Ir al contenido principal

Eluveitie - Evocation II: Pantheon (2017, Nuclear Blast)

 

 
 

Ya es hora de poner punto y final a mis entradas de discos en idiomas raros. Y qué más raro que un disco que usa una lengua muerta indoeuropea de la que sólo nos han llegado testimonios escritos y de la que su pronunciación es una hipótesis basada en su influencia en otras lenguas vivas: el antiguo galo. El nombre del grupo, Eluveitie, pronunciado “El-vei-ti” se traduce como “El helvético”. Grupo suizo fundado en Winterthur por Chrigel Ganzmann en el 2002 y que fusiona el death metal con el folk galo usando instrumentos tales como el violín, flautas, gaitas y zanfoñas. Vamos, lo que se ha dado en llamar folk metal. Pero estos señores decidieron ir un pasito más allá, mezclando el galo antiguo con el inglés en algunas de sus letras hasta que, allá por el año 2009 decidieron editar la primera parte de este vinilo que os traigo, Evocation I: The Arcane dominion, usando en todas las canciones el galo en un disco acústico. Fue con ese disco cuando los descubrí y me flipó bastante ese sonido folk. Cuando investigué en su discografía hacia atrás, descubrí su parte death metal y el guturalismo de sus canciones y, quitando un par de temas, no me hicieron mucha gracia. Es más, tras aquel disco, seguí escuchando sus nuevos trabajos de los que, en cada uno, salvo sólo dos o tres temas, los más melódicos. Ya sabéis, soy un blandengue. De todas formas, en mis listas de reproducción figuran temas como: “The Call of the mountains”, “Inis Mona”, “A rose por Epona”, “Helvetios”, “Ambiramus”…casi siempre donde hay voces limpias.


 


 

De aquel Evocation I, me fascinó la voz de su cantante y zanfoñista Anna Murphy, y los temas “Brictom” y “Omnos” los escuché hasta la saciedad. Tardaron ocho años en hacer la segunda parte. Entre medias, publicaron los discos Everything remains (2010), Helvetios (2012) y Origins (2014), y se marcharon del grupo varios integrantes, entre ellos Anna Murphy, que fue reemplaza por Michalina Malisz en la zanfoña y Fabienne Erni en la voz (también toca el arpa celta y la mandolina). En realidad, del Evocation I al Evocation II sólo repiten el líder de la banda, Chrigel Glanzmann y el bajista Kay Brem.  Nos encontramos con un disco que, a pesar de tener 18 temas, con preeminencia de composiciones instrumentales, dura unos 50 minutos. El título de cada canción se corresponde con un dios de la mitología helvecia celta y trata de esa mitología y de esa cultura, como la mayoría de canciones de Eluveitie


 

Bien, ahora paso a dar mi opinión general. Aquel Evocation I fue una sorpresa y una revelación personal, me cautivó y lo usé como banda sonora de viajes al curro. Sin embargo, esta segunda parte es más de lo mismo, perdiendo ese efecto sorpresivo. Además, creo que la mayor parte del disco son “interludios” como si rellenaran el disco. Hay reminiscencias de su pasado, con temas que son segundas partes de otros anteriores. De las canciones largas, lógicamente hay que destacar “Epona” y “Lvgvs”, las más melódicas, ágiles y que actúan como singles. “Artio”, un tema desgarrador y muy emotivo, prácticamente vocal y “Ogmios”, que de nuevo nos trasmite muy buen rollo. A destacar también “Antvmnos” sobre todo porque os sonará a una mezcla Led Zeppelin y Simon and Garfunkel (“Scarborough fair”), "Aventia" que me recuerda al tema principal de El último mohicano y “Esvs”. En definitiva, si lo escuchas como un todo y te gusta el folk, el disco tiene sentido, lo disfrutas como un ente total. Si te acercas a él buscando otra cosa, no funcionará nunca. Es más, mis primeras escuchas fueron de decepción total pues me esperaba una evolución de su primera parte. Ahora que lo vuelvo a escuchar para esta entrada, le encuentro mucho más el gustillo. Pero a veces la música es cuestión de momentos: recientemente al King del blog le agradó el último disco que subí, el de Figgie, aunque no es el estilo que le gusta, porque lo escuchó en el momento adecuado y en el sitio adecuado. Probablemente hoy lo pondría a parir.  Otro ejemplo de esto que digo es que, las veces que pinché este trabajo de los suizos en el pasado, mi hija mayor decía que se aburría. Esta semana me ha dicho que quiere aprender “ese idioma raro” y que se le ha metido la melodía en la cabeza de un par de canciones. Es más, esta tarde me ha pedido ponerlo en el coche y lo ha buscado en spotify. Es lo grande la música.


 

Os dejo por aquí la formación del grupo para la grabación de este disco (he tenido que buscar qué es el bodhrán):

Chrigel Glanzmann / Voz, Guitarra, bodhrán, Gaita, arpa, mandola, flauta

Kay Brem / Bajo

Rafael Salzmann / Guitarra

Nicole Ansperger / Violín, coros

Matteo Sisti / Gaita, flauta, mandola

Alain Ackermann / Batería, percusión

Jonas Wolf / Guitarra

Michalina Malisz / Zanfoña

Fabienne Erni / Voz, arpa céltica y mandola

*Artistas invitados*

Brendan Wade / Gaita irlandesa

Netta Skog / Acordeón

 

La edición es muy bonita: la mía es la versión “CLEAR”, de vinilo transparente, aunque también la había en vinilo negro, versión “DARK”. Es un doble pero sólo son tres caras útiles y la última de decoración, con un grabado reproduciendo el dibujo de la portada. La versión CD venía con un disco extra, quitando las voces, todo instrumental.Grabado a caballos entre Suiza y Polonia con la producción a cargo de Glanzmann. El diseño de la inscripción gala corre a cargo de Matteo Sisti, uno de los integrantes del grupo.


Sed felices

Comentarios

  1. Yo que pensaba que esta semana el muerto iba a ser el blog, pero que va, viene Dani y lo salva del abismo. Entretenida la cosa, enhorabuena por el disco!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te tengo localizado con ese usuario. El grupo es curioso. Puede ser escuchado por gente como yo cuando se ponen melódicos y por gente que le gusta la tralla cuando se ponen deathmetaleros. Este disco es para los blandos como yo. Un saludo

      Eliminar
  2. Anónimo3/6/23 11:23

    Pues me ha gustado y me ha sorprendido que lo reseñaras tú. Tampoco es que me vaya a dar ahora por bucear en la discografía de la banda, pero me ha resultado de lo más interesante. Esta semana has mantenido viva la llama y has salvado el blog con una buena entrada, sorprendente y con buenas melodías.Saludos y feliz fin de semana. KING

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, entendería la sorpresa si fuese uno de sus discos deathmetaleros pero este, que aunque no son Waterboys o Capercaille, es celta, pues es menos raro. De vez en cuando deberías escuchar alguno de sus discos, ya que s tu te gusta el guturalismo. Yo me quedo con en frikismo de cantar en una lengua muerta y de hacer canciones con la oración del druida o similar. Un abrazo

      Eliminar
  3. Una pena que se acabe esta serie, de lo más interesante y un enriquecimiento para el blog. Yo estoy escuchando el primer clip que compartes y ni fu ni fa. Como dices, que una música te guste o no va también en el momento en que la escuchas, eso nos ha pasado a todos, y esta tarde no estoy particularmente sensible. Me lo anotaré para darle una escucha más calmada en otro momento. Una edición preciosa, también te digo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno es que puedes escuchar su carrera de death metal o sus dos discos acústicos folk. Como te apetezca
      Abriré un crowfounding de esos para que me pueda comprar más discos raros jaja

      Eliminar
  4. No es mi estilo favorito, pero desde luego vale la pena la escucha. No esta nada mal, aunque no creo que vaya a seguir mucho al grupo. Pero solo por la curiosidad de escuchar el galo antiguo ya ha merecido la pena. Estéticamente, el disco además es muy bonito. Espectacular y muy currada la entrada. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como estoy diciendo, si no te mola el folk pero sí el death, puedes darle a otros discos suyos.
      Después de un disco en un idioma muerto solo podría seguir con uno en esperanto ( que lo hay) pero no lo tengo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Otros crímenes...

Only Child - Only Child (Rampage, 1988)

  Y tras unas semanas de entregas más o menos conocidas y vistosas, hoy vuelvo a compartir uno de esos discos de mi basurilla musical hardroquera. Aunque, quizá, este sea uno de los más populares de todos (no lo conoce nadie, Rocko, calla, cómo no lo van a conocer). Only Child es el nombre de una efímera banda que formó el cantante, guitarrista, compositor, productor y, según su página web, “one of the top AOR musicians of all time” Paul Sabu. Cómo te quedas. Paul nació en una familia de artistas del celuloide: su padre, Sabu Dastagir, un (casi) famoso actor de origen indio que forma parte del Hollywood Walk of Fame, falleció cuando Paul tenía apenas tres años; su madre fue una (semi) desconocida actriz llamada Marilyn Cooper que desarrolló su carrera en el cine y en Broadway, siendo su mayor éxito el papel de Rosalia en la performance original de West Side Story (1959).  Quizá este mundillo le animó a tocar el piano, la guitarra y cantar con una precocidad sorprendente. Aún siendo un

Yunque – Coge a tu Chica/Carne de Cañón (Discos Cada – 2022)

Unreleased 7” from 1988 Spanish heavy metal With the roars of the mighcy Atila singer (Pegatina portada) YUNQUE , mítica banda valenciana de Ribarroja del Turia, que hay que distinguir de otras que funcionaban en la misma época con el mismo nombre por otros lares del país, registró un single promocional en 1988, grabado en el estudio Sonodisc de Valen Guillot, teclista de los también valencianos  Tarántula , que no vio la luz debido a un incendio que acabó con las copias producidas, solo se salvaron cinco, y a la separación de la banda lo que malogró una nueva edición.  Hace un par de años se rescataron definitivamente del olvido los dos temas que lo componen para disfrute de todo tipo de heavies, los ochenteros, el resto y los coleccionistas, gracias a Discos Cada y a Larry Martí cantante de la banda, que también lo fue de la no menos mítica  Atila , quién ha aportado el material sonoro, que ha sido remasterizado para la ocasión, y gráfico, incluida la portada, obra del recordado peri

Deep Purple – Perfect strangers (Polydor, 1984)

Se dice rápido –y con cierto vértigo para algunos de nosotros– pero sí, el Perfect strangers es otro de esos discos que este año cumplen su cuadragésimo aniversario. Casi nada. En esa época yo ya conocía a Blackmore y sus Rainbow pero de Deep Purple sólo me había comprado un recopilatorio (comentado aquí ), aunque un compañero de clase me había dejado tiempo atrás el Made in Japan . Ah amigos, pero entonces cayó este disco en mis manos, el que suponía la reunión de la formación más clásica de la banda, la mítica Mark II . Recuerdo que me sonó a unos Rainbow más épicos y me alucinó tanto que cuando pasaron por Barcelona en su gira de presentación y regreso a los escenarios no paré hasta que en casa me dejaron ir al concierto. Fue mi primer concierto por lo que, además de considerar al disco una pasada, le tengo especial cariño a ese lanzamiento.    El origen del reencuentro se ubica en

Maniac "Maniac" (Hot Blood Records 1985)

Maniac fue una banda que tocando en vivo expresaba todo el sentimiento metalero de los años '80s, lo que demuestra que las canciones están diseñadas con canciones veloces desde el principio. Incluso prepararon letras irónicas y charlas teatrales. Por otra parte, este fue un lanzamiento de los años ochenta, cuando el metal prácticamente vivía en escenarios y en los autobuses turísticos. El álbum homónimo es corto y lo suficientemente variado para mantener los oídos e interés del oyente a lo largo del álbum, y lo suficientemente bueno como para atraerlo desde el principio. Aquí tenemos a los austriacos Maniac con su álbum homónimo "Maniac" en el año de 1985. Aquí ponen en la portada del disco a un emblemático actor de cine que lleva en la expresión lo que la agrupación quería transmitir con sus composiciones. El rostro de Jack Nicholson de una memorable escena de la cinta "El Resplandor" ha servido para hacer la tapa del disco.  Aquí hay mucho speed

Los Rodríguez - Buena suerte (Pasión, 1991 - Polydor, 2022)

  Una de las bandas más importantes en universo rock-en-español de los años 90 (quizá de cualquier década) faltaba aún en nuestra particular vinilopedia. Los Rodríguez se formaron en algún lugar entre Argentina y España y se afincaron en Madrid con la ferviente intención de conquistar el mundo. Iniciaron esta andadura como quinteto. Ariel Rot y Julián Infante, compañeros en los famosos Tequila, andaban dando tumbos y buscando un proyecto firme desde que se disolviera la banda. En Buenos Aires consiguieron engañar a Andrés Calamaro, por entonces girando con Los Abuelos de la Nada y probando suerte en solitario. Estos tres calaveras reclutaron a Guille Martín para ocuparse del bajo, amiguete de Infante, y a Germán Vilella para darle a la batería. Martín había formado parte de Desperados (junto a Rafa Hernández, fundador de La Frontera) y Vilella tenía un sonado currículum al lado de gente como Luz Casal o Antonio Flores, entre otros.  Decidieron tomárselo como una hoja en blanco y pone