Ir al contenido principal

"Green" - R.E.M. (1988)

A veces los discos llegan a ti de la manera más inesperada. Conseguí este vinilo de mis adorados R.E.M. hace más de una década. Paseaba por una de las calles del barrio de Sants en Barcelona, tal vez sería la calle Vallespir. No lo recuerdo bien. Pasé por delante de una tienda que parecía ser un anticuario, eso siendo benevolente, aunque el término trapero tampoco desentonaría. El caso es que en la misma puerta, apilotonados en una caja de naranjas, había diversos discos. Hasta ahí, nada nuevo. En anticuarios, tiendas de viejo o cualquiera de las múltiples tiendas de segunda mano que proliferan últimamente, es sencillo encontrar LPs amontonados de cualquier manera. El problema es que habitualmente hay mucha basura (lo cual da una muestra de qué clase de música se escucha por estos lares) y, en general, en unos estados de conservación pésimos.

Yo mismo he comprado mucho vinilo de segunda mano. De hecho, la mayoría del vinilo que compro es de segunda mano. Me gusta esa sensación de tener un objeto antiguo. Tal vez romanticismo, tal vez tontería. Qué sé yo. Pero amigos, intento filtrar. La carpeta puede tener polvo, ya la limpiaré, pero debe estar en un estado decente. Y el plástico, claro, tiene que estar digno. Está claro que algunas veces es difícil apreciar el estado del disco a simple vista, pero en otras ocasiones, se tratan de vender vinilos con unos rayajos que dan vergüenza. Y en un cuchitril de trastos de segunda mano, pase, pero en una feria de discos, eso es lamentable.

Pues bien, en aquella tienducha de la calle Vallespir había una copia del “Green” de R.E.M. en un perfecto estado de conservación, plástico y portada, por unos miserables tres euros. El mismo cartón que alojaba el disco estaba casi intacto. Pocos discos de segunda mano he encontrado así. Y del LP en sí, qué puedo decir. Una maravilla.

“Green” es el sexto disco de los R.E.M., que publicaron en 1988. Ha pasado mucho tiempo, y el estatus de R.E.M. ha pasado de mitos de underground a superventas y luego, a dinosaurios para acabar como un grupo que quizás tuvo su canto de cisne un poco tarde. Y me sigo encontrando mucha gente, dentro de la parroquia rockera, a quienes no les gusta nada la banda de Athens (Georgia).

Bueno, para mi gusto, los seis discos que grabaron entre 1986 y 1994 son imprescindibles (“Lifes Rich Pageant”, “Document”, “Green”, “Out Of Time”, “Automatic for the People”, “Monster”). En concreto, el “Green” que nos ocupa muestra a una banda asentada. Llevaban ya 5 LPs y se habían convertido en el secreto peor guardado (afortunadamente) del pop-rock underground estadounidense. En la referencia. Pero en ese 1988 cometieron un acto muy arriesgado, por aquél entonces, y para su situación: firmaron con una multinacional (Warner).

Green R.E.M. www.notasdekar.com
De lo mejorcito de los 80s!

Ya se sabe lo que ocurre en esos casos, que si ya no es lo mismo, que si se van a vender, que si patatín, que si patatán. Ocurre que R.E.M., además de hacer una música increíble, habían mantenido siempre una postura muy propia. Quizás algo seriotes, pero hay que considerar la frivolidad de gran parte del rock n’ roll en los 80s (y ojo, que no tengo problemas con ello). Además de su pose seria y algo “arty”, por si fuera poco, estaban abiertamente posicionados a nivel político, a la izquierda del Partido Demócrata (a quienes apoyaban) y claramente ecologistas.

Pues bien, esa primera grabación para Warner, “Green”, no afloja ni en calidad, ni en pose, ni en actitud política. Es más, quizás contiene alguna de las letras más explícitas de su carrera. Y lo importante, al menos siete de las diez canciones que contiene el trabajo son, directamente, clásicos de su discografía. La cara A abriendo con esas maravillas que son “Pop Song 89” y “Get Up”, con la canción de “Búscate La Vida” (divertidísima teleserie, pionera del humor absurdo y pasado de vueltas), que es “Stand” y con esa politizada “World Leader Pretend”. La cara B, a priori, sería más floja. Error. En realidad, requiere de más escuchas. Un tema como “Orange Crush” podría ser perfectamente un hit radiofónico. Y “Turn You Inside Out” justifica el LP.

Como solían hacer, pocas pistas en la portada y carpeta interior. Una pequeñísima foto de la banda (no es que fueran bellezas o lucieran modelitos impactantes). La letra de “World Leader Pretend”, solamente de esa canción, significativo. Pero en un tipo de letra pequeño y en blanco, que cueste de leer. Un diseño de portada poco definido. Así eran los R.E.M. de 1988, poco dados a poner las cosas fáciles. Las cosas cambiaron mucho para Michael Stipe, Peter Buck, Mike Mills y Bill Berry con la llegada de la siguiente década y los miles de discos vendidos. Ya quisieran, sin embargo, muchos grupos, tener una carrera la mitad de interesante que ellos. Y amigos, para los que no conozcáis a R.E.M. (y no, saber tararear “Man On The Moon” no cuenta), este LP, “Green”, puede ser una perfecta puerta de entrada.


PD: Parece ser que este año, que se conmemora el 25º aniversario del disco, habrá reedición, y todas esas chorradas. ¿Qué queréis que os diga? Yo estoy encantado con mi vieja edición en vinilo.

PD2: mi primer texto en este blog, y estoy muy contento por ello... que sea el primero pero no el último! Me podéis encontrar también en Twitter, @carloskarmolina

Comentarios

  1. Bienvenido al blog, siempre agradecemos gente nueva.
    Me llamarás blasfemo, pero nunca he escuchado este disco de REM; para mi REM siempre son "automatic, out of time, monster" y ya. Pero gracias a tu entrada ahora mismo lo remedio.
    Nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Otros crímenes...

Buenas Noches Rose - Buenas noches Rose (Madison, 1995/Sony, 2019).

  La portada del álbum ya anticipa qué hay dentro. Porque Buenas Noches Rose es, ante todo, un disco directo, revuelto y sudoroso, dominado por las guitarras expresivas de Alfredo Fernández «Alfa» (Le Punk) y Rubén Pozo (Pereza): buenos riffs, cambios de ritmo y algunos solos brillantes, sucias cuando la canción lo pide, limpias y emocionadas en otras ocasiones, sin virtuosismos innecesarios. Suma lo que cualquier disco de rock necesita: una pareja rítmica que meta fuerza y relleno, con Juan Pablo Otero «Juanpa» al bajo percutor y Roberto Aracil «Robe» manejando el tempo de la batería como si llevara cincuenta años en ello. Pero un álbum bueno necesita también mezclar esta inspiración instrumental con unas letras que cuajen y una interpretación vocal entregada. Y de ambas anda sobrado Jordi Skywalker. Parece nada del otro mundo, pero difícil de conseguir. Aquí encuentras mezcladas influencias nacionales, como Extremoduro, Rosendo y sus Leño o Burning, con otras sajonas, por ejemplo T

Varias - Ellas son eléctricas (2021 – Beat Generation)

11 hidden treasures compilation cronicling women’s presence in the underground Spanish Heavy Metal and Hard Rock scene from 1982 to 1991. No os preocupéis que no voy a escribir nada en inglés ni en ningún otro idioma ya que todas mis dotes de políglota empiezan y acaban en pedir una birra y dar las gracias por ello. Hoy os recomiendo un recopilatorio muy especial con una historia detrás de esas que a mí me encantan de  paleontoheavylogía  pura y dura.  Ellas son eléctricas , con el subtítulo de  Mujeres en el underground metálico español (82-91) , es el proyecto consistente en la edición de un vinilo y un documental, iniciado en 2018 por  Leo Cebrián , periodista, y  Paco Manjón , coleccionista compulsivo y militante metálico .  El objetivo, poner en valor el papel de la mujer en el rock nacional más duro.  El documental  se centra en las pioneras y sus bandas que sí consiguieron sacar sus trabajos al mercado, entre finales de los 70 y mediados de los 90, en forma de LP, cassette, EP,

Los Zigarros - A todo que sí (Universal, 2016)

  Hacía mucho que no me pasaba por aquí. Pensaba traer alguna obra maestra que me hiciese más fácil la vuelta al redil. Como me pasa siempre, me he quedado sin tiempo, por lo que voy a un “aquí te pillo aquí te mato” con algo que me resulte más rápido y directo. Nada más en consonancia con estos tíos. Además, aprovechando que el Pisuerga pasa por Pucela y que mañana me voy a verlos al concierto que dan en las fiestas de Aluche, os voy a dejar por estos lares el segundo disco de estos valencianos (aunque algún jefe lo tiene subido a su blog, en el FFVinilo sólo tenemos la entrada que hice de su tercer trabajo, aquí ). Bien, pues creo que esta vez voy a empezar por el final y dejar la conclusión antes de desgranar el contenido: el disco es lo que es, una ejercicio de chulería, desparpajo, macarrada   y socarronería. Es decir, lo mínimo que se le debe pedir al rock and roll clásico de toda la vida. Para pasarlo bien, coño. Y sí, te sonará a Stones, Status Quo, Burning , hasta Tequi

Faith no more – Album of the year (Music on vinyl – 2013)

Amigos, a los Faith no more los conocí con el fabuloso The real thing –de hecho, lo reseñé aquí mismo– y me convertí en fan con el no menos imprescindible Angel dust , que en mi opinión fue el cénit de su carrera. El irregular pero muy enérgico King for a day me gustó también mucho, aunque supuso un cambio de estilo en el sonido de la banda. Sin embargo, las críticas que leí de este Album of the year me echaron atrás a la hora de hacerme con el disco. Original de 1997, todo indicaba que estábamos ante los últimos coletazos de un grupo tocado de muerte a causa de diversos aspectos. Hartazgo, aburrimiento, mala relación entre los componentes... no sé la razón, quizás fue un poco de todo ello, pero –aunque no hicieron declaraciones en ese sentido– tenía la pinta de ser una obra de despedida. Mike Bordin pasó por la banda de Ozzy Osbourne , Billy Gould estuvo en Brujería , el hiperactivo Mike Patton