viernes, 4 de enero de 2019

Bruce Dickinson - The Chemical Wedding (1998 - Sanctuary 2017)


Para abrir bien el año 2019 quiero comenzar con mi última compra (en realidad un regalo, pero qué más da): la reedición en vinilo del álbum de Bruce Dickinson "The chemical wedding". La historia de la fuga de este cantante de Iron Maiden, la banda que le hizo famoso, acabó con Bruce formando tándem junto al guitarrista Roy Z, quien produjo cinco de sus seis trabajos en solitario. Después de unos años de jugar con los sonidos alternativos de los noventa, Bruce llamó a Adrian Smith, ex-colega de Maiden, para retomar la senda del heavy metal, pero desde una perspectiva actual (hablamos de la segunda mitad de los noventa). Tras un excelente "Accident of birth" llegaron a 1998 con la banda rodada en los escenarios y una idea: realizar un álbum duro, mezclando riffs, estribillos, arreglos, armonías clásicos con la particular idea metálica de Roy Z en el estudio. El resultado, este "The chemical wedding", uno de los mejores trabajos de Dickinson desde 1990, si no el mejor, aún a día de hoy. La mezcla de guitarras de Adrian y Roy, con estilos diferentes, y el trabajo rítmico de Eddie Casillas al bajo y David Ingraham a la batería consigue una colección de canciones tremenda.


La inicial King in crimson es la muestra perfecta, con su riff pesado, el excelente estribillo y el solo de Roy. Y a partir de ahí no hay desperdicio. El ritmo sincopado de The tower con otro gran puente-estribillo (muy Maiden, por cierto), la rudeza de Machine menKilling floor ("Satan has left his killing flor" canta), curiosamente las dos compuestas junto a Adrian, los más de ocho minutos de The book of Thel, con sus dos solos y el interludio con una gran línea de bajo, la fantástica Jerusalem, épica, con una de las mejores interpretaciones de Bruce (en años) y ese rollo Jethro en la melodía, el metal alternativo que se cuela en Trumpets of Jericho o la emotiva Gates of Urizen.


La edición reciente de la discografía en solitario de Bruce Dickinson en una caja llamada (qué original) "Soloworks 1990-2005" me ha permitido conseguir esta joya. Doble, carpeta gatefold, con las letras, los créditos, fotografías y un acabado excelente, con muy buen color y calidad. Los vinilos suenan muy bien, con buenos graves y la voz muy clara en el centro de la mezcla. Una gran obra en una gran edición, vaya.

Disfrutad del primer fin de semana del año.














9 comentarios:

  1. De Dickinson me compré los dos primeros en cedé pero no le seguí más la pista. Me resulta fácil de escuchar todo lo que hizo, como este que recomiendas e incluso cosas del denostado Skunkworks... pero se me hace extraño escucharlo con ese sonido algo alejado del de la Doncella, que es como me mola realmente Mr. Bruce Bruce. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este canta en algunas canciones de una forma similar a como lo haría en los siguientes discos de Iron Maiden. De todos modos, creo que este álbum, siendo excelente, no resiste la comparación con los clásicos de "la doncella", desde luego. Saludos.

      Eliminar
  2. Como para todo fan de Maiden, la salida de Dickinson fue un palo, pero a cambio ganamos unos cuantos álbumes buenísimos.
    Para mí, cualquier álbum de Dickinson es mejor que "The x factor" o "Virtual XI".
    Y me pasa lo mismo en el caso Halford- Judas Priest...
    Saludos
    @juanjorocks1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Para mí, cualquier álbum de Dickinson es mejor que The x factor o Virtual XI. Y me pasa lo mismo en el caso Halford- Judas Priest..."
      ¡Toma no!, ¿el agua moja?, pues eso.

      Eliminar
    2. Dickinson comenzó una carrera en solitario que si le hubiera reportado más éxito hubiera significado su no retorno a Iron Maiden. Las malas ventas de los de Harris y la querencia de Dickinson por volver a los estadios acabó con estos dos queriéndose de nuevo. En cualquier caso, un gran álbum. Saludos.

      Eliminar
  3. Aquí el señor Dickinson intentaba alejarse una vez más de su sonido de la Doncella, sin embargo el tiempo le pondría más adelante una vez más donde siempre ha molado. En ésta etapa igual le perdí la pista a Dickinson luego de sus dos primeros trabajos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues dale caña a este disco y al anterior, que no te arrepentirás. Saludos.

      Eliminar