Ir al contenido principal

Foreigner – 4 (1981)


Amigos del vinilo, este viernes traigo a Foreigner, una impresionante banda nacida a finales de los 70 que obtuvo sus mayores éxitos en la década posterior, en gran parte gracias a la fabulosa voz de su solista Lou Gramm. Quizás sea esa también la razón por la que dejé de seguir al grupo en cuanto este abandonó sus filas. Sus dos primeras obras –la homónima Foreigner y Double Vision- llegaron tarde a casa y en CD, justo después de los vinilos de su tercer álbum –el fantástico Head Games, al que he estado a punto de dedicar mi entrada- y de su sexta obra, la última con Gramm y otro fantástico ejemplo de esa mezcla de AOR y Hard Rock que cultivaban los de Nueva York y que está llena de canciones inolvidables. Pero de todos esos álbumes –soy consciente de que he obviado su quinto Agent Provocateur, pero juré no referirme a él ni al innombrable single que le catapultó al éxito, llamadme memo- al que dedico estas líneas y por el que siento mayor cariño es su cuarto elepé, con el que descubrí a Foreigner y el primero de la banda que sonó en mi habitación. ¿La culpable?, Urgent, por supuesto. 


Editado por Atlantic Recording Corporation en 1981, producido por Mutt Lange –el hombre tras Def Leppard y AC/DC- y con una portada de Bob Defrin tan simple como reconocible, contó con el mencionado Gramm a las voces, Mick Jones a la guitarra, teclados y coros, Dennis Elliott a la batería y coros y Rick Wills al bajo y coros. 
Además del grupo, a nivel instrumental la grabación del álbum contó con variadas colaboraciones, pero si algo caracterizó a 4 fue el saxofón de Mark Rivera en Urgent –y sobre todo el solo de Jr. Walker- además de la inestimable presencia de Thomas Dolby a cargo de los sintetizadores, un tipo al que aborrezco desde que en 1984 su infecto single Hyperactive! apareció por televisión hasta la saciedad. Decir que con Urgent y Waiting for a girl like you llegaron al número cuatro y dos respectivamente del Billboard Hot 100 de singles, lo que llevó a 4 al inapelable número 1 de la lista de álbumes, algo que el grupo no conseguiría nunca más. 

Ahora, como siempre, os relaciono el song list

A 
Night life 
Juke box hero 
Break it up 
Waiting for a girl like you 
Luanne 

B
I’m gonna win 
Woman in black 
Girl on the moon 
Don’t let go 

En relación a las canciones, para mi gusto los mejores temas del álbum son –por orden inverso- Woman in Black, Night Life y las que os adjunto en formato vídeo, ni más ni menos que un rarísimo Juke Box Hero en directo, Break it Up –en un clip incompleto que tiene gran interés documental y en el que destaca la guitarra de Jones-, la fantástica I’m gonna win y –cómo no- la imprescindible Urgent





Feliz viernes amigos. 

@KingPiltrafilla

Comentarios

  1. Sigo pensando que eres injusto con ese maravilloso (y popular, ¿qué le vamos a hacer? a veces hasta lo bueno gusta a todo el mundo) "I Want To Know What Love Is". Me encanta el primero y Double Vision me enloquece.

    ResponderEliminar
  2. Aaaaaargghhhh, ha dicho su nombre!!!

    Mi particular santísima trinidad son Head Games, 4 y el Inside information. Fabulosos!!

    ResponderEliminar
  3. jajaja tanto como no nombrarla no, pero si que es un poco pastelera.

    ResponderEliminar
  4. Siempre traes buenos vinilos. La pastelería no me va pero a veces tiene su encanto, ja, ja.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Otros crímenes...

Buenas Noches Rose - Buenas noches Rose (Madison, 1995/Sony, 2019).

  La portada del álbum ya anticipa qué hay dentro. Porque Buenas Noches Rose es, ante todo, un disco directo, revuelto y sudoroso, dominado por las guitarras expresivas de Alfredo Fernández «Alfa» (Le Punk) y Rubén Pozo (Pereza): buenos riffs, cambios de ritmo y algunos solos brillantes, sucias cuando la canción lo pide, limpias y emocionadas en otras ocasiones, sin virtuosismos innecesarios. Suma lo que cualquier disco de rock necesita: una pareja rítmica que meta fuerza y relleno, con Juan Pablo Otero «Juanpa» al bajo percutor y Roberto Aracil «Robe» manejando el tempo de la batería como si llevara cincuenta años en ello. Pero un álbum bueno necesita también mezclar esta inspiración instrumental con unas letras que cuajen y una interpretación vocal entregada. Y de ambas anda sobrado Jordi Skywalker. Parece nada del otro mundo, pero difícil de conseguir. Aquí encuentras mezcladas influencias nacionales, como Extremoduro, Rosendo y sus Leño o Burning, con otras sajonas, por ejemplo T

Varias - Ellas son eléctricas (2021 – Beat Generation)

11 hidden treasures compilation cronicling women’s presence in the underground Spanish Heavy Metal and Hard Rock scene from 1982 to 1991. No os preocupéis que no voy a escribir nada en inglés ni en ningún otro idioma ya que todas mis dotes de políglota empiezan y acaban en pedir una birra y dar las gracias por ello. Hoy os recomiendo un recopilatorio muy especial con una historia detrás de esas que a mí me encantan de  paleontoheavylogía  pura y dura.  Ellas son eléctricas , con el subtítulo de  Mujeres en el underground metálico español (82-91) , es el proyecto consistente en la edición de un vinilo y un documental, iniciado en 2018 por  Leo Cebrián , periodista, y  Paco Manjón , coleccionista compulsivo y militante metálico .  El objetivo, poner en valor el papel de la mujer en el rock nacional más duro.  El documental  se centra en las pioneras y sus bandas que sí consiguieron sacar sus trabajos al mercado, entre finales de los 70 y mediados de los 90, en forma de LP, cassette, EP,

Los Zigarros - A todo que sí (Universal, 2016)

  Hacía mucho que no me pasaba por aquí. Pensaba traer alguna obra maestra que me hiciese más fácil la vuelta al redil. Como me pasa siempre, me he quedado sin tiempo, por lo que voy a un “aquí te pillo aquí te mato” con algo que me resulte más rápido y directo. Nada más en consonancia con estos tíos. Además, aprovechando que el Pisuerga pasa por Pucela y que mañana me voy a verlos al concierto que dan en las fiestas de Aluche, os voy a dejar por estos lares el segundo disco de estos valencianos (aunque algún jefe lo tiene subido a su blog, en el FFVinilo sólo tenemos la entrada que hice de su tercer trabajo, aquí ). Bien, pues creo que esta vez voy a empezar por el final y dejar la conclusión antes de desgranar el contenido: el disco es lo que es, una ejercicio de chulería, desparpajo, macarrada   y socarronería. Es decir, lo mínimo que se le debe pedir al rock and roll clásico de toda la vida. Para pasarlo bien, coño. Y sí, te sonará a Stones, Status Quo, Burning , hasta Tequi

Los Secretos - Los Secretos (Polydor 1981)

  La última vez que escribí por aquí todavía se pagaba en pesetas y los heavies campaban a sus anchas por todo el país. Ahora ya las pesetas son historia, aunque igual en aquel mercado del Álamo las siguen aceptando, vaya usted a saber, y los heavies solo tienen barra libre en sitios como este. Menos mal que aquí estoy yo para traer uno de mis discos de moñas de esos donde las cuerdas de acero son los padres. El caso, señorías, es que tengo poco tiempo para perpetrar (mis dieces para el ideólogo de este nuevo diseño) esta entrada, así que vamos a centrarnos en lo que de verdad importa: la música. Lo de encuadrar bandas dentro de un movimiento me produce urticaria, por decirlo suave. Lo mismo queda de puta madre soltar el tópico ese de que la movida madrileña fue una mierda, ningún grupo sabía tocar y demás puñetas estilo David Copperfield, pero no tengo ganas de contarles nada de eso. Amo este puto disco, me lo sé de memoria del primer al último surco y cada vez que suena en mi tocadis