Ir al contenido principal

Mad Max – Night of passion (1987)


Amigos, en los años 80 no existía internet. De hecho, en nuestro país no existían ni programas de televisión ni casi programas de radio en los que los amantes del hard rock pudiésemos disfrutar de nuestra pasión. Los jebis –lo de metalheads es de nuevo cuño- teníamos que recoger las migajas que con cuentagotas se nos daban desde programas en los que cabían desde Patrick Hernández a Barricada y en los que de tanto en tanto aparecía algún vídeoclip o actuación interesante. Sin embargo, había –raras- excepciones, sobre todo en la radio. En ese aspecto, recuerdo los programas de Radio 3 presentados por Carlos Pina –el cantante de Panzer- o las tardes de sábado con Jordi Tardá en Catalunya Radio, contenedores dedicados al Rock en toda su amplitud donde se podía escuchar desde Springsteen a Bryan Adams, pasando por Accept o Dokken. Pero si de un programa radiofónico guardo un mejor recuerdo por dedicarse exclusivamente al heavy rock, ese es La emisión pirata, que en los años 90 conducía Juan Pablo El Pirata Ordúñez en la Cadena 100. Todo esto os lo cuento porque precisamente este último programa se iniciaba con el Fox on the run de The sweet de fondo, aunque no en su versión original sino en la de los alemanes Mad Max. Y ahora, gracias a Rockodium Records –que todo indica que se está convirtiendo en el dealer musical de varios de los colaboradores de este blog- he podido acceder al álbum en el que aparecía el mencionado tema. 

Así pues, el mismo año en el que un chico de Cleveland trabajaba en los Right Track studios y tocaba los teclados en una banda de synth pop -ver colaboración en ZRS de este viernes-, unos muchachos de la población universitaria alemana de Münster –por cierto, yo he paseado por sus calles bajo la lluvia y he comido en su mercado un típico tazón de Erbsensuppe mit Bockwurst- editaban su cuarto elepé, último antes de un parón que duraría doce años. El álbum era este Night of passion que hoy os presento, un disco producido por Dirk Steffens –el mismo de I’m a rebel y Breaker, de Accept- con la ayuda de un desconocido Karl Trapp, acaso un descendiente de los conocidos Von Trapp de los que se habla en Sonrisas y lágrimas. Bromas aparte, el disco era una apuesta –que salió mal- de RoadRunner records, que pese a grabarlo en un humilde Karo music studio de Münster, fue mezclado en los prestigiosos Morrisound studios de Tampa. Claro que, con una portada horrorosa que parecía una contraportada –y de las malas-, poco podían esperar en un mercado en el que las bandas de segunda división se lo tenían que currar mucho para despuntar. La formación que grabó este Night of passion la componían Michael Voss a las voces y guitarra, Jürgen Breforth a las guitarras y coros, Roland Bergmann al bajo y coros y Axel Kruse a la batería y coros, con algunas claboraciones como las de Angel Schleifer o Joshua Perahia a las guitarras. 


El track list del vinilo era: 

A 
Burning the stage 
Wait for the night 
R.I.P. 
Dive through the sky 
Wild and seventeen 

B 
Hearts on fire 
Love loaded 
Night of passion 
Starcrossed lovers 
Fox on the run 

Total amigos, una más de esas bandas que en su momento no me llamaban la atención lo más mínimo y que ahora, al evocarme un sonido ligado a una época que recuerdo con cariño, soy capaz de degustar sin complejos. No es un álbum redondo, pero tiene temas que no están mal. Os acompaño una selección de los mismos que incluye esa Fox on the run de la que os he hablado al principio. Digamos que de The sweet me gusta muchísimo más Action, pero es escuchar esta de Mad Max y parecerme que El Pirata me va a dar las buenas noches. Nostalgia pura. 







¡Feliz viernes! 
@KingPiltrafilla

Comentarios

  1. Ni por asomo hubiese podido averiguar de quienes se trataban ayer por twitter!!. Yo también escuchaba El Pirata, una cita obligada para escuchar clásicos y descubrir nuevos grupos. Me compré incluso los cassettes que editaron de la Emisión Pirata, donde salía este genial Fox On The Run...que hoy me he entarado, por su entrada, que eran estos MadMax (por un momento he creido que comentaria la banda sonora de la película!!).

    ResponderEliminar
  2. Ya ve la de cosas que vamos aprendiendo en este blog los unos de los otros. Precisamente ahora estoy escuchado a "sus" Dogs, aunque estilísticamente están algo alejados de mis gustos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Así que fue usted quien me robó el vinilo del Rockodium! Ha hilado la entrada muy bien, enhorabuena, me ha gustado mucho. El vinilo, un clásico, más por lo emocional, que yo también escuchaba al pirata.

    ResponderEliminar
  4. Magistral la entrada... y un final de traca..entrada de nivel 10 (gracias por la mención :)))))

    ResponderEliminar
  5. Gran entrada King. Al igual que el resto de compañeros conozco a esta banda por el recopilatorio del Pirata II en CD, el primero de grupos patrios anda por casa y seguramente lo traiga pronto al blog, y por supuesto escuché al piri, y aún lo hago por las mañanas al ir al curro en RockFM, aunque con otro formato de programa de los que solía hacer. Saludos a todos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Otros crímenes...

Firehouse - Firehouse (CBS, 1990)

El pasado 5 de abril falleció el cantante de Firehouse, Carl Jeffrey Snare, por un fallo cardíaco en un proceso cancerígeno que le había llevado unos días antes a pasar por un quirófano. Además de ser un seguidor fiel de la banda, les he visto dos veces en directo; una de ellas la recuerdo con especial felicidad por lo que disfruté (tocaron junto a unos fantásticos TNT).  Casualmente, la semana pasada en este blog hablaba, en los comentarios de un post, del legado de algunos músicos más o menos desconocidos por el "gran público" comparándolo con otros del mismo o menor valor idolatrados, quienes reciben homenajes y se les dedican calles. Con esa reflexión me quedé enganchado. Al repasar la discografía de Firehouse, me di cuenta de algo obvio: existen músicos que han dejado un legado en nosotros. Da igual lo importante que sean más allá de nuestras orejas. Nos pertenecen. Y C. J. Snare es, para mí, uno de esos músicos. Desde este debut que hoy comparto su voz me ha acompañ

Scorpions – Love at first sting (Harvest-EMI, 1984)

Y si hace unas semanas os hablé aquí del inmenso 1984 de Van Halen , hoy toca comentar el no menos imprescindible Love at first sting de los alemanes Scorpions , otro que este año también celebra su 40º aniversario. La banda venía de una gira internacional presentando Blackout , el pedazo de disco que finalmente los había puesto en el mapa –yo mismo los descubrí gracias a él, os lo conté aquí – y tenían la misión de superarse, algo nada fácil no sólo en el aspecto creativo. Una de las razones era la mala relación entre el bajista Francis Buchholz y Dieter Dierks , dueño de su compañía de discos y productor del grupo desde 1975. Por eso, cuando la banda –que empezaba a tener dinerito del bueno– pidió grabar el nuevo álbum en un estudio que no fuese el del productor, Dierks se los llevó a los Polar studios de Estocolmo –exacto, los de Björn y Benny de ABBA – pero dejó en Hannover al bajista, contratando como músico d

CJ Ramone "Last Chance To dance" (2014)

En 1989 poco después de la publicación de   Brain Drain ,  Ramones  se encontraban en un momento de crisis interna. El bajista y principal compositor del grupo, el carismático  Dee Dee Ramone , abandonaba el combo definitivamente. Para cubrir su plaza  Johnny  reclutó al joven  Chris Ward , rebautizado para la ocasión como  CJ Ramone . Al principio, como es normal, costó que los fans del grupo lo aceptasen pero a lo largo de los siguientes siete años  CJ  llegó a tener un fuerte rol dentro del grupo, llegando a grabar hasta cuatro temas en  Adiós Amigos  (1995), el disco póstumo de  Ramones.

Carlos Santana - "Europa" (CBS, 1976)

Es imposible no identificar esta canción con solo escuchar las cinco primeras notas. A pesar de ser instrumental es tan conocida que cualquiera con un mínimo de cultura musical podría “ cantar ” y reconocer las notas iniciales ( tan-tan-na-na-na-nanananá-tanananá…. ). Y cualquiera con un mínimo de sensibilidad también notará cómo se le eriza el vello. Es una melodía que llega al alma, triste y melancólica, una guitarra que habla y llora, que nos cuenta una historia y, sin necesidad de palabras, solo con las notas de la guitarra es fácil de entender. Pero veamos qué hay detrás de ella. Vamos a desnudarla y a comprenderla.

Boikot - Los ojos de la calle (Discos Barrabás, 1990)

  Hay música que corresponde a un momento concreto de nuestra vida y que, por edad usualmente, por cuestiones personales a veces, queda ahí anclada, como un bonito recuerdo. Música a la que no suelo volver casi nunca. Y ese caso lo representa perfectamente el debut de Boikot. En el devenir de la cultura rock madrileña se conformó, en la segunda mitad de los ochenta, un grupo de bandas jóvenes con unas sonoridades muy particulares, emparejadas con eso del rock urbano, pero tintado de una manera particular en la que escuchábamos las raíces de Leño o Burning junto con ramalazos unas veces punk, otras más metaleras, otras más seventies, incluso algo de blues. Ahí puedes meter a Esturión, Casablanca, Porretas o los mismos Boikot.  En medio de ese “fregao” musical cobró protagonismo Mariano García, polémico personaje, especialmente en sus últimos años. Generó negocio, oportunidades y ayudó a crear y mantener “la escena” madrileña a través de varias salas (Canciller, Barrabás), su labor promo