Ir al contenido principal

Vamp - The rich don't rock (Atlantic, 1989)

 


¿Qué hacía falta para triunfar en el rock a finales de los ochenta? Exacto: unos chicos guapos con mucha peluquería, un productor de renombre y una compañía poniendo dinero. Aquí tenemos a los melenudos: Dicki Filszer a la batería, Oliver Scholz al bajo, Ricolf Cross a las guitarras y Tom Bellini a la voz. Tres alemanes (de Bonn para más señas) y un cantante yanqui. El productor: Tony Platt, quien había trabajado a la sombra de «Mutt» Lange para AC/DC y Foreigner y se había curtido en singles y discos de Iron Maiden, Saxon, Motorhead o Gary Moore, entre otros. ¿Y la compañía? No podía ser más grande: Atlantic. 

Además, estos muchachos parieron una joyita de hard rock que puede rivalizar con cualquiera. La voz de Bellini, sin destacar del conglomerado de cantantes de la época, resulta fantástica, muy bien trabajada en el estudio y con unas interpretaciones de altura. Cross juega con el shredding, claro, pero sin abandonar la melodía y dejando unos riff estupendos. La pareja rítmica suena siempre contundente y en especial Fliszar tiene sus momentos de gloria. Salieron de gira con Bonfire por Europa y llegaron a vender unas 30000 copias. En el Reino Unido y en Estados Unidos apenas sonó, perdido en la marabunta de discazos del género aquellos años. El mercado local tampoco les fue favorable, demasiada laca ya en la radio y la televisión. La compañía no tuvo paciencia y rompió el contrato, dejando a los músicos con un segundo disco a medio hacer. Tras esto, el único que tuvo cierto recorrido en la escena musical fue el batería, Dicki Filszer, quien acabó uniéndose a los británicos Skin.


Quizá también influyó en el desastre las caprichosas decisiones de Peter Price. Había conseguido el contrato con Atlantic y manejaba a la criatura (de hecho, en las dedicatorias del álbum aparece un "Hail to Peter Price!!). Decidió que Andy McPherson remezclara la canción Renegade para editarla como single y el trabajo le gustó tanto que le pagó para volver a mezclar todo el disco. La banda acabó rechazando el resultado final, por lo que Price buscó una tercera persona, Kenny Jones. Al final, en el disco se escuchan canciones remezcladas por Platt, Jones y MacPherson. Además de suponer un retraso para la salida al mercado y un aumento de los costes, rompió la relación entre manager y banda, por lo que tampoco recibieron mucho apoyo en la promoción. Y la imagen del producto también puede ponerse en ese debe, como la portada. O el título del disco. O el single elegido. Y la ausencia de un videoclip potente. Todo mal. Menos la música.


Rompe la pana la intro de batería de Heartbreak, heartache, sigue un riff setentero, una línea vocal excelente, un buen estribillo y un estupendo solo. Vamos, un hard rock cojonudo. Like I want tiene un rollo más fiestero, casi del mismo Sunset Blvd., con la ayuda en la composición de Bernie Marsden. Estribillo jugoso. The rich don't rock es una queja sobre las pocas oportunidades "my generation got a critical case of going no place" que se resuelve con un poco de evasión y odio a partes iguales. Estupendo tema muy bien resuelto con Bellini mostrando sus tonos altos. No puede faltar el desamor en un disco de melenudos eighties: "I've been beat again/pushing me down/using your old ways". Love games suena contundente, muy germana en esta ocasión; lo mejor, las excelentes guitarras. Cierra la cara con calidad y sentimiento Renegade, tema que comienza suave y evoluciona con un pequeño crescendo hasta el estribillo. Un estupendo teclado de Steve Glover, sonando como un clavicordio al principio y después como un Hammond, mezcla con la guitarra de Cross. Muy sentido y efectista. Sí que hubiera sido un buen single, Mr. Price.


El filo heavy asoma en All nite, tema rápido con cierto recuerdo a Pretty Maids, para reclamar "we ain't no lawbreakers/ain¡t no choir boyz/just need that daily dose of noise". Solazo de guitarra y ¡de batería! Siguen rotundos en Lonely nights (qué riffazo), una canción que también debió ser single y tener un buen vídeo. El estribillo y la melodía se pegan. Stand by me funciona muy bien con esa mezcla melódica y jevilorra donde Bellini se muestra enfadado, agresivo, y, de nuevo, Fliszar aporrea con toda su potencia. Colman los oídos más duros con Bleeding, cercanos a unos Accept o incluso a Judas Priest por momentos, sin perder el rollo melódico "love is a desire/that I cannot hold/Oh, I feel that fire/burning in my soul". Bajan algo de revoluciones en la final Talk is cheap, la más cercana a unos Mötley Crüe vitaminados. Aquí Bellini y Cross son los amos. 

En enero de 2013 la discográfica Divebomb Records reeditó el álbum en formato de doble cedé con esas maquetas perdidas del segundo disco (One smack killer iba a llamarse) y dos temas extras que aparecieron como cara b del primer y único single.

La edición que comparto es la europea de la época. Supongo que es una especie de joya, de las que no tiene que haber muchas, pero no creáis que cuesta pasta: nadie lo quiere. Bien acabado, con sus letras y créditos. La extraña portada es de Dirk Rudolph y las fotografías de la banda las firma Frederyk Gabowicz.

Disfrutad del fin de semana, gente.













Comentarios

  1. Como dice el del anuncio, si le quitas todo lo que no importa, al final queda la esencia, la música y las letras. Ni idea de esta banda, pero suenan bastante bien y la portada mola. Saludos Manu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las portadas, ya sabes, siempre es cuestión de gustos. A mí me parece que no tiene mucha relación con lo que vas a escuchar y eso siempre me chirría un poco. En lo musical, a veces nos complicamos en exceso: totalmente de acuerdo contigo en que lo importante es la música. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Otro de esos discos de segunda que tienes, que parecen rescatados de la basura por la poca o nula repercusión que tuvieron pero que gozan de una calidad más que aceptable y resultan –¿será la nostalgia viejuna?– tan amenos de escuchar. Quién sabe si Wagener –que no convenció a Mustaine– hubiese hecho aquí mejor trabajo. Una obra en general muy reivindicable aunque sin ese “aquel” que la haga especial. Pero tuvieron su oportunidad... y por lo menos hoy nos acordamos de ellos por estos lares. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta esa basura ochentera, ya sabes. Todavía tengo unos cuantos que iré soltando por aquí. Disfruto mucho rescatándolos, porque sin ese "aquel" de las producciones míticas que han sobrevivido a los años siempre encuentro buenas canciones. Y salgo de "lo de siempre" para qué te voy a engañar. Uno de los logros de este blog, precisamente, es poner en las pantallas todas estas mierdecillas para que no caigan en el olvido. Abrazo King.

      Eliminar
  3. Pues un heavy ochentero de lo más amigable y escuchable. No los conocía pero pasas tres cuartos de hora muy rockeros y agradables. Hay que rescatar más basura de esta jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre los que voy rescatando alguno bueno va saliendo. Este disco sí o sí merece la pena. Me alegra haber acertado esta semana contigo. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Anónimo5/2/23 19:45

    A esta banda los vi tocando en vivo en el desaparecido y mítico Marquee de Londres en 1989, no en Wardour street, sino en su última ubicación , Leicester square.
    Al día siguiente a la HMV a por el vinilo de cabeza, que tiempos…..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La de conciertos guapos que tuviste que ver entonces. Envidia insana.

      Eliminar

Publicar un comentario

Otros crímenes...

Pleasure James & The Unsatisfied Minds - "The Getaway" (2022)

...se me antoja necesario e imprescindible hablar de honradez y carácter cuando de acometer una reseña con respecto a este álbum se trata. Por  Jorge García . Hace siglos que los profetas de la desolación vienen vaticinando el fin del mundo, es evidente que yerran una vez tras otra. De igual manera, podemos hablar de otro tipo de iluminados, más concretamente aquellos que desde hace algunas décadas insisten en augurar el fin del rock and roll. Desde luego estos últimos también caen una y otra vez en el error. Su insistencia en profetizar quimeras choca con tipos como  Jaime Guerra , ilustre bilbaíno que forma parte de la - más nutrida de lo que parece - encrucijada de resistentes dispuestos a que la música del diablo siga viva, coleando y además gozando de salud y lozanía. Antes de que Jaime se embarcase en la presente aventura en solitario re-bautizado como  Pleasure James & The Unsatisfied Minds  (hablando de actitud), ya había militado en proyectos, siempre en las filas del rock

Marchesi – Encrucijada (1991 – Aspa Records)

Hoy os recomiendo escuchar el primer trabajo en solitario de una de las cantantes más queridas y una de las voces más brillantes y reconocidas del rock español y latinoamericano. Tras grabar  Templario  y disolverse  SANTA , banda en la que aterrizó proveniente de su Argentina natal,  Leonor Marchesi  estuvo viajando un tiempo y de vuelta en Madrid, comenzó a dar clases de canto (tenía formación de cantante lírica), a colaborar en los proyectos de algunos amigos y componer, tanto letras como música, temas para su propio proyecto personal, que llamará  Marchesi , para editar su primer trabajo en solitario de título  Encrucijada  y poder defenderlo encima de los escenarios, emulando a Kate Bush, Tina Turner, Patti Smith o Alannah Myles, sus referentes. El disco fue grabado, para Aspa Records, entre mayo y junio de 1991, en unos de los estudios de nuestro país más frecuentados por las bandas y solistas del hard rock y heavy metal nacional e internacional, los míticos Ibiza Studios. Allí c

Rage – Nice’n’Dirty (Carrere – 1982)

Pues, nada, ya me tenéis de vuelta otra vez. Y si en una entrada del pasado verano os hablaba aquí de unos Emperor que nada tenían que ver con la banda noruega liderada por el multiinstrumentista Insahn , este viernes os traigo a unos Rage que tampoco tienen nada que ver con la banda de Peavy Wagner . Total que hoy os presento a estos británicos y a su segundo elepé, este más que interesante Nice’n’Dirty . Pero antes de meterme en harina, dejad que os dé a conocer al grupo.    Sus orígenes se encuentran en Nutz , una banda formada en Liverpool a principios de los 70 por David Lloyd a las voces y guitarra rítmica, Mick Devonport a las guitarras, Keith Mulholland al bajo, John Mylett a la batería y Kenny Newton a los teclados. El grupo giró por todos los bares y pubs que fue capaz y en 1976 editó un elepé, pero antes de finalizar la década se separó. El teclista se fue a Nightwing

Teenage Fanclub - Bandwagonesque (Creation Records - 1991)

Corría 1991, ya en C.O.U., y aunque seguía muy metido en mis cosillas de "jevis", comenzaba a abrir mis oídos a nuevos estilos musicales. Con los amiguetes del cole, ninguno asiduo del “Canci” pero consumidores compulsivos de buena mandanga musical, nos intentábamos convencer de nuestros gustos, pasando TDKs grabadas o recomendando conciertos. De esta forma llegué a grupos como Pixies, Sonic Youth, Los Planetas o Teenage Fanclub… ¡Benditos amigos! Desde que “Bandwagonesque” (manda cojones el nombrecito, cuantas veces me lo habré inventado) apareció en la pletina de mi cassette, me neutralizó por completo dejándome obnubilado con esas melodías perfectas herederas de la escuela Chilton y sus Big Star. El “jevorro” duro que se dejaba seducir por el pop ñoño… Oriundos de un poblacho de Escocia, Bellshill, a las afueras de Glasgow, cuatro chavales que seguían los devenires de bandas como Dinosaur Jr., My Bloody Valentine o The Posies e influenciados por el sonido de Badfinger,

Opus - Live is life (1984, Polydor)

  Segundo grupo/artista austriaco que os traigo. Podría quedar de snob y cultureta pero, precisamente, son los dos mayores exponentes de la música de aquel país, al menos, de éxito comercial: Falco con su “ Rock me Amadeus ” y Opus con su “ Live is life ” han sonado y siguen sonando en todas las radiofórmulas, comerciales, retransmisiones deportivas, etc… Como siempre, primero la parte “emotiva” de mis reseñas. Los recuerdos vienen a mi pues mi hermano Carlos tenía (y me imagino que seguirá teniendo en su casa) el single famoso, en formato pequeño. Y muchas veces puse el adaptador en el tocadiscos para pinchar el 45rpm. La cara B era para “ Up and down ”, de su anterior disco de estudio que, después del exitazo, fue reeditado en USA. Por tanto, cuando vi este plástico en una cubeta en un mercadillo de discos a un precio irrisorio, estaba claro que se iba a venir conmigo, a pesar de ser una austera versión española, sin insert ni nada. Como se me hace tarde y me he medio comprome