Ir al contenido principal

Manic Street Preachers - Resistance is futile (2018, Columbia)

 




 

"Sí, pero..." Este es uno de esos discos. De esos discos de una innegable calidad. De esos en que las canciones enganchan y que podrían convertirse en himnos en directo. Incluso con letras reivindicativas, nada de ñoñerías. Una cuidada producción con unos excelentes músicos. Incluso con una portada maravillosa. En definitiva, un trabajo que casi cualquier banda mataría por firmar. Sí, pero...El pero es que no es un Everything Must go on, ni un The Holy Bible ni un This is my truth tell me yours. Y eso que está más en esa línea que ningún otro de sus múltiples lanzamientos en estos años. El pero es que a estos tipos de los Manic Street Preachers se les exige más porque la calidad, como el valor en los legionarios, se les presupone. Y creo que caemos en un craso error. Este trabajo hay que escucharlo y disfrutarlo individualmente, descontextualizando lo que ya conocemos de estos galeses. Porque, aunque he escrito por ahí arriba que está en la línea de sus grandes trabajos de los 90, tampoco es exactamente lo mismo. Es cierto que tampoco es que hayan dado un cambio radical. Es otro de los problemas de estos discos de “sí, pero…”, que queremos que esos grupos hagan super discos pero que no sean iguales que los pasados. Y, sin embargo, cuando hacen algo así, volvemos a decir que es que no se parece a lo que hacían antes. En definitiva, queremos que todos sean como AC/DC, que hacen discos casi clavados. Pero no es posible porque eso sólo se lo permitimos a ellos, no entiendo muy bien la razón.

En fin, si lo escuchas de esa manera individual, con los oídos abiertos y sin prejuicios, podrás disfrutarlo mucho más allá de lo que lo harías si lo comparas con el pasado.

Todos sabemos la historia de estos galeses: eran un cuarteto, pero resulta que su guitarrista y principal compositor, Richey James Edwards, desapareció sin dejar rastro allá por el año 95, tras los tres primeros discos del grupo. Tras ello los otros tres integrantes, James Dean Bradfield, Nicky Wire y Sean Moore tuvieron que reinventarse y superar aquello. Lo consiguieron y de qué manera: Everything must go con su himno “A design for a life” los llevó al estrellato en el 96. Y con This is my truth tell me yours del 98, fabricaron un LP al alcance de muy pocos. Para mí ess disco tiene una secuencia inicial de canciones insuperable, todas de un altísimo nivel, destacando la preciosa balada “The everlasting” y el “If you tolerate this your children Will be next” escrito sobre la Guerra Civil y el fascismo.

ACTUALIZACIÓN DE ÚLTIMA HORA: podéis buscas en twitter a @HistorietaLa y este hilo sobre los Manic.

Este Resistance is Futile comienza con una canción bastante popera que habla del malestar social (¿posiblemente por el brexit?) en “People give in”, con un gran riff y arreglos de cuerdas adornando la grandilocuente interpretación de James Dean Bradfield. Vale, subámosle de categoría pop a categoría power pop.

El primer single fue “International blues” más rockera, fantástica como sencillo porque te genera muy buenas sensaciones y tiene ese gancho que necesita todo single. El international blue es un color “inventado" por Yves Klein, artista francés fundador del Nuevo Realismo.

El tercer corte fue el segundo sencillo adelantado extraído de este trabajo: “Distant colours” un medio tiempo donde recuperan la sección de cuerda. Un himno que está diseñado para funcionar en los directos, un rock arena de esos que ya le gustaría a los Coldplay poder hacer de forma tan honesta como los Manics. Nos hablan de la confusión política en nuestro mundo que “no distingue ya la izquierda de la derecha, ni las esperanzas de los miedos” (“I no longer know/My left from my right/Between your hopes and fears/And my choice to decide”). Estos tipos no saben no meterse en líos ideológicos.

Vivian” es un homenaje a la fotógrafa callejera de Chicago, Vivian Meier: ¿os suena la historia de la niñera que hacía fotografías de modo compulsivo durante la segunda mitad del siglo XX, nunca publicó y fue conocida gracias a que un historiador se hizo en una subasta en 2008 con fotografías procedentes de un guardamuebles donde Meier tuvo parte de su archivo? No, pues buscad la historia, es interesante a la par que triste. “Vivian, ¿alguna vez te diste cuenta de todo el misterio que dejabas detrás?

Con la colaboración de la también galesa Catherine Anne Davies (The Anchoress), nos regalan “Dylan & Caitlin” sobre el amor entre el poeta Dylan Thomas y su esposa, Caitlin Thomas, en plan opereta country o algo así con toques beatlemaniacos. Fantástico dúo que, no os digo más, me ha obligado a buscar más de The Anchoress.

Y cerramos la cara A con un homenaje dedicado a los 97 aficionados del Liverpool fallecidos por una avalancha en el estadio de Hillsborough  en 1989, durante las semifinales de la copa de Inglaterra entre el Liverpool y el Nottingham Forest (recordemos que cuatro años antes se había producido la tragedia de Heysel en Bruselas:  Liverpool revisited”.

Este primer lado del plástico sinceramente me parece de muy alta calidad, disfrutable y ninguna canción desmerece. La cara B es mucho más floja. “Sequels of forgotten wars” abre el fuego con una ácida crítica al histerismo digital. Un sonido más de rock clásico, con vestigios de The Who. Podría ser mucho más dura. Seguimos con “Hold me like a heaven” es una de las más flojitas del disco, tanto en calidad como en sustancia. Vamos, blandengue sin más. “In Eternety” recupera un poco del típico nivel Manics, más enérgica, un buen riff y coro pegadizo. Con “Broken algorithms” derivamos a guitarrazos más duros y con una gran intro de batería de Sean Moore que nos lleva al riff de Bradfield. Llegamos a la mejor canción de este lado, “A song for the sadness”, una carta de amor a todas las canciones que con el paso de los años se han vuelto más importante de lo esperado, canciones que curan, que te ayudan a superar momentos difíciles y te transportan a un pasado dorado. De hecho se nombran unas cuantas en el estribillo: "Islands in the Stream" de Barry Gibb y Barbra Streisand, "One More Time" de The Clash, "I Walk the Line" de Johnny Cash y "Luck is the Residue of Design" de Strawberry Whiplas. Para terminar el disco, “The left behind” cierra el disco con un oscuro manto de melancolía que fluye en una exquisita progresión de acordes liderada por el piano, al más puro pinkfloydiano.

Ah, que se me olvidaba, la música está acreditadad a los tres integrantes y las letras son casi íntegras de Wire, como siempre. Mi edición creo que era especial para el Record Store Day, en vinilo blanco y doble portada. La impactante fotografía  del album es de Franz von Stillfried-Ratenicz, "Samurai Warrior 1881": es una instantánea de uno de los ñultimos guerreros de su especie. En algunos sitios he leído que el título del disco y la fotografía quieren ahondar en la llamada a las armas frente a la marea cambiante...¿o quizás es una aceptación de la derrota? La reconstrucción digital de la foto se puede ver aquí


¿Es un álbum de notable? Sí, pero…

 

Comentarios

  1. "Sí, pero..." Los MSP tienen un nombre en la historia de la la música popular, tu entrada es interesante incluso para un no fan y la edición que tienes en color blanco es bonita. Por otra parte, los temas son muy agradables de escuchar. Sin ir más lejos, The left behind podría ser perfectamente –con otra producción– un tema de Ghost. Sí, pero... para mi es como música de ascensor. Hoy no me han venido ganas de bucear en la discografía del grupo como me ha ocurrido en otras ocasiones. Culpa mía, lo sé. No obstante, como dicta la ley del King, lo he escuchado con atención de pe a pa, que la música, música es y sé lo que cuesta dar a luz una entrada de estas. Gracias por mantener la llama encendida este viernes y por tener gustos algo diferentes a los míos que enriquecen este blog. Si es que en el fondo te aprecio, chaval jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer, escuchar y comentar. Seguimos.
      Un saludo

      Eliminar
  2. A mi me parece un muy buen disco, superior a Rewind The Film y Futurology .... pero he de reconocer que todos los discos de MSP, em mayor o menor medida me encantan, tienen temas disfrutables y agradables de escuchar .... lástima que no se vengan más por estas tierras....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí,a mi también me gusta y le doy un notable. Muchas bandas matarían por un disco de este nivel. Gracias por leer y comentar

      Eliminar
  3. Excelente elección. Me encantan los discos que ya nombras en la entrada de estos tipos. Y comparto tu impresión: bueno, pero... Es lo que tiene llevar muchos años en esto, que tus grandes logros seguramente ya han pasado. Aun así, muy disfrutable. Y quizá su mejor de estos últimos años. Preciosa edición, por cierto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Estoy escuchando el disco y me esta gustando bastante. Calidad y buena composición en los temas no falta, buena producción, la edición que nos presentas está muy currada, pero.... jaja, siempre hay un pero. Como buen amante de la fotografía y coleccionista, jamás de los jamases les hubiera dejando la fotografía para que la retocaran y colorearan para la portada. Se hizo en blanco y negro, según veo en el vídeo, -quedaba muy poco para la llegada del color- y así debió de publicarse, los puretas somos asín. Sin esa anécdota te hubiera dado un 10 ;D. Aún así, buena entrada chaval. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juas juas. Siempre hay un pero en este tipo de discos. Al menos me alegro de que te guste. Nos vemos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Otros crímenes...

Pleasure James & The Unsatisfied Minds - "The Getaway" (2022)

...se me antoja necesario e imprescindible hablar de honradez y carácter cuando de acometer una reseña con respecto a este álbum se trata. Por  Jorge García . Hace siglos que los profetas de la desolación vienen vaticinando el fin del mundo, es evidente que yerran una vez tras otra. De igual manera, podemos hablar de otro tipo de iluminados, más concretamente aquellos que desde hace algunas décadas insisten en augurar el fin del rock and roll. Desde luego estos últimos también caen una y otra vez en el error. Su insistencia en profetizar quimeras choca con tipos como  Jaime Guerra , ilustre bilbaíno que forma parte de la - más nutrida de lo que parece - encrucijada de resistentes dispuestos a que la música del diablo siga viva, coleando y además gozando de salud y lozanía. Antes de que Jaime se embarcase en la presente aventura en solitario re-bautizado como  Pleasure James & The Unsatisfied Minds  (hablando de actitud), ya había militado en proyectos, siempre en las filas del rock

Marchesi – Encrucijada (1991 – Aspa Records)

Hoy os recomiendo escuchar el primer trabajo en solitario de una de las cantantes más queridas y una de las voces más brillantes y reconocidas del rock español y latinoamericano. Tras grabar  Templario  y disolverse  SANTA , banda en la que aterrizó proveniente de su Argentina natal,  Leonor Marchesi  estuvo viajando un tiempo y de vuelta en Madrid, comenzó a dar clases de canto (tenía formación de cantante lírica), a colaborar en los proyectos de algunos amigos y componer, tanto letras como música, temas para su propio proyecto personal, que llamará  Marchesi , para editar su primer trabajo en solitario de título  Encrucijada  y poder defenderlo encima de los escenarios, emulando a Kate Bush, Tina Turner, Patti Smith o Alannah Myles, sus referentes. El disco fue grabado, para Aspa Records, entre mayo y junio de 1991, en unos de los estudios de nuestro país más frecuentados por las bandas y solistas del hard rock y heavy metal nacional e internacional, los míticos Ibiza Studios. Allí c

Rage – Nice’n’Dirty (Carrere – 1982)

Pues, nada, ya me tenéis de vuelta otra vez. Y si en una entrada del pasado verano os hablaba aquí de unos Emperor que nada tenían que ver con la banda noruega liderada por el multiinstrumentista Insahn , este viernes os traigo a unos Rage que tampoco tienen nada que ver con la banda de Peavy Wagner . Total que hoy os presento a estos británicos y a su segundo elepé, este más que interesante Nice’n’Dirty . Pero antes de meterme en harina, dejad que os dé a conocer al grupo.    Sus orígenes se encuentran en Nutz , una banda formada en Liverpool a principios de los 70 por David Lloyd a las voces y guitarra rítmica, Mick Devonport a las guitarras, Keith Mulholland al bajo, John Mylett a la batería y Kenny Newton a los teclados. El grupo giró por todos los bares y pubs que fue capaz y en 1976 editó un elepé, pero antes de finalizar la década se separó. El teclista se fue a Nightwing

Teenage Fanclub - Bandwagonesque (Creation Records - 1991)

Corría 1991, ya en C.O.U., y aunque seguía muy metido en mis cosillas de "jevis", comenzaba a abrir mis oídos a nuevos estilos musicales. Con los amiguetes del cole, ninguno asiduo del “Canci” pero consumidores compulsivos de buena mandanga musical, nos intentábamos convencer de nuestros gustos, pasando TDKs grabadas o recomendando conciertos. De esta forma llegué a grupos como Pixies, Sonic Youth, Los Planetas o Teenage Fanclub… ¡Benditos amigos! Desde que “Bandwagonesque” (manda cojones el nombrecito, cuantas veces me lo habré inventado) apareció en la pletina de mi cassette, me neutralizó por completo dejándome obnubilado con esas melodías perfectas herederas de la escuela Chilton y sus Big Star. El “jevorro” duro que se dejaba seducir por el pop ñoño… Oriundos de un poblacho de Escocia, Bellshill, a las afueras de Glasgow, cuatro chavales que seguían los devenires de bandas como Dinosaur Jr., My Bloody Valentine o The Posies e influenciados por el sonido de Badfinger,

Opus - Live is life (1984, Polydor)

  Segundo grupo/artista austriaco que os traigo. Podría quedar de snob y cultureta pero, precisamente, son los dos mayores exponentes de la música de aquel país, al menos, de éxito comercial: Falco con su “ Rock me Amadeus ” y Opus con su “ Live is life ” han sonado y siguen sonando en todas las radiofórmulas, comerciales, retransmisiones deportivas, etc… Como siempre, primero la parte “emotiva” de mis reseñas. Los recuerdos vienen a mi pues mi hermano Carlos tenía (y me imagino que seguirá teniendo en su casa) el single famoso, en formato pequeño. Y muchas veces puse el adaptador en el tocadiscos para pinchar el 45rpm. La cara B era para “ Up and down ”, de su anterior disco de estudio que, después del exitazo, fue reeditado en USA. Por tanto, cuando vi este plástico en una cubeta en un mercadillo de discos a un precio irrisorio, estaba claro que se iba a venir conmigo, a pesar de ser una austera versión española, sin insert ni nada. Como se me hace tarde y me he medio comprome