido "dudoso" pero emanando sudor a raudales. ¡Feliz domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu largo comentario, que es casi un post en sí mismo 😂. Compartimos la pasión por la banda de manera muy similar. A mí me enganchó con más edad, eso sí, pero al final coincido contigo en la mayoría de tus gustos y apreciaciones. ¡Eran oro para un chaval esos superhéroes roqueros! De hecho, llevo unos días revisando en orden cronológico su discografía y el viernes disfruté como un adolescente de Dinasty y Unmasked, quizá el momento más inspirado de Frehley. Disfruta lo que queda de fin de semana. Ah, y ese Unplugged sí es de los mejores sin duda.

      Eliminar

Publicar un comentario

Otros crímenes...

Pleasure James & The Unsatisfied Minds - "The Getaway" (2022)

...se me antoja necesario e imprescindible hablar de honradez y carácter cuando de acometer una reseña con respecto a este álbum se trata. Por  Jorge García . Hace siglos que los profetas de la desolación vienen vaticinando el fin del mundo, es evidente que yerran una vez tras otra. De igual manera, podemos hablar de otro tipo de iluminados, más concretamente aquellos que desde hace algunas décadas insisten en augurar el fin del rock and roll. Desde luego estos últimos también caen una y otra vez en el error. Su insistencia en profetizar quimeras choca con tipos como  Jaime Guerra , ilustre bilbaíno que forma parte de la - más nutrida de lo que parece - encrucijada de resistentes dispuestos a que la música del diablo siga viva, coleando y además gozando de salud y lozanía. Antes de que Jaime se embarcase en la presente aventura en solitario re-bautizado como  Pleasure James & The Unsatisfied Minds  (hablando de actitud), ya había militado en proyectos, siempre en las filas del rock

Marchesi – Encrucijada (1991 – Aspa Records)

Hoy os recomiendo escuchar el primer trabajo en solitario de una de las cantantes más queridas y una de las voces más brillantes y reconocidas del rock español y latinoamericano. Tras grabar  Templario  y disolverse  SANTA , banda en la que aterrizó proveniente de su Argentina natal,  Leonor Marchesi  estuvo viajando un tiempo y de vuelta en Madrid, comenzó a dar clases de canto (tenía formación de cantante lírica), a colaborar en los proyectos de algunos amigos y componer, tanto letras como música, temas para su propio proyecto personal, que llamará  Marchesi , para editar su primer trabajo en solitario de título  Encrucijada  y poder defenderlo encima de los escenarios, emulando a Kate Bush, Tina Turner, Patti Smith o Alannah Myles, sus referentes. El disco fue grabado, para Aspa Records, entre mayo y junio de 1991, en unos de los estudios de nuestro país más frecuentados por las bandas y solistas del hard rock y heavy metal nacional e internacional, los míticos Ibiza Studios. Allí c

Rage – Nice’n’Dirty (Carrere – 1982)

Pues, nada, ya me tenéis de vuelta otra vez. Y si en una entrada del pasado verano os hablaba aquí de unos Emperor que nada tenían que ver con la banda noruega liderada por el multiinstrumentista Insahn , este viernes os traigo a unos Rage que tampoco tienen nada que ver con la banda de Peavy Wagner . Total que hoy os presento a estos británicos y a su segundo elepé, este más que interesante Nice’n’Dirty . Pero antes de meterme en harina, dejad que os dé a conocer al grupo.    Sus orígenes se encuentran en Nutz , una banda formada en Liverpool a principios de los 70 por David Lloyd a las voces y guitarra rítmica, Mick Devonport a las guitarras, Keith Mulholland al bajo, John Mylett a la batería y Kenny Newton a los teclados. El grupo giró por todos los bares y pubs que fue capaz y en 1976 editó un elepé, pero antes de finalizar la década se separó. El teclista se fue a Nightwing

Teenage Fanclub - Bandwagonesque (Creation Records - 1991)

Corría 1991, ya en C.O.U., y aunque seguía muy metido en mis cosillas de "jevis", comenzaba a abrir mis oídos a nuevos estilos musicales. Con los amiguetes del cole, ninguno asiduo del “Canci” pero consumidores compulsivos de buena mandanga musical, nos intentábamos convencer de nuestros gustos, pasando TDKs grabadas o recomendando conciertos. De esta forma llegué a grupos como Pixies, Sonic Youth, Los Planetas o Teenage Fanclub… ¡Benditos amigos! Desde que “Bandwagonesque” (manda cojones el nombrecito, cuantas veces me lo habré inventado) apareció en la pletina de mi cassette, me neutralizó por completo dejándome obnubilado con esas melodías perfectas herederas de la escuela Chilton y sus Big Star. El “jevorro” duro que se dejaba seducir por el pop ñoño… Oriundos de un poblacho de Escocia, Bellshill, a las afueras de Glasgow, cuatro chavales que seguían los devenires de bandas como Dinosaur Jr., My Bloody Valentine o The Posies e influenciados por el sonido de Badfinger,

Opus - Live is life (1984, Polydor)

  Segundo grupo/artista austriaco que os traigo. Podría quedar de snob y cultureta pero, precisamente, son los dos mayores exponentes de la música de aquel país, al menos, de éxito comercial: Falco con su “ Rock me Amadeus ” y Opus con su “ Live is life ” han sonado y siguen sonando en todas las radiofórmulas, comerciales, retransmisiones deportivas, etc… Como siempre, primero la parte “emotiva” de mis reseñas. Los recuerdos vienen a mi pues mi hermano Carlos tenía (y me imagino que seguirá teniendo en su casa) el single famoso, en formato pequeño. Y muchas veces puse el adaptador en el tocadiscos para pinchar el 45rpm. La cara B era para “ Up and down ”, de su anterior disco de estudio que, después del exitazo, fue reeditado en USA. Por tanto, cuando vi este plástico en una cubeta en un mercadillo de discos a un precio irrisorio, estaba claro que se iba a venir conmigo, a pesar de ser una austera versión española, sin insert ni nada. Como se me hace tarde y me he medio comprome