viernes, enero 15, 2021

Dire Straits – “Sultans of Swing” (Vertigo, 1978)

—¡No me gusta! ¡No me gusta como suena, joder! Aburre a las ovejas... —se desespera Mark, mientras repite una y otra vez los acordes.

—Te empeñas en tocarla con la National, pero ya te dije el otro día que la toques con la strato roja. Quedaría mucho mejor, ¿por qué no pruebas? —sugiere David, mientras la coge y se la da a su hermano.

Mark coge la guitarra y la acaricia. La había comprado hacía poco y era un sueño hecho realidad. Como la de Hank Marvin, igualita. Como la que le pidió a su padre y no pudo comprarle, por ser demasiado cara. Pasa los dedos por las cuerdas, sin la púa, y empieza a tocar los acordes de la canción de nuevo. Y funciona, como si fuera magia, las notas cobran vida. David le mira y sonríe.

—¿Ves? Si es que me tienes que hacer más caso… Ahora suena mucho mejor.

***

Dokken - "The Lost Songs:1978-1981" (2020 - Silver Lining Music Ltd.)

 

Hola a todos/as, mi nombre es Tommy Martin, creador y realizador del podcast y el blog Rock en Cadena (podcast y blog que os recomiendo...jejejeje. Mas abajo os dejo los enlaces). Hoy vengo a presentaros mi última adquisición, no se trata de una joya de los 70, ni mucho menos de los 80, es el último trabajo de mis idolatrados Dokken titulado “The Lost Songs: 1978-1981”, un trabajo que recoge temas, demos y directos “rescatados” del garaje de Don Dokken y plasmados “tal cual” en vinilo, aunque algunos de ellos han sido regrabados por los miembros actuales de Dokken, el guitarrista Jon Levin, el bajista Chris McCarvill, el batería B.J. Zampa y el propio Don, ya que se trataban de demos inacabadas. La mayoría de los temas fueron compuestos en Alemania durante el periodo previo a la grabación de su álbum debut “Breaking the Chains”.

Pero vamos con los temas, el álbum presenta un cuarteto de canciones resucitadas de su demo de 1979 “Back in the Streets”, que ya se publicó anteriormente en formato CD, según Don sin su permiso y además con robo de máster incluido. Estos temas contaron con Michael Wagener a los controles (amigo y colaborador de Don en años posteriores) y en realidad no han sido demasiado retocados respecto al CD original, simplemente lo justo para su paso a la tecnología del siglo XXI. Estos cuatro temas son “Back in the Streets” tema que demuestra la crudeza del rock de finales de los 70, “We´re Going Wrong” donde ya se empieza a ver el sonido de Sunset Bvld. con estribillos más pegadizos y líneas vocales más elaboradas, “Felony”, mucho más guitarrera y macarra, además de la balada acústica “Day after Day” donde disfrutamos del buen hacer de Don como compositor de melodías “empalagosas” y pegadizas.  Como dato curioso en la portada del Cd “original” aparece la segunda formación de Dokken con Gary Holland a la batería, Greg Leon a las guitarras, Gary Link al bajo y Don a las voces, pero en realidad la demo fue grabada por Lynch, Croucier, Brown y Don.

“No Answer” y “Rainbows” son dos temas rescatados de un viejo cuatro pistas, terminados 40 años después y grabados por la formación actual de la banda. El primero de ellos con un sonido muy hard actual, eso sí, con la voz de Don algo más “rota” como viene demostrando en los últimos trabajos del grupo. El segundo de ellos “Rainbows”, con un riff bastante repetitivo y pesado, nos trasporta a los devaneos que tuvo Dokken en los 90, con esa accidentada “reunión”.

“Step into the Light” es otro de los temas inacabados que Don encontró en su garaje, se trata de un tema escrito tras la salida del álbum debut de Dokken y que jamás terminó. La canción tiene ese sabor añejo a pesar del sonido actual.

“Broken Heart” es la primera grabación que Don realizó con tan solo 25 años, grabada por el guitarrista de Paul Revere and the Riders, Drake Levin, junto a los miembros de la banda de Robin Trower, Rustee Allen al bajo y Bill Lordan a la batería, todos ellos músicos contratados ya que en esos días Dokken como banda no existía. El tema perfectamente podría haber aparecido en “Tooth and Nail” o “Under Lock and Key” (solo imaginad la guitarra de Lynch y ahí lo tenéis).


“Hit and Run”, único tema en el que Don comparte autoría (Juan Croucier), fue uno de los temas grabados para su álbum debut y que más tarde la compañía desestimó, posteriormente el tema si apareció en la primera gira de Dokken aunque con letra y melodías cambiadas (se puede escuchar en el directo de 1981 “From Conception Live 1981). Para mí es sin duda el mejor tema del disco y podría haberlo sido de su debut, tal vez el solo algo “caótico” de Lynch fuera uno de los motivos para su no inclusión en el disco, por lo demás lo tiene todo, ritmo, riff, melodía y un doble bombo al final del tema (marca Mick Brown) más propio de sonidos actuales.

Para terminar el álbum aparecen dos temas en directo incluidos en la reedición de 1989 de “Back in the Streets”, se trata de “Liar” y “Prisioner” (no confundir con su tema de 1987 y que apareció en “Back for the Attack”) canciones que fueron grabadas en vivo en el Sounds Music Club de Los Ángeles en octubre de 1979 por Don Dokken, Juan Croucier, Mick Brown y George Lynch.

En definitiva, se trata de un álbum para fans de Dokken, y teniendo en cuenta que la mitad del L.P. ya fue publicado con anterioridad, el resto de los temas son meramente anecdóticos quedando como lo que son “lost songs” (canciones perdidas), pero bueno, para un verdadero fan de Dokken como yo es una delicia oír a la banda.

Espero que hayáis disfrutado con esta “crítica” tanto como yo haciéndola. Gracias a todos y en especial a quien me dio la posibilidad de meterme en esta nueva aventura…no lo olvidéis: sube el volumen y disfruta!!!…Rockken with Dokken!!!










Barricada - Rojo (Polygram, 1988)

 


Eurythmics - Sweet Dreams (Steve Angello remix) (RCA/Sony Music) (2005)

Hay canciones eternas, que avanzan a nuestra vera agotadas porque apenas las hemos dejado descansar, y que seguramente por sobre-exposición se han ido quemando en nuestra memoria y quizás, sólo quizás, han perdido esencia con el paso del tiempo, por el hecho obvio de que nacieron para ser hits y estar siempre ahí, emblemas sonoros de varias generaciones, que las han degustado en bares, discotecas, radios, coches, eventos de todo tipo, campañas de publicidad, sintonías y demás plataformas. Años 80, 90 y décadas sucesivas. Todos esos años han sucumbido ante el hipnótico "sweet dreams are made of this..." y su respectiva y mítica melodía.

"Sweet dreams" es un ejemplo incuestionable de canción eterna, pero eso sí, yo le sigo viendo pocas arrugas en la cara para tener 38 años, al igual que a Annie Lennox, una artista de raza, elegante activista, con una personalidad arrolladora, punto extravagante y un talento descomunal, al igual que su trayectoria. Patrimonio de la música, vaya.

Pero, como diría Jack el Destripador, "vayamos por partes":



Eurythmics (Dave Stewart y Annie Lennox) nace donde nace la música, en Inglaterra (aunque Lennox es escocesa) y bajo las etiquetas "new wave" y "synth pop" que bebían de las fuentes de, por ejemplo, Ultravox y The Human League y que rompió en los 80 con Duran Duran, Visage, Spandau Ballet, OMD Depeche Mode o incluso Pet Shop Boys, que pintaron sus sonidos con tinta electrónica (sintetizadores al poder) y enfocados hacia un concepto más masivo y comercial y a una nivel mediático al que otros grupos no llegaron porque prefirieron quedarse en la barricada underground. Como estilo musical y producto eran carne de radio-fórmula, de vídeo-clip y de conciertazo.



Poco tardó Eurythmics en tocar el cielo. "Sweet dreams", además del nombre del segundo álbum es también el título de uno de sus singles, lanzado en 1983 y que automáticamente se convirtió en éxito mundial convirtiendo a la banda y sobre todo a Miss Lennox en un icono. El resto ya es historia... de la música: ascenso meteórico en listas de éxitos, versiones de todo tipo, remezclas, premios, películas... Marilyn Manson, Grammys, Tron, Ceremonia de Inauguración de los JJOO de Londres 2012... Son tantos los nombres propios que han estado en contacto con esta canción que sería imposible enumerarlos a todos...



Steve Angello nació tan sólo un año antes del lanzamiento del "Sweet Dreams". Es un famoso productor y DJ sueco, integrante del movimiento "Swedish House Mafia" y que en los últimos años ha tocado techo con sus canciones, lo que le ha llevado a ser cabeza de cartel en festivales internacionales, con actuaciones para decenas de miles de personas en todo el mundo, llenando estadios, clubes de Ibiza, Las Vegas, Miami, etc. lo que le ha llevado a trabajar para artistas como para Justin Timberlake, Moby, Depeche Mode o Jean Michel Jarre.

Angello tuvo a bien meterle mano al "Sweet Dreams" en 2005, y lo hizo, vive Dios, con la mejor versión que se ha hecho de música electrónica de este tema, y no os podéis ni imaginar la cantidad de covers, edits y remixes que se han hecho en house, techno y demás de esta canción. Remezcló, además, con gran respeto y acierto, usando buena parte de su estructura y sonidos originales, sampleando las voces y añadiéndole, o mejor dicho, integrándole, una base rítmica dura, sonidos electro (en aquella época estaba en efervescencia ese estilo) y dotándole de una fuerza tremenda para la pista de baile. Era como escuchar el tema original pero muy musculado. Resultado: éxito total. Bombazo en Ibiza, que es el termómetro que regula la temperatura musical de la electrónica mundial, banda sonora de festivales, incluido en infinidad de recopilatorios, sonando emisoras especializadas, listas de éxitos dance, etc. El remix por supuesto era oficial, contaba con el apoyo discográfico de Sony Music y de la propia Annie Lennox y la banda y eso, amigos, ya auguraba una promoción salvaje "around the world".




En mi caso es un vinilo que he pinchado mucho en mi época de DJ, un comodín para hora punta, en festivales y en clubes, un revienta pistas que se lucía él solito en la pista de baile, porque, como buen clásico, y reforzado con sonidos geniales, ya garantizaba salir por la puerta grande en la sesión. 

"Los dulces sueños están hecho de esto"... de música, añado yo.


* Os pido disculpas por la foto del vinilo. Como os he comentado en otras entradas, una pequeña parte de mi colección de discos sufrió un terremoto y después unas inundaciones. Son unos supervivientes, con rasguños por fuera pero intactos por dentro.






viernes, enero 08, 2021

Dire Straits - ExtendeDancEPlay (Vertigo, 1983)

 




Últimamente ando algo escaso de decisión. He buscado y hay un palabro que se usa en psicología para definir cuando te cuesta tomar decisiones: aboulomanía. Pero creo que es exagerado, porque habla de trastorno mental incapacitante. Me convence más el término decidofobia que, además, no te obliga a sacar el diccionario para intuir lo que puede significar. Bien, pues ante este estado, he dejado que sean las efemérides de este mes las que decidan por mí. Este enero presenta tres que se adaptan a vinilos de mi colección por lo que ya tengo las próximas semanas cubiertas…siempre y cuando venza, como esta semana, a mi amiga abulia.

El próximo domingo, día en la que la mayoría de vinileros leerán esta entrada, se cumplen 38 años de la publicación de este EP: fue un 10 de enero de 1983 cuando vio la luz. Resulta complicado hablar de este grupo sin caer en tópicos y repeticiones. Sin usar datos y referencias mil veces leídas y escuchadas. Por tanto, no seáis demasiado críticos conmigo.

A los de Knopfler y compañía se les escuchó por primera vez en mi casa cuando uno de mis hermanos se compró el single del “Lady writer”. Más tarde, el mismo pariente se hizo con el Brothers in Arms. De esta época viene mi primer encontronazo con ellos: sus videoclips me los tragué en muchas ocasiones, sobre todo el “Money for nothing”. Ya en el instituto, fue el primer grupo que reverenciamos todos los colegas al mismo tiempo (muy poco heavy que éramos por cierto, a lo sumo, mi pequeña vena rockera desentonaba un poco). Ya sabéis los viejunos cómo funcionaba aquello: intercambio de LP’s y grabaciones de cintas a tutiplen. Probablemente el Alchemy en formato CD cayó estando en COU. Con el tiempo me hice con el resto de sus trabajos, todos en CD. Ah, se me olvidaba, Dire Straits en el Calderón fue mi primer concierto multitudinario. Allí nos fuimos los tres amigos más fans del Mark Napias, César, Mario y un servidor. Las pocas veces que nos juntamos y los vapores etílicos sueltan nuestra lengua y desinhiben nuestros recatos, aún le recordamos a Mario el episodio de éxtasis místico que vivió en el sólo del “Sultans of Swing” despojándose de la camiseta para agitarla a modo de banderola y cómo un tipo tuvo que cogerle del brazo y le amonestó, amablemente, por golpearle con ella ahora sí, ahora no, ahora sí, ahora no. Tan emocionados salimos de allí que nos hicimos con entradas para volver a verlos al final del verano en Las Ventas con otro acólito más en el grupeto. No lo sabíamos en ese momento, pero fuimos testigos del antepenúltimo directo de los Dire Straits: casi histórico.



 

Venga, retomo sobre el vinilo que os traigo. Antes os he mentido bellacamente al decir que me hice con todos los trabajos de estudio de los Dire en formato CD. Este ExtendedancEPlay sólo se publicó em vinilo. Y doble mentira, pues no me lo compré yo, sino que me lo regaló un antiguo cliente del bar de mi padre. En realidad, la mentira es triple pues también tengo el, otrora, último LP, On every Street, en formato plástico además del compact disc.

Para emplazar correctamente en su discografía este EP diremos que se publicó después del Love over gold del 82 y antes del directo Alchemy del 84. Por supuesto, antes del pelotazo del Brothers in arms del 85. Y la verdad, es que tiene su sentido que se publicaran estas canciones en formato maxi en vez estar recogidas en cualquiera de esos LPs porque no encajan exactamente con la filosofía musical que desarrollaban los Dire Straits en sus trabajos de estudio. Sobre todo “Twisting by the pool” que es un tema muy alegre, muy bailable. Quizás “Solid Rocks”, del Making Movies o el “Walk of life” del Brothers in arms pueden ser similares. Pero no del todo. 

Estoy intentando pasar de soslayo la discusión de que los Dire Straits son un grupo sobrevalorado y resulta que son artistas de música de ascensor en vez de uno de los grupos británicos más importantes de finales del siglo XX. Mi opinión, no, mejor mi sentimiento, ha quedado claro con lo que os he contado, pero acepto todo tipo de objeciones.

 


Parece que este “Twisting by the pool” estaba compuesta desde el año 80 pero aparcada a un lado, precisamente, por no encajar con lo que el grupo estaba haciendo. Y tras el pesado (no en plan heavy sino en plan arduo) Love over gold, Mark decidió que se les estaba dando demasiada trascendencia, cuando en realidad sólo eran una banda de rock and roll y decidió rescatar el tema y publicarlo en la cara A de un EP. Así también aligeraba un poco la imagen sesuda de la banda. Haciendo honor a su nombre, es un tema con ritmo de twist, rock y rockabilly. Es una canción hecha para bailar y que es un punto y aparta estilístico en su discografía. La letra va del típico chico a la moda que se pavonea en la piscina en sus vacaciones en la costa (quizás en Blackpool o quizás en España). En fin, parece una velada crítica a lo que aquí llamamos pijos.


 


En la cara B del maxi tenemos dos canciones más.  La primera, “Two Young lovers” también está en la misma honda, siendo un tema alegre, con un toque de boogie bailable que recogieron para la posteridad en su directo Alchemy. Mención especial al saxo que es el claro protagonista de la composición.


 

El tercer tema es “If I had you”, una balada de sonido cincuentero, que podría estar perfectamente en el disco que Knopfler hizo con los Notting Hillbillies.


 

En la versión americana aparece un cuarto tema, “Badges, Posters, Stickers & T-Shirts”, también un boogie que parece sacada de una jam session. Sin embargo, yo tengo la edición española.

En cuanto a los músicos de este trabajo, de los originales Dire Straits ya sólo quedaban por entonces el propio Mark Knopfler y el bajista John Illsley. Hall Lindes a la guitarra rítmica y Alan Clark al piano seguían tras unirse a la banda en el Making Movies cuando salió David Knopfler. También tenemos a Terry Williams a la batería y la colaboración especial de Mel Collins en el saxo de “Two Young lovers”.

Y esto es todo por hoy.

Iron Maiden – The first ten years (EMI -1990)


Voy a iniciar mis colaboraciones de este 2021 con una pifia de la altura de un campanario. A lo largo de mi vida como coleccionista de pacotilla de vinilos –y digo esto porque en realidad, más que con afán de coleccionar, lo que hacía era comprar los que podía para escucharlos y ya está– he cometido varios y sonados despropósitos que en su momento no me dio por reflexionar. Por ejemplo, reseguir con un bolígrafo la portada del We’ll nail you down de Metallica, enganchar una fotografía en la portada del Extreme Aggression de Kreator para arrancarla años después, desprenderme de la funda de PVC de un pack de seis singles de Sex Pistols porque me molestaba a la hora de guardarlos o –como el caso que hoy veréis– adquirir los EPs editados por Iron Maiden para conmemorar su décimo aniversario y no recordar hasta pasados unos años que faltaba un elemento de la serie, además de la correspondiente caja especial para guardarla. 
 

The first ten years es una colección de EPs dobles que recoge todos los singles y caras B editados por Iron Maiden desde 1980, añadiendo una pista titulada Listen with Nicko con el bromista batería hablando de cada lanzamiento de una manera jocosa. Ni qué decir tiene que, además de la banda, otro gran protagonista de la obra es el que muchos considerábamos como el sexto miembro de Maiden, el icónico Derek Riggs, creador de Eddie –la mascota del grupo– y autor de todas y cada una de las portadas de elepés y singles de Iron Maiden desde sus inicios hasta ese momento, en que según el artista, los celos, las drogas y el afán de control por parte de Steve Harris y el manager Rod Smallwood dieron al traste con la relación. Pero ese es un tema que no debe ensombrecer esta colección de discos. Por cierto, con cada uno de los diez dobles EPs se acompañaba un vale que –si se juntaban todos y se enviaban por correo a EMI– le permitían a uno hacerse con la caja que servía para conservar la obra en pleno. Pero, como os he dicho antes, ni tengo todos los discos de esta colección ni –por consiguiente– dicha caja. 
 

Por otra parte, en los vales pone que la promoción era sólo para residentes en el Reino Unido, así que... Total, que en mis estanterías repletas de vinilos sin orden alguno (me da mucha pereza ordenarlos, qué queréis) podemos encontrar los discos que os detallo a continuación. Evidentemente, no voy a hacer un repaso de los temas de la discografía de Iron Maiden que a estas alturas todos conocemos de memoria y cuyas notas discurren por nuestras venas y forman parte de nuestras conexiones sinápticas desde hace décadas. Pero comentaré algunos de los temas menos conocidos, editados como caras B de sus singles, obviando esas anecdóticas idas de olla de McBrain grabadas para esta edición recopilatoria de singles. 
 

[IRN1] Running free-Sanctuary 
 
A 
Running free 
 
B 
Burning ambition 
 
C 
Sanctuary 
 
D 
Drifter 
I’ve got the fire 
Listen with Nicko! Part I 
 

[IRN2] Women in uniform – Twilight zone 
 
A 
Women in uniform 
 
B 
Invasion 
Phantom of the opera 
 
C 
Twilight zone 
 
D 
Wrathchild 
Listen with Nicko! Part II 
 

[IRN3] Purgatory – Maiden Japan 
 
A 
Purgatory 
 
B 
Genghis Khan 
 
C 
Running free 
Remember tomorrow 
 
D 
Killers 
Innocent exile 
Listen with Nicko! Part III 
 

[IRN4] Run to the hills – The number of the beast 
 
A 
Run to the hills 
 
B 
Total eclipse 
 
C 
The number of the beast 
 
D 
Remember tomorrow 
Listen with Nicko! Part IV 
 

[IRN5] Flight of Icarus – The trooper 
 
A 
Flight of Icarus 
 
B 
I’ve got the fire 
 
C 
The trooper 
 
D 
Cross-eyed 
Mary Listen with Nicko! Part V 
 

[IRN6] 2 minutes to midnight – Aces high 
 
A 
2 minutes to midnight 
 
B 
Rainbow’s gold 
Mission from ‘Arry 
 
C 
Aces high 
 
D 
King of twilight 
Number of the beast Live 
Listen with Nicko! Part VI 
 

[IRN7] Running free – Run to the hills 
 
A 
Running free 
 
B 
Sanctuary 
Murders in the Rue Morgue 
 
C 
Run to the hills 
 
D 
Phantom of the opera 
Losfer words (Big ‘orra) 
Listen with Nicko! Part VII 
 

[IRN8] Wasted years – Stranger in a strange land 
 
A 
Wasted years 
 
B 
Reach out 
Sheriff of Huddersfield 
 
C 
Stranger in a strange land 
 
D 
That girl 
Juanita 
Listen with Nicko! Part VIII 
 

[IRN10] The clairvoyant – Infinite dreams 
 
A 
The clairvoyant Live 
 
B 
The prisoner Live 
Heaven can wait Live 
 
C 
Infinite dreams Live 
 
D 
Killers Live 
Still life Live 
Listen with Nicko! Part X 
 
Así, en el primer doble EP tenemos Burning ambition, que es una primeriza composición de Harris con cierto regusto folk rock, pinceladas thinlizzyanas y un solo breve pero apabullante de Murray. Y luego está I got the fire, una estupenda versión del zeppeliniano tema original de Montrose que los Maiden llevan a su terreno otorgándole un pelín de velocidad extra. En el segundo doble EP tenemos una Women in uniform de la que cabe contar poco ya que –pese a no pertenecer a álbum original alguno– es más que conocida. No tanto Invasion, regrabada para la ocasión y sacada de The Soundhouse tapes, el primerísimo debut de la banda. En el primer caso me gusta mucho más la mencionada versión del Women in uniform original de los australianos Skyhooks pero esta Invasion tiene un sonido más maideniano, con ese toque Harris con diversos cambios de ritmo que la hace muy atractiva. Y completa la entrega Twilight zone, de las sesiones de Killers aunque no fue incluida en el lanzamiento original, con ese sonido típicamente NWOBHM, que a ratos me recuerda a los Saxon de la época. En el cuarto doble EP encontramos la estupenda Total eclipse, que no apareció en la edición inicial de The number of the beast pese a ser un temazo como la copa de un pino. 
 






En el siguiente elemento de la lista –además del I’ve got the fire de Montrose que ya aparecía en el primer doble EP de la colección cantada por Di'Anno, aunque esta vez escribieron bien el titulo– tenemos la estupenda Cross-eyed Mary de Jethro Tull. Y aunque aquella me gusta mucho, lo cierto es que la interpretación de los Maiden la convierte en un temazo de hard rock fantástico que en mi opinión supera a la de Anderson & cía. Llegamos al sexto lanzamiento de la colección donde encontramos una versión bastante fiel a la original del Rainbow’s gold de los británicos Beckett. Luego está la inclasificable Mission from ‘Arry –en realidad no es una canción sino la grabación por parte de Dickinson de una discusión entre Harris y McBrain después de que este último le echase una bronca a un roadie por distraerle durante el solo de batería mientras intentaba explicarle por orden del bajista que alargase el solo porque su instrumento se había estropeado– y King of twilight, otra versión que esta vez es de los también prog-rockers Nektar
 





Y en los singles dedicados al Somewhere in time, los temas de regalo comienzan con Reach out, canción de Dave Colwell cantada por Adrian Smith que salió del proyecto The entire population of Hackney formado por miembros de Maiden, Urchin y FM que fue el detonante del proyecto en solitario del guitarrista ASAP. Le sigue Sheriff of Huddersfield, una broma sobre el traslado de Rod Smallwood a Hollywood y sus problemas para adaptarse a la vida de Los Angeles sobre la base de un tema de Urchin, la primera banda de Smith y Murray. Y por último nos encontramos con That girl –una versión de un primerizo tema de FM– y Juanita, de unos tales Marshall Fury que nunca la editaron. Ambos temas se pueden encontrar también en el bootleg de uno de los conciertos del mencionado proyecto The entire population of Hackney
 




En fin, eso es todo. Como habréis observado, me falta Can I play with madness – The evil that men do, el noveno elemento de la colección. Qué le vamos a hacer. La verdad es que nunca me he puesto en serio a buscarlo y tampoco sé su precio ni si en este caso me haría ilusión tener de segunda mano el doble EP que me falta. Pero bueno, si alguno lo tiene por casa y se quiere desprender de él, sabed que acepto regalos. 
Y esta ha sido una manera tan buena como cualquier otra de comenzar el año en este blog con el que colaboro desde hace casi 9 primaveras, que se dice pronto. 
 
Espero haberos entretenido un rato.
 
Up the Irons!
 
¡Feliz viernes! 
@KingPiltrafilla