Ir al contenido principal

Twisted Sister – Stay hungry (Atlantic-1984)


Creo que puedo decir sin temor a equivocarme que la primera canción que escuché con atención de Twisted Sister fue Stay hungry, el tema título de este elepé. Es por eso que ya tocaba que os hablase del álbum en cuestión en la que se convierte en mi tercera entrada dedicada a estos tipos con más peligro que un Gremlin en el Aquapark. Así, tras sacar al mercado dos imprescindibles discos –por cierto, en mi colección vinílica me falta el segundo–, con este tercero consiguieron su trabajo más completo y el que más fama les proporcionó a nivel internacional. Por desgracia, su siguiente trabajo no conseguiría tanto éxito y las fricciones internas llevarían a la banda a su desaparición, no sin antes lanzar con su nombre –pese a no ser en realidad un trabajo en grupo– lo que sería el último álbum oficial de Twisted Sister, un fracaso inmerecido como punto final a una carrera que creo que merece una gran consideración y reconocimiento. Pero voy a centrarme en el vinilo de este viernes. 
 

Grabado entre The Record Plant, los Westlake audio studios y los Cherokee studios con Tom Werman a los controles y la formación clásica de sus cuatro primeros álbumes compuesta por Dee Snider a las voces, Jay Jay French y Eddie Ojeda a las guitarras, Mark Mendoza al bajo y A.J. Pero a la batería, el disco salió al mercado con una icónica e inolvidable portada de Mark Weiss y el siguiente track list
 
A 
Stay hungry 
We’re not gonna take it 
Burn in hell 
Horror-teria (The beginning) 
a)Captain Howdy 
b)Street justice 
 
B 
I wanna rock 
The price 
Don’t let me down 
The beast 
S.M.F. 
 
La cara se inaugura con Stay hungry, que da título al álbum y es un temazo con un riff poderoso, coros resultones, una batería y bajo machacones y un solo estupendo, toda una arriesgada elección para comenzar un disco ya que lo normal es que a partir de ese punto el oyente no quiera que el nivel decaiga. Pues ya os digo que no hay nada que temer, porque la continuación con We’re not gonna take it consigue mantener la atención sin duda con una fantástica canción que se benefició de un hilarante videoclip sin olvidar la anécdota de los huevos con aceite –si la leyenda es cierta, todo comenzó en el mítico programa radiofónico DiscoCross– que llevó incluso a la banda a cantarla de esa manera en diversos conciertos en países de habla hispana. La oscuridad llega con Burn in hell, puro heavy metal con otro solo muy acertado y que incluso llegaron a versionar los blackmetaleros noruegos Dimmu Borgir. Y si con todo esto no había bastante, llega Horror-teria, otro temazo enorme dividido en dos secciones, la primera un medio tiempo de riff pesado titulado Captain Howdy, con un Mark ‘The Animal’ Mendoza golpeando su bajo y un buen solo de guitarra; la segunda parte es Street justice, un hard rock alegre y pegadizo con otro gran solo de guitarra en el que se turnan Ojeda y French. En resumen, una pasada de cara A que vale por si sola la compra del álbum. 
 

Ya en la cara B, I wanna rock es un himno del que se rodó otro vídeo que ayudó a aumentar la fama de los Sister con su mezcla de estribillos repetitivos, una base rítmica machacona y unas guitarras afiladas, además de la extraordinaria voz de Snider. La balada del vinilo –sí, balada, en todo disco de heavy metal debía haber una– es la siguiente The price, con una producción –sobre todo cuando se oye únicamente la guitarra acústica- que recuerda un montón a los Scorpions de la época. Aún así o por eso mismo, es un TEMAZO. Pero por suerte para los amantes de melodías más enérgicas, para continuar nos regalan Don’t let me down, donde pese a cierta comercialidad, los guitarrazos de Ojeda y French suenan atronadores junto al bajo grueso de Mendoza, que otorga a la canción un sonido más parejo al de sus dos primeros discos. Los solos son también fantásticos aquí y la interpretación vocal de Snider es sublime. Es momento de escuchar The beast, otro medio tiempo bastante parejo a Captain Howdy y que me recuerda en su riff a los Judas Priest de British Steel. Y finaliza el disco con una S.M.F. –iniciales del club de fans de la banda, Sick Mother Fuckers– que se inicia a lo AC/DC y que es otro pedazo de canción de hard’n heavy sucio que parece la hermana gemela de Street justice, también con unas estupendas guitarras. 
 







En resumen, un disco sin mácula, redondo de inicio a fin, con esa mezcla de comercialidad bien entendida y energía que resulta imprescindible para todo amante de la banda y del heavy metal ochentero. 
 
¡Feliz viernes! 
@KingPiltrafilla

Comentarios

  1. Este lo tenía mi hermano en su colección heviorra. Buenos recuerdos y las canciones que más me gustan de ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves como de tanto en tanto también acierto contigo? Un abrazo y feliz fin de semana.

      Eliminar
  2. No hay muchas bandas que consigan ese sonido personal que les identifique en cualquier lugar del planeta, y Twisted Sister, gracias sobre todo a Dee, lo tienen. Crearon su Hard&Dee&Metal particular. Y, como bien dices, este sea el mejor representante, donde lograron equilibrar su versión más sucia y salvaje con la más melódica y, digamos, sentimental. Ninguno de sus discos es malo, al contrario, todos se disfrutan, con Stay hungry un paso por encima de los demás. Un abrazo dominguero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo añadir más, estoy de acuerdo contigo. Este y Under the blade, por lo crudo y lleno de fuerza, son mis preferidos. Aunque, como Groucho Marx con sus principios, depende del día podría cambiar mis preferencias jejeje. Abrazo de vuelta.
      KING

      Eliminar
  3. Wow, qué pasada de disco, me encanta. Estos sonidos heavies ochenteros me suelen entrar muy bien, será que soy un vendido a las masas. Lo cierto es que We're Not Gonna Take It es una de las canciones que más me piden los chavales en el cole cuando ponemos música mientras trabajan, lo que me da cierta esperanza en el futuro. Y, como no se podía saber, me gusta mucho también la balada. Lo que no entiendo es cómo no tengo todavía este disco, habrá que remediarlo pronto. Un abrazo de un heavy de hacendado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha hecho gracia lo de heavy de Hacendado jajajaja. ¿En serio los chavales de tu clase conocen We're not gonna take it?, eso aporta una luz de esperanza sin duda. Saludos y gracias por leer y comentar. Ah, y remedia pronto ese agujero en tu colección.
      KING

      Eliminar
  4. Pes eso, heavy ochentero, divertido y cañero. LP que no debe faltar en una colección heavy que se preste. Me lo pincho ahora mismo. Buena recomendación King, saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Otros crímenes...

Buenas Noches Rose - Buenas noches Rose (Madison, 1995/Sony, 2019).

  La portada del álbum ya anticipa qué hay dentro. Porque Buenas Noches Rose es, ante todo, un disco directo, revuelto y sudoroso, dominado por las guitarras expresivas de Alfredo Fernández «Alfa» (Le Punk) y Rubén Pozo (Pereza): buenos riffs, cambios de ritmo y algunos solos brillantes, sucias cuando la canción lo pide, limpias y emocionadas en otras ocasiones, sin virtuosismos innecesarios. Suma lo que cualquier disco de rock necesita: una pareja rítmica que meta fuerza y relleno, con Juan Pablo Otero «Juanpa» al bajo percutor y Roberto Aracil «Robe» manejando el tempo de la batería como si llevara cincuenta años en ello. Pero un álbum bueno necesita también mezclar esta inspiración instrumental con unas letras que cuajen y una interpretación vocal entregada. Y de ambas anda sobrado Jordi Skywalker. Parece nada del otro mundo, pero difícil de conseguir. Aquí encuentras mezcladas influencias nacionales, como Extremoduro, Rosendo y sus Leño o Burning, con otras sajonas, por ejemplo T

Varias - Ellas son eléctricas (2021 – Beat Generation)

11 hidden treasures compilation cronicling women’s presence in the underground Spanish Heavy Metal and Hard Rock scene from 1982 to 1991. No os preocupéis que no voy a escribir nada en inglés ni en ningún otro idioma ya que todas mis dotes de políglota empiezan y acaban en pedir una birra y dar las gracias por ello. Hoy os recomiendo un recopilatorio muy especial con una historia detrás de esas que a mí me encantan de  paleontoheavylogía  pura y dura.  Ellas son eléctricas , con el subtítulo de  Mujeres en el underground metálico español (82-91) , es el proyecto consistente en la edición de un vinilo y un documental, iniciado en 2018 por  Leo Cebrián , periodista, y  Paco Manjón , coleccionista compulsivo y militante metálico .  El objetivo, poner en valor el papel de la mujer en el rock nacional más duro.  El documental  se centra en las pioneras y sus bandas que sí consiguieron sacar sus trabajos al mercado, entre finales de los 70 y mediados de los 90, en forma de LP, cassette, EP,

Los Zigarros - A todo que sí (Universal, 2016)

  Hacía mucho que no me pasaba por aquí. Pensaba traer alguna obra maestra que me hiciese más fácil la vuelta al redil. Como me pasa siempre, me he quedado sin tiempo, por lo que voy a un “aquí te pillo aquí te mato” con algo que me resulte más rápido y directo. Nada más en consonancia con estos tíos. Además, aprovechando que el Pisuerga pasa por Pucela y que mañana me voy a verlos al concierto que dan en las fiestas de Aluche, os voy a dejar por estos lares el segundo disco de estos valencianos (aunque algún jefe lo tiene subido a su blog, en el FFVinilo sólo tenemos la entrada que hice de su tercer trabajo, aquí ). Bien, pues creo que esta vez voy a empezar por el final y dejar la conclusión antes de desgranar el contenido: el disco es lo que es, una ejercicio de chulería, desparpajo, macarrada   y socarronería. Es decir, lo mínimo que se le debe pedir al rock and roll clásico de toda la vida. Para pasarlo bien, coño. Y sí, te sonará a Stones, Status Quo, Burning , hasta Tequi

Los Secretos - Los Secretos (Polydor 1981)

  La última vez que escribí por aquí todavía se pagaba en pesetas y los heavies campaban a sus anchas por todo el país. Ahora ya las pesetas son historia, aunque igual en aquel mercado del Álamo las siguen aceptando, vaya usted a saber, y los heavies solo tienen barra libre en sitios como este. Menos mal que aquí estoy yo para traer uno de mis discos de moñas de esos donde las cuerdas de acero son los padres. El caso, señorías, es que tengo poco tiempo para perpetrar (mis dieces para el ideólogo de este nuevo diseño) esta entrada, así que vamos a centrarnos en lo que de verdad importa: la música. Lo de encuadrar bandas dentro de un movimiento me produce urticaria, por decirlo suave. Lo mismo queda de puta madre soltar el tópico ese de que la movida madrileña fue una mierda, ningún grupo sabía tocar y demás puñetas estilo David Copperfield, pero no tengo ganas de contarles nada de eso. Amo este puto disco, me lo sé de memoria del primer al último surco y cada vez que suena en mi tocadis