Ir al contenido principal

Mr. Hyde - ….. como un animal (1988 – Lady Alicia Records)

"Es un individuo de aspecto extraordinario
y, no obstante, verdaderamente no podría yo
señalar algo anormal"
(Robert L. Stevenson)

Tenía esta entrada en la recámara, y hoy no tocaba publicar, pero resulta que cumple castañas nuestro máster @KingPiltrafilla, así que va por él, felicidades chaval.

En 1987, el trio formado por Alberto Téllez, guitarra y voz (aunque en un principio él no iba a ser el cantante), Carlos Escribano al bajo y Jaime Jiménez en la batería, gente curtida en otras bandas madrileñas como Distrito Cero, se embarcan en Mr. Hyde, un proyecto de hard rock melódico.

Un año más tarde, entre febrero y marzo, los tres miembros de la banda se rascan los bolsillos y entran en los estudios Duplimatic de la capital para grabar, editado por Lady Alicia Records, su primer y único registro sonoro bajo el título de “… como un animal”.

Se trata de un mini LP con cinco temas, en los que cuentan con la colaboración especial a los teclados de José Martí Cortina.

Abre el disco “Mr. Hyde”, un potente tema para abrir boca que evoca la peligrosidad de la noche, “Volverás”, un medio tiempo con un estribillo pegadizo y buenas guitarras y que os pego abajo, “Se va a caer”, que cierra la cara A, un guitarrero y duro tema instrumental en el que también destaca la batería de Jaime, con una vacilada al final del tema en la que se repite varias veces, simulando la rotura de algo, el título del tema. Al darle la vuelta al vinilo nos encontramos “Lucha cruel”, para mi el corte más logrado del trabajo y el más fiel a estilo que iba buscaba la banda. Cierra el álbum, el tema que le da título “Como un animal”, una pegadiza balada que no podía faltar.


El disco funcionó bien y al principio al grupo no le faltaron actuaciones, pero la estética americana elegida y que lo melódico, que había pegado durante unos años en la escena roquera madrileña dio paso a sonidos más duros y extremos y al grunge, hizo que la propuesta no fuera por el camino esperado. La espantada de la compañía de discos y con ella sus promesas, fueron el detonante para la disolución de la banda.

Con todo, ahí queda su este buen trabajo para disfrute de aficionados y coleccionistas, lástima de que no hubiera en este caso segundas oportunidades.

Tropa, sed felices y escuchad música.



Comentarios

  1. Antes de nada, gracias por la dedicatoria aunque creo que es la primera vez que me quedo sin escuchar el vinilo completo de una entrada. Sólo he podido encontrar los dos temas que adjuntas tú. Y bueno, no están nada mal, pero es verdad que la época, la mala suerte y la falta de ese "algo" distintivo eran los mimbres apropiados para la efímera existencia de este grupo. Eso sí, la portada es un montón de guano. Pos ala, una semana más llenando de música nuestras vidas. Que siga. Un abrazo. KING

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de qué... Es que no hay más de ellos en la red... con mi nuevo plato puedo pasarlo a digital pero me da mucha pereza y como soy mu perro... a ver si alguien en algún momento se anima y lo sube a la red y podemos disfrutar del miniLP entero. No solo la portada, el logo, la contraportada, todo muy pobre. Un abrazo amigo. P

      Eliminar
  2. Efectivamente el final de los 80 fue complicado para muchos grupos de este estilo. Personalmente me quedo con el instrumental (yo tampoco he encontrado mas canciones). Buen aporte. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es problema de llegar tarde, que no hay hueco. Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  3. Recuerdo esa portada y ese logo. Las canciones, en cambio, no. Pero suenan bien. Vaya, las canciones me han gustado, que del sonido en sí ya tú sabes. El instrumental me ha sonado muchísimo a Montrose. Joyita que queda aquí en la vinilopedia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llenaron Madrid de carteles que ellos mismos hicieron y pegaron, lo mismo también te suena de eso. Pues me pincho a los de San Francisco esta tarde. Saludos. P

      Eliminar

Publicar un comentario

Otros crímenes...

Alanis Morissette - Jagged Little pill (1995, Maverick Records)

  Me toca entrada de artista femenina. Y este mes de junio de 2024, concretamente el día 13, este trabajo que os traigo cumple 29 años. Podría haberme esperado hasta el próximo año para que saliese la cifra redonda de 30 (sí, a partir de esa edad la redondez suele apoderarse de alguna parte de nuestro cuerpo y ya casi ni nos da para luchar contra ella, total, son treinta años). Pero mira, ya lo he dejado demasiado teniendo en cuenta que fue un regalo de mi cumpleaños del año pasado y espero que este año me regalen algún otro vinilo para traerlo por aquí y se me van a acumular. El regalo estuvo genial, aunque, por una vez en la vida, casi que me lo imaginaba ya que poco tiempo antes, en alguna conversación con mi mujer, salió que siempre me fastidió no haberme comprado en su día este vinilo. Con los años sí me hice con la versión Cd pero aún no estaba la fiebre del plástico de segunda mano a tope. Y por eso he dicho que casi que me lo imaginaba, porque el regalo que recibí corresponde a

The Kinks - "Misfits" (1978)

  ...el sonido y la producción se me antoja edulcorada en exceso, con una evidente falta de garra y un sobrante de elementos pop y AOR... Por  Jorge García . En 1977 la banda inglesa  The Kinks  daba por terminado su periplo con  RCA  para firmar un nuevo contrato discográfico con  Arista . Con esta nueva disquera el grupo ponía punto final a una etapa decepcionante, principalmente desde el punto de vista comercial. Los años en RCA estuvieron marcados por la fijación de  Ray Davies  con proyectos musicales basados en el musical, la ópera rock y el vodevil. El público afín a la marca The Kinks nunca conectó del todo con este formato musical y la banda vagó a la deriva, sin conseguir el éxito en ninguna de las intentonas teatrales que acometieron. Con el primer disco en Arista, el estupendo  "Sleepwalker"  (1977), volvieron los éxitos y la comunión de la banda con su público. Un año después insistieron con otro lote de canciones con las que dar continuidad a ese retorno a la pr

Peter Criss - Peter Criss (Casablanca, 1978)

  Todos conocemos a cantantes poco talentosos que han triunfado en esto del rock y sus derivados; por muchas razones: una buena imagen, un carisma arrollador, estar en el grupo correcto con las canciones correctas. También somos conscientes de las limitaciones de algunos músicos que mangonean sus instrumentos en nuestros grupos preferidos, de todo hay, pero subsisten ahí como parte del paisaje: molan sus pelos, sus gestos, son los más guapos o, en fin, por alguna razón que desconocemos. Al menos, si no cantan y no tocan bien sus instrumentos, sabrán componer; pues también tenemos ejemplos a miles de malos compositores, que lo intentan, ojo, le ponen su amor y su inteligencia, pero carecen de gusto, atino o, vaya por dios, conocimientos de solfeo. Y hoy traigo a un artista que combina todos estos elementos. No es un buen cantante. Ni tiene carisma. Ni siquiera aporrea bien su batería. Y, desde luego, ha demostrado ser un compositor mediocre. Pero en unos años de su vida fue uno de los p

The Quireboys - A bit of what you fancy (EMI/Parlophone, 1990)

  Hoy toca traer al blog uno de los discos de mi vida. Tampoco sé si eso es meritorio, porque la lista de “discos de mi vida” no es pequeña. Y tampoco tengo claro las reglas para entrar en tan selecto club. En cualquier caso, este debut de los londinenses The Quireboys apareció en mi vida como una epifanía. Atención, se viene historia viejuna (ya sé que tú lo viviste parecido, pero hay gente joven también por aquí). En “aquellos años” uno descubría música por alguno de estos cuatro medios: algún programa de radio (casi siempre por las noches), las reseñas de las revistas duras, el contagio por algún colega con una cinta de casé o, como fue este caso, viendo un vídeo en algún garito o en casa de alguien con una parabólica (sí, que a veces nos pasaban actuaciones en la tele nacional, pero con cuentagotas). Había un garito llamado Fórmula 1 (o algo así) al que solíamos ir por las tardes para echarnos unas cervezas antes de “salir” (como si no estuviéramos ya en ello). En ese pub ponían, e

Carlos Santana - "Europa" (CBS, 1976)

Es imposible no identificar esta canción con solo escuchar las cinco primeras notas. A pesar de ser instrumental es tan conocida que cualquiera con un mínimo de cultura musical podría “ cantar ” y reconocer las notas iniciales ( tan-tan-na-na-na-nanananá-tanananá…. ). Y cualquiera con un mínimo de sensibilidad también notará cómo se le eriza el vello. Es una melodía que llega al alma, triste y melancólica, una guitarra que habla y llora, que nos cuenta una historia y, sin necesidad de palabras, solo con las notas de la guitarra es fácil de entender. Pero veamos qué hay detrás de ella. Vamos a desnudarla y a comprenderla.