Ir al contenido principal

Joe and the Jaguars – Si tuviera un martilllo (Hispavox-1964)


Verano de 1967. Joseph sobrevolaba una vasta extensión de jungla a los mandos de su C-123K esparciendo cantidades industriales de defoliante en otra de esas tediosas mañanas en el sudeste asiático en las que ocupaba su mente con recuerdos más alegres, de cuando comía croquetas en Lavapiés y soñaba con ser una estrella. 
 
Amiguitos, hoy toca segunda entrada de la serie “Los singles de mami” con estos tipos de protagonistas, unos músicos de los que no había oído hablar en mi vida. Y poca broma, que la historia que hay rascando un poco la superficie es de lo más interesante. 
 
Joe & the Jaguars –o Los Jaguars, como algunas veces se anunciaban– era un grupo formado por cuatro soldados norteamericanos destinados en la base de Torrejón de Ardoz a principios de los años 60. De dos de ellos no ha trascendido ninguna información hasta nuestros días, pero de los otros sí tenemos algunos datos. El líder de la banda a la guitarra y voces se llamaba Joe Bennett y era un músico con experiencia que en los Estados Unidos había tocado con una banda rockabilly llamada The Sparkletones. El batería era un tal Mickey Hart, que formaba parte de una big band llamada The airmen of note, dentro de la banda musical de la USAF
 

En sus salidas por Madrid, el grupo se dio a conocer llegando a tocar en las sesiones matinales del Circo Price, unos pequeños festivales de música moderna organizados por Miguel Ángel Nieto –periodista, locutor y fundador de Antena 3– que entonces tenía 18 años y conocía a varias bandas del momento porque era el hermano de Pepe Nieto, batería de Los Pekenikes. Además, cuando algún cantante como Minnie Pearl o Warner Mack visitaba la base aérea de Torrejón, Los Jaguars actuaban como su banda de acompañamiento. Así pues, cuando Dion Dimucci –cantante que había formado parte de Dion & the Belmonts y ahora atravesaba un momento regulero por culpa de su adicción a las drogas– visitó nuestro país para aparecer en TVE y los utilizó como soporte, Hispavox les ofreció grabar algunos temas. En total editaron el EP que os presento hoy y otro como banda de acompañamiento de María Isabel Llaudés, una jovencita de Jaén que iniciaba su carrera con el nombre artístico de (quizás os suene) Karina
 
El track list de este primer EP era: 
 
A 
Si tuviera un martillo 
La hora 
 
B 
Kansas city 
Memphis 
 
Sobre los temas, pues qué deciros, una mezcla de country rock, rockabilly y classic rock con ritmo que se inicia con Si tuviera un martillo, versión en español de If I had a hammer de Peter Seeger y Lee Hays que aquí firma también un tal P. Traveri, supongo que el autor de la adaptación. El tema era una canción protesta que utilizó la izquierda y el movimiento proderechos civiles y, aunque en el título en español se mantuvo la palabra martillo –símbolo obrero–, la letra cantada por Bennett claramente dice “si tuviera un carillón”, acaso para suavizar ese componente “rojillo” de la canción. Le sigue una versión instrumental y rockabilly de La hora, tema compuesto por Miguel Portolés González y Mario Sellés Roig que cantaron numerosos intérpretes entre los que se cuenta Raphael
 

En la cara B encontramos Kansas City, una versión en español del conocido tema de rhythm & blues de Jerry Leiber y Mike Stoller que Bennett y los jaguares llevan a su terreno dándole más alegría y rapidez y convirtiéndola en una obra bailable de rock festivo. Por cierto, que la canción cuenta con arreglos –y se supone que traducción– de Carlo Mapel, que no es otra cosa que el alias de Augusto Algueró sénior, padre del compositor de igual nombre que fue marido de Carmen Sevilla. Y para terminar el EP, los soldaditos estos se atreven con Memphis de Chuck Berry, aquí en una interpretación instrumental que también tiene más ritmo que la original. 
 

En fin, que poco más hay que contar de los Jaguars. Joe Bennett se convirtió en piloto, continuó en el ejército en diversos destinos en los que que siguió tocando en bandas y tras combatir en Vietnam y licenciarse, intentó labrarse un futuro en el mundo de la música... aunque no lo consiguió y se convirtió en controlador aéreo. Su colega Mickey Hart tuvo mejor suerte al abandonar la USAF y establecerse en Nueva York uniéndose al sindicato local de músicos y tocando en una banda de fox-trot antes de obtener una plaza como batería de... ¡tachán! los Grateful Dead, lugar que ocupó de 1967 a 1971 y de 1974 hasta la disolución de la banda en 1995. 
 


Por cierto, Hart aún vive y se dedica a la música pero Joe Bennett –enfermo de Parkinson a resultas de su exposición al agente naranja– falleció aquejado de demencia en 2015. Un triste epílogo para alguien que poco más de cincuenta años antes era un jovencito de Carolina del Sur que colgaba su uniforme de soldado por unas horas para tocar rock en garitos de Madrid. 
 
¡Feliz viernes! 
@KingPiltrafilla

Comentarios

  1. Eres un crack, mues mola la historia y el single, joer eran los sesenta. Tenía buen gusto tu madre. Saludos. P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro de que te haya gustado. Además, este no lo tienes seguro. Pese a ser soldaditos americanos, el lanzamiento es puramente hispano. A mi me sorprendió la conexión con Grateful Dead. Y no sé si mi madre tenía buen gusto o es lo que se escuchaba en los guateques en aquellos años. Sea como sea, un buen vinilo, una buena historia y un pellizquito de emoción. Saludos y buen finde.

      Eliminar
  2. Menudas joyas tenía tu madre. Y que buena la historia, con final inesperado (Grateful Dead). Efectivamente tenía a este grupo en un CD recopilatorio de "Leyendas del Price", pero sólo salían las canciones de la cara A, y lo mejor está en la cara B, sobre todo el "Memphis" de Chuck Berry. Buenísimo el aporte. Queremos más de "los singles de mami".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Sï, a mi también me ha sorprendido esa conexión con los GD. Lo del Price tiene más interés que la movida, pero por ser más antiguo, ha quedado algo más oculto en la historia musical madrileña, al menos a nivel mayoritario. Y no te preocupes, que me quedan aún bastantes singles o EPs de 7" de la colección de mi madre de los que hablar. Un saludo y buen fin de semana.

      Eliminar
  3. Vaya historia guapa la que compartes. Me han encantado los cotilleos musicales. Con esta rebusca seguro que estás aprendiendo y haciendo descubrimientos interesantes. Lo del batería es la guinda final. Los temas son entretenidos, imagino que muy modernos para la época. De ponerse minifalda y todo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joder, me encanta que os haya gustado. A mi también me gusta encontrar información que trasciende lo meramente musical y la parte de investigación que conlleva rebuscar en varias fuentes mientras escucho la música. Pero no os acostumbréis, que no todo lo que he heredado de mi madre tiene el mismo nivel jajaja. Un abrazo y feliz finde.

      Eliminar

Publicar un comentario

Otros crímenes...

Alanis Morissette - Jagged Little pill (1995, Maverick Records)

  Me toca entrada de artista femenina. Y este mes de junio de 2024, concretamente el día 13, este trabajo que os traigo cumple 29 años. Podría haberme esperado hasta el próximo año para que saliese la cifra redonda de 30 (sí, a partir de esa edad la redondez suele apoderarse de alguna parte de nuestro cuerpo y ya casi ni nos da para luchar contra ella, total, son treinta años). Pero mira, ya lo he dejado demasiado teniendo en cuenta que fue un regalo de mi cumpleaños del año pasado y espero que este año me regalen algún otro vinilo para traerlo por aquí y se me van a acumular. El regalo estuvo genial, aunque, por una vez en la vida, casi que me lo imaginaba ya que poco tiempo antes, en alguna conversación con mi mujer, salió que siempre me fastidió no haberme comprado en su día este vinilo. Con los años sí me hice con la versión Cd pero aún no estaba la fiebre del plástico de segunda mano a tope. Y por eso he dicho que casi que me lo imaginaba, porque el regalo que recibí corresponde a

The Kinks - "Misfits" (1978)

  ...el sonido y la producción se me antoja edulcorada en exceso, con una evidente falta de garra y un sobrante de elementos pop y AOR... Por  Jorge García . En 1977 la banda inglesa  The Kinks  daba por terminado su periplo con  RCA  para firmar un nuevo contrato discográfico con  Arista . Con esta nueva disquera el grupo ponía punto final a una etapa decepcionante, principalmente desde el punto de vista comercial. Los años en RCA estuvieron marcados por la fijación de  Ray Davies  con proyectos musicales basados en el musical, la ópera rock y el vodevil. El público afín a la marca The Kinks nunca conectó del todo con este formato musical y la banda vagó a la deriva, sin conseguir el éxito en ninguna de las intentonas teatrales que acometieron. Con el primer disco en Arista, el estupendo  "Sleepwalker"  (1977), volvieron los éxitos y la comunión de la banda con su público. Un año después insistieron con otro lote de canciones con las que dar continuidad a ese retorno a la pr

Peter Criss - Peter Criss (Casablanca, 1978)

  Todos conocemos a cantantes poco talentosos que han triunfado en esto del rock y sus derivados; por muchas razones: una buena imagen, un carisma arrollador, estar en el grupo correcto con las canciones correctas. También somos conscientes de las limitaciones de algunos músicos que mangonean sus instrumentos en nuestros grupos preferidos, de todo hay, pero subsisten ahí como parte del paisaje: molan sus pelos, sus gestos, son los más guapos o, en fin, por alguna razón que desconocemos. Al menos, si no cantan y no tocan bien sus instrumentos, sabrán componer; pues también tenemos ejemplos a miles de malos compositores, que lo intentan, ojo, le ponen su amor y su inteligencia, pero carecen de gusto, atino o, vaya por dios, conocimientos de solfeo. Y hoy traigo a un artista que combina todos estos elementos. No es un buen cantante. Ni tiene carisma. Ni siquiera aporrea bien su batería. Y, desde luego, ha demostrado ser un compositor mediocre. Pero en unos años de su vida fue uno de los p

The Quireboys - A bit of what you fancy (EMI/Parlophone, 1990)

  Hoy toca traer al blog uno de los discos de mi vida. Tampoco sé si eso es meritorio, porque la lista de “discos de mi vida” no es pequeña. Y tampoco tengo claro las reglas para entrar en tan selecto club. En cualquier caso, este debut de los londinenses The Quireboys apareció en mi vida como una epifanía. Atención, se viene historia viejuna (ya sé que tú lo viviste parecido, pero hay gente joven también por aquí). En “aquellos años” uno descubría música por alguno de estos cuatro medios: algún programa de radio (casi siempre por las noches), las reseñas de las revistas duras, el contagio por algún colega con una cinta de casé o, como fue este caso, viendo un vídeo en algún garito o en casa de alguien con una parabólica (sí, que a veces nos pasaban actuaciones en la tele nacional, pero con cuentagotas). Había un garito llamado Fórmula 1 (o algo así) al que solíamos ir por las tardes para echarnos unas cervezas antes de “salir” (como si no estuviéramos ya en ello). En ese pub ponían, e

Carlos Santana - "Europa" (CBS, 1976)

Es imposible no identificar esta canción con solo escuchar las cinco primeras notas. A pesar de ser instrumental es tan conocida que cualquiera con un mínimo de cultura musical podría “ cantar ” y reconocer las notas iniciales ( tan-tan-na-na-na-nanananá-tanananá…. ). Y cualquiera con un mínimo de sensibilidad también notará cómo se le eriza el vello. Es una melodía que llega al alma, triste y melancólica, una guitarra que habla y llora, que nos cuenta una historia y, sin necesidad de palabras, solo con las notas de la guitarra es fácil de entender. Pero veamos qué hay detrás de ella. Vamos a desnudarla y a comprenderla.