Ir al contenido principal

Opus - Live is life (1984, Polydor)

 



Segundo grupo/artista austriaco que os traigo. Podría quedar de snob y cultureta pero, precisamente, son los dos mayores exponentes de la música de aquel país, al menos, de éxito comercial: Falco con su “Rock me Amadeus” y Opus con su “Live is life” han sonado y siguen sonando en todas las radiofórmulas, comerciales, retransmisiones deportivas, etc…

Como siempre, primero la parte “emotiva” de mis reseñas. Los recuerdos vienen a mi pues mi hermano Carlos tenía (y me imagino que seguirá teniendo en su casa) el single famoso, en formato pequeño. Y muchas veces puse el adaptador en el tocadiscos para pinchar el 45rpm. La cara B era para “Up and down”, de su anterior disco de estudio que, después del exitazo, fue reeditado en USA. Por tanto, cuando vi este plástico en una cubeta en un mercadillo de discos a un precio irrisorio, estaba claro que se iba a venir conmigo, a pesar de ser una austera versión española, sin insert ni nada.

Como se me hace tarde y me he medio comprometido con el King a que hoy le acompañaba en el blog, voy a hacer un poco copy-paste de la historia del grupo.

Se forman en 1973 con Kurt Rene Plisnier a los teclados, Ewald Pfleger a la guitarra y el ex-cantante Walter Bachkönig al bajo. Además de versiones de Deep Purple y Colloseum, entre otros, se ensayan las primeras composiciones originales: "Opus Null". También se hacen versiones rockeras de "Little Night Music" o "Sabre Dance". Con este repertorio dan sus primeros conciertos en Burgenland y Estiria. Con Günther Grasmuck en la batería ya están un paso más cerca del Opus - Sound. Se mudan a Graz y fichan al cantante Herwig Rüdisser a través de un anuncio de periódico. En 1980 publican Daydreams, con un sonido muy afín a la música clásica. A partir de ahí, Walter deja el grupo para dedicarse en exclusiva la música clásica y entra en su lugar Niki Gruber. Ya tenemos el lineup clásico. En el 81 publican Eleven, con el productor Peter Müller, cosechando éxitos con “Eleven” y “Flyin’ High” que les vale actuar en el Arena de Verone con Christopher Cross y Lou Reed. En el 82, publican el álbum conceptual Opusition, se inflaron a hacer conciertos y publicaron fuera de su país. En el 84, publican Up and down y deciden hacer un concierto por su undécimo aniversario y grabarlo en directo. Y aquí es cuando componen “Live is life” , compuesta en una playa de Ibiza por Pfleger, y el resto es historia (incluida una gira en USA con Stevie Nicks). A partir de ahí, siguieron a lo suyo, pero sin conseguir más trascendencia fuera de sus fronteras.

Pasemos al disco en cuestión, que no llegamos a la hora.

El inicio con “Opuspocus” es un poco desconcertante, donde lleva el peso la potente batería, los teclados y la peculiar voz de Rüdisser, con un registro típico del heavy y del hard rock, a pesar de ese bigotillo que me llevaba. Pertenece al disco del 81, Eleven. “Positive”, una canción con muy buen rollo en la que invitan a ver el lado positivo de todo, del Up and down del 84. Sigue sonando muy pop quizás de nuevo por la influencia de los teclados, pero la voz la confiere un estilo muy AOR, muy rock arena. “No job”, que aparece en la versión americana del Up and down, sigue en la misma estela: un solo de teclado en vez de guitarra, todo muy progresivo. “The opusition” ya nos muestra el lado más rockero de estos austriacos. Con una línea de bajo y batería poderosa, comienza esta canción extraída del LP Opusition, del 82. Por fin tenemos un solo de guitarra. A mí me mola el tema, por fin se asemeja más al rock clásico que tocaban al inicio de su carrera. “Again and again” me suena a Toto, no sé muy bien por qué. ¿O quizás a Chicago? Oye, que podría perfectamente ir en la banda sonora de Rocky IV, así que, ¿Survivor? Para cerrar la cara A, “Double bubles”, también del Opusition, comienza con un gran riff de guitarra, y la forma de cantar me recuerda a algún clásico pero ahora no caigo. Luego deriva a un corte casi funky terminando más cañero al final gracias a un solo de batería y un energizante final.

En la cara B empieza con el clasicón “Live is life”, una de esas canciones que SON los ochenta. Sí, no una de las más famosas de la década dorada de los ochenta, sino una que representa esos años a la perfección. Y nadie va a creerte si dices que nunca has tarareado el “nah nah na na ná”. Poco más que añadir a parte de contar que fue una canción compuesta exprofeso para el directo, por lo que fue la primera vez que la gente la escuchó…aunque la versión que se grabó fue la segunda que cantaron en ese concierto, porque la primera toma no se registró por un fallo en la mesa de sonido. Lo que hizo que la gente ya se supiera el “estribillo” y a la segunda cantasen como si ya la conociesen. “Flyin’ High” es una power balad muy al uso de los ochenta, era su mayor éxito hasta entonces. El amigo Falco la tocaba con ellos en muchos directos. “Follow me” nos devuelve a la energía rockera. Entre medias, las presentaciones de rigor de los músicos. Con “Eleven”, del disco homónimo, tenemos la otra balada del directo.  Por alguna razón el “Keep your mind” me recuerda al “I was made for loving you” con ese inicio. Sea como sea, mi preferida del álbum si obviamos el pelotazo antológico, y última de cuatro canciones consecutivas extraídas del Eleven. Se cierra la cara con “The last note”, que más adelante dio título al último directo de la banda, con el que se despedían en el 2022 (el título muy adecuado).

En definitiva, un disco que no sé muy bien cómo etiquetar, moviéndose entre el rock clásico, el rock arena, el AOR, el poprock, el progresivo, pero es muy suyo y marca de la casa…Y que no es sólo LA CANCIÓN, es bastante aprovechable y disfrutable, sobre todo la segunda cara. Y había que traerlo por el blog aunque sólo fuese para poder cantar todos juntos:

Live (na, na, na, na, na)
Live is life (na, na, na, na, na)
La-ba-ba-la-ba-ba life (na, na, na, na, na)
Live is life (na, na, na, na, na)

PD: No nos olvidemos del famoso video de Maradona calentando con el Napoli al ritmo del “Live is life”.

PD2: Recientemente, Dani de la Torre dirigió una película a la que puso por título “Live is life. La gran aventura”, que es una mezcla entre los Goonies y Cuenta conmigo, aprovechando el tirón de la nostalgia ochentera que destapó Stranger Things, que cuenta las aventuras de un adolescente barcelonés cuando va a veranear al pueblo gallego de sus padres. Recomendable.

PD3: os dejo el link en youtube del disco, con temas extras, porque en Spotify no hay nada de ellos de los 80.(si estás con el móvil, para aligerar y que suene la música sin tener el youtube encendido, yo uso una aplicación que se llama YMusic, que reproduce sólo el sonido, aunque también hace más cosas)

https://www.youtube.com/watch?v=aR-4-jrRRDc&t=797s

 

Comentarios

  1. Chavalote, que sepas que me has sorprendido. El típico caso de la canción megafamosa y cansina y mi ignorancia me han privado durante todos estos años de escuchar a un grupo que a la vista está que es mucho más válido que la ñoñez del temita de marras. Un puntazo enrerarme que lo grabaron sólo para promocionar el diecto. Así que, al ver lo que habías publicado con nocturnidad y alevosía, he pensado que tocaba comenzar el sábado escuchando basura. Y para nada. Estos tipos eran un grupazo al parecer. Como dices, es una extraña y muy interesante mezcla de hard-pop-arena-rock. La primera canción es estupenda, con ese tal Rüdisser que me recuerda a Jon Anderson de YES, mucho más evidente en No job o en Again and again sobre todo. Lo que no veo es lo de Toto o Survivor. Follow me hubiese estado mejor si el solo hubiese sido de guitarra en lugar de ese teclado poppy, pero bueno, es otro ejemplo de que esta banda no son sólo na-na-na-na-nianos. De las baladas, me gusta más la primera que Eleven. Joder, y Keep our mind también es mi preferida de lejos del disco. Entiendo el paralelismo que haces con las líneas de bajo del principio, pero ahí finaliza toda semejanza. Es un temazo. En fin, que ya sé que en el futuro me tendré que tragar dieta blandengue, pero hoy el menú ha estado muy pero que muy bien, sobre todo por la sorpresa. Y es que este blog es la leche. Un abrazo y a disfrutar el finde. KING

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que iba a sorprender a más de uno, incluso a ti, y que árbol no suele dejar ver el bosque. Pero no que te iba a molar tanto. Yo lo tenía pendiente de adquirir porque hace mucho lo escuché y tenía buen recuerdo. Y claro, por 4 pavos, lo adopté enseguida. Llevo dos semanas poniéndolo muy a bebido, tanto que la peque me dice que a ver si cambio aunque le suena bien jaja.
      Y sí, si consigo mantener el ritmo y auto exigirme escribir más, blandenguerías te comerás entre otras menos suaves (a quién quiero engañar jeje)
      Lo de disfrutar el finde, lo dejamos para más adelante

      Eliminar
  2. Para haber escrito esto deprisa y corriendo te ha quedado de puta madre. Me uno, aunque moderadamente, al club del King. Obviamente un jevilorro como yo se saltó este disco, y escucharlo, acompañado de tus palabras, ha sido una experiencia muy agradable. Cosas de este blog por las que merece la pena seguir dedicando tiempo a mantenerlo en marcha. Un abrazo, Dani.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, me alegro que también te haya sorprendido aunque no te entusiasme tanto como al King. Suele pasar que una mega canción nos eclipse el resto o nos sature tanto que no queremos escuchar más. Pero, por ejemplo, tío no hubiese conocido a Extreme o cosas así. Está claro que soy necesario en este blog para redescubriros blandenguerías de calidad. Un abrazo.

      Eliminar
    2. A ver, tampoco nos flipemos. Entusiasmarme, tampoco. Pero cuando uno espera un truñaco y encuentra calidad, aunque sea pop-rock, se alegra. Además, tiene destellos y pinceladas hard y prog, por lo que muy bien. Pero hasta aquí, eh. Sigo siendo jebi. Que tengo una reputación, joder. ;P

      Eliminar
    3. Te estás ablandando con la edad, no pasa nada, es lo normal cuando te metes en la tercera edad...

      Eliminar
  3. Buena entrada Dani, me uno a que me salté el disco en su día, no por nada sino porque con la canción de marras, con la que la banda aún sigue comiendo y girando por todo el orbe incluido locales de Benidorm, y solo por haberlo recomendado en el blog le pegaré una escucha. Un abrazo man. p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hazlo, merece la pena. Hay veces que el árbol no deja ver el bosque, y esta es una de ellas.

      Eliminar
  4. Esto demuestra la importancia de este blog. Antes de leer esta reseña nunca se me habría ocurrido escuchar este disco. De hecho, para mi este grupo no tenía más canciones que la susodicha “Life is life” que, como muchos de vosotros, yo también acabé aborreciendo desde ese verano del 84. Finalmente, no ha sido para tanto, el disco tiene incluso buenos momentos. No va a ser mi disco de cabecera, pero gracias a #ffvinilo me he curado de otro trauma de la infancia. ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, me alegro de haberte destraumatizado. Pero pasa muchas veces: un tema hace que puedas odiar a un grupo. Mira el More than words, nada más lejos de lo que es Extreme y si te quedas ahí te puedes mucho.

      Eliminar

Publicar un comentario

Otros crímenes...

Lex Lüger - Rey del Terror (2020, The Fish Factory)

  Vinilo de tirada limitada de 300 copias (tengo la 166). Bonita y cuidada edición.  Insert firmado por el mismo Lex Lüger .   Después de 15 años de larga e interesante trayectoria y de ocupar un lugar que no existía dentro del Rock en español, Los Lügers se separan en 2019. Ante este panorama, Lex Lüger (cantante, guitarrista, compositor y alma mater de Los Lügers )decide emprender una carrera en solitario, continuando en parte con el legado de su banda de toda la vida, tanto en estética, en temática, así como en base musical desde la que partir hacia un sonido nuevo. Predominan los guitarrazos hard rockeros sobre una base de batería electrónica y teclados ochenteros en lo que acaba siendo u na entretenida mezcla entre rock cañero y synthwave descarado. Este cambio de sonido va unido al amor por el hard n' heavy, el shock rock, el rock gótico, el synth, el terror y el cine de una época pasada en la que los VHS y Beta, los salones recreativos, los pelos cardados con laca Nelly y

Boikot - Los ojos de la calle (Discos Barrabás, 1990)

  Hay música que corresponde a un momento concreto de nuestra vida y que, por edad usualmente, por cuestiones personales a veces, queda ahí anclada, como un bonito recuerdo. Música a la que no suelo volver casi nunca. Y ese caso lo representa perfectamente el debut de Boikot. En el devenir de la cultura rock madrileña se conformó, en la segunda mitad de los ochenta, un grupo de bandas jóvenes con unas sonoridades muy particulares, emparejadas con eso del rock urbano, pero tintado de una manera particular en la que escuchábamos las raíces de Leño o Burning junto con ramalazos unas veces punk, otras más metaleras, otras más seventies, incluso algo de blues. Ahí puedes meter a Esturión, Casablanca, Porretas o los mismos Boikot.  En medio de ese “fregao” musical cobró protagonismo Mariano García, polémico personaje, especialmente en sus últimos años. Generó negocio, oportunidades y ayudó a crear y mantener “la escena” madrileña a través de varias salas (Canciller, Barrabás), su labor promo

Creedence Clearwater Revival - "Green River" (1969)

  Las canciones, conscientes de su pegada y su carácter de inmediatez, se liberan de artificios y apéndices instrumentales.... Por Jorge García . Pocas bandas a lo largo de la historia han conseguido hacer tanto y tan bueno en menos tiempo que el que emplearon los cuatro componentes de la  Creedence Clearwater Revival . Aunque de los tres años que la formación empleó en grabar discos (con John Fogerty al frente), 1969 fue el que se llevó la palma con tres álbumes publicados en menos de doce meses. Y para más inri, podemos afirmar que al menos hasta el tercer catálogo publicado por el grupo, el nivel fue a más, alcanzando con su tercera entrega,  "Green River",  su mejor trabajo hasta aquél momento. Precisamente de esta tercera intentona discográfica vamos a hablar hoy. Un disco en el que el menor de los Fogerty alcanza un status como compositor y líder ciertamente demoledor, tomando el mando de la situación y construyendo un disco de apenas media hora de duración pero con tod

Loquillo y Trogloditas - Mientras Respiremos (Hispavox, 1993)

  Revisando los discos de los que he hablado en este blog me he dado cuenta de que aún no he reseñado ninguno de mi artista español favorito. Así que esta entrada va a servir para saldar esta deuda con una de las grandes leyendas en la historia del rock en España, y uno de los grupos que más alegrías musicales me ha dado a lo largo de mi vida: Loquillo y Trogloditas. Con una carrera de más de 40 años, puede que se antoje difícil la elección de un solo disco. En este mismo blog ya tenéis algunas reseñas de otros discos de Loquillo, pero, paradójicamente, tenía muy claro a qué disco dedicar mi primera entrada sobre “Loquillo y Trogloditas”. Al que considero el disco más importante de su carrera: “Mientras respiremos”. Es también probablemente mi disco favorito. Es difícil elegir entre su abundante discografía, tanto con Trogloditas, como en solitario, pero cada vez que hago mentalmente una lista de mis discos favoritos de Loquillo, éste nunca baja del pódium. Si, puedo afirmar sin mied

Triumph - Just a game (RCA, 1979)

  Mi adoración por este trío canadiense es relativamente reciente. De hecho, la adquisición de sus vinilos ha ido a la par con la evolución de este blog. Y hoy me apetecía compartir y reivindicar este tercer largo para completar el magnífico repaso que el compañero de barrio KingPiltrafilla ya ha hecho anteriormente. En mi opinión, Triumph atravesó tres etapas: la primera, la inicial, como casi todas las bandas, buscando el éxito, que consiguieron a partir de este Just a game (alcanzaron el platino en su país natal y el disco de oro en Estados Unidos) y certificaron con el siguiente Progression of power (1980); encadenaron varios excelentes discos hasta cerrar su segunda etapa con Thunder seven (1984); los últimos discos les llevaron a una deriva más AOR aún, y a la pérdida progresiva de ventas y fama que acabó con la formación tras Surveillance (1987). Escuchar estas tres obras seguidas es un manual de evolución del hard rock en los ochenta, por cierto. Hoy comparto Just a game ,