viernes, 5 de abril de 2019

Asia – Asia (Geffen records - 1982)


Amigos, a la hora de escribir sobre un álbum, acostumbro a comprobar antes que ni yo mismo ni alguno de vosotros lo haya hecho con anterioridad. Pues bien, cuando me planteé hablaros de mi segunda adquisición florentina, no me lo podía creer: en todos estos años, nadie había hablado aún de Asia. ¿Cómo es eso posible?, músicos icónicos que provenían de bandas míticas como King Crimson, Yes o Emerson, Lake & Palmer, intérpretes de temas como Go o Don’t cry, ambos seguramente marcados a fuego en las neuronas de todos vosotros... y sin embargo, ni una línea dedicada a su trabajo. Así que hoy se me presenta una ocasión inmejorable para remediar el agravio con su debut, este Asia inmenso e imprescindible del que poseo la edición original italiana. Ninguno de sus trabajos resultó tan exitoso ni contenía tantos hits como este. 


Los inicios de la banda hay que buscarlos a principios de los 80 cuando John Wetton puso fin a su proyecto U.K. junto a Bill Bruford y Rick Wakeman de Yes. Entonces, el gurú de Geffen records –el mítico John Kalodner– unió a Wetton con Steve Howe, también de Yes, con miras a grabar un álbum. En el proceso se unieron al proyecto Geoff Downes y Carl Palmer, creándose la simiente del primer álbum de Asia, un producto con un innegable ADN progresivo al que se le aplicó una pátina AOR que lo convirtió en número 1 en numerosos países, siendo a fecha de hoy el más vendido de los álbumes de la banda. 


El line up quedó formado así por los mencionados John Wetton al bajo y voz, Steve Howe a la guitarra y coros, Geoff Downes a los teclados y coros y Carl Palmer a la batería y percusión. Con portada de Roger Dean –más conexiones con Yes– y producido por Mike Stone en los londinenses Townhouse studios, el impresionante track list fue: 

A 
Heat of the moment 
Only time will tell 
Sole survivor 
One step closer 
Time again 

B 
Wildest dreams 
Without you 
Cutting it fine 
Here comes the feeling 


La guitarra de Howe inaugura con sus notas la historia de la banda iniciando Heat of the moment, un temazo en el que destaca la increíble voz de Wetton. Y esos coros... ¡esos coros! Es otra de esas melodías que forman parte de mi cerebro desde hace décadas y que me trasladan al pasado con más rapidez que el DeLorean de Doc, al mismo nivel que Hold the line de Toto, Don’t look back de Boston o Keep on loving you de Reo Speedwagon, por citar varias no muy alejadas en estilo y época. Le sigue –esta vez presentada por las teclas de Downes– la maravillosa Only time will tell, no menos mítica y por encima de la anterior en mis gustos particulares. Es, sencillamente, LA CANCIÓN del disco, destacando de nuevo esos coros matadores y ese riff de teclados que deja en pañales al de The final countdown de Europe, otro de los reconocibles de los 80. Ha habido días en los que la he escuchado en bucle. Sole survivor es otra joya en la que se lucen los cuatro músicos y que es quizás la más prog de las tres iniciales. One step closer es otro estupendo tema que, sin embargo, queda algo eclipsado por el tsunami de las precedentes y que nos sirve de puente con otra mítica intro, la de Time again, otra imprescindible del álbum. ¡Vaya primera cara del primer disco de una banda! Por ella sola ya vale la pena todo el álbum. 


Y sin embargo aún nos queda la cara B, que se inicia con Wildest dreams, otro de los highlights de la carrera de Wetton & Co. Without you es otro de esos temas que goza de gran calidad, altamente disfrutable musicalmente aunque menos inmediato que la mayoría de canciones del disco. Cutting it fine baja un poco el nivel, al ser algo más intimista. No tiene ni grandes coros ni un estribillo pegadizo, todo lo contrario que Here comes the feeling, un tema cargado de ritmo que con sus coros y un estilo más acorde con la primera cara del álbum pone un dignísimo final a esta obra de arte de la música de todos los tiempos que ¡por fin! es mía, en vinilo, edición original y un estado impecable. 

¡Feliz viernes! 
@KingPiltrafilla







7 comentarios:

  1. Discarro. Imperdonable que no estuviera por aquí.

    ResponderEliminar
  2. Una superbanda para un gran disco, muy por encima de todos los posteriores. Lo tengo en mi colección, buena descripción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soberbio en efecto y, sí, muy superior a sus siguientes obras. Saludos.

      Eliminar
  3. Gran disco. Yo los descubrí en la Uni, varios años después, por un colega que flipaba con ellos y tenía todos sus discos. Eran su segundo grupo, tras Van Halen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya pareja de estrellas, al final acabaron juntándose los sonidos de ambos.

      Eliminar