viernes, 28 de abril de 2017

Vow Wow – III (Eastworld - 1986)


A estas alturas, supongo que la mayoria ya sabréis que pasé la Semana Santa en Japón. ¿Cómo, qué aún no habéis visto mi diario de viaje y las fotos?. En fin, no quisiera desviarme del tema. Pues bien, como imaginaréis, aproveché mi estancia allí para conseguir algunos vinilos que en nuestro país resultan imposible, complicado o caros de encontrar. Lo cierto es que, quitando tres de los que también pretendo dar cuenta aquí, el resto de los que me he traído son álbumes de grupos japoneses. Y en ese apartado, los que se han llevado la palma han sido Vow Wow

 

Algo desconocidos para el gran público, Vow Wow son –sobre todo en la segunda mitad de los 80– del todo imprescindibles y a la misma altura o quizás por encima de unos más célebres Loudness, mirad lo que os digo. Su origen lo encontramos a mediados de los 70 de la mano de su fundador Mitsuhiro Saito, guitarrista y cantante que fichó a Kyoiji Yamamoto como segundo guitarra y vocalista principal de la banda que por entonces se llamaba Bow Wow

 
 
 

Tras unos años adquiriendo fama en su país pero editando algunos álbumes irregulares, graban a principios de los 80 Warning from Stardust que los lanza al estrellato en Japón y les permite hacer una gira por la Gran Bretaña. Es entonces cuando Saito abandona el grupo y Yamamoto decide centrar la dirección musical en el hard rock melódico cambiando el nombre de la banda a Vow Wow, concentrándose en la guitarra solista, fichando para las labores vocales al genial Genki Hitomi y añadiendo a Rei Atsumi en los teclados, quienes junto al batería Toshihiro Niimi y el bajista Kenji Sano conformarán el line up clásico de la banda y el que grabará sus –en mi opinión– álbumes más característicos, hasta que el grupo decida establecerse en Inglaterra a finales de los 80 y Neil Murray tome el puesto de Sano


Hoy os hablo de III, su estupenda obra de 1986. Mi intención era hacerme con este disco –de hecho, es el primero que compré en ese paraíso llamado Disk Union– y Warning from stardust, que no encontré. Sin embargo, no pude resistirme a comprar los que en mi opinión forman parte del cuarteto de obras imprescindibles de estos japoneses: Beat of metal motion (Vap-1984), Cyclone (Eastworld-1985) –buenísimo, he estado a punto de escogerlo para hablaros de él– y V (Eastworld-1987), este ya con Murray al bajo. Por supuesto, todos ellos con su correspondiente obi y en perfecto estado.


Grabado en los Freedom studio y Music Inn Yamanakako studio de Tokyo con la misma banda y Tony Platt a la producción, III tiene una portada diseñada por Kyoiji Yamamoto y Yukio Maehara y el siguiente track list

A 
Go insane 
Shot in the dark 
Running wild 
Shock waves 
Doncha wanna cum (Hangar 15) 


B 
Nightless city 
Signs of the times 
Stay close tonight 
You got it made 
Pains of love 


Y si tengo que definir someramente los temas del disco os diré que Go insane es un trallazo con teclados, guitarras afiladas y la estupenda y carismática voz de Hitomi que sirve de carta de presentación a un estupendo álbum y de preámbulo a mi canción preferida del mismo, esa Shot in the dark, rápida, pegadiza, con su inconfundible riff de teclados y un trabajo de guitarras estupendo. Running wild es más hard rock de gran calidad con cierta inspiración zeppeliniana, algo que se respira por todo el disco. Unas notas al piano dan comienzo a Shock waves, una fantástica balada llena de sentimiento en la que Hitomi se erige en máximo protagonista. Y Doncha wanna cum es más hard rock de altura en el que destaca la pareja Hitomi/Yamamoto y donde el guitarrista nos regala otro estupendo solo. 


La segunda cara comienza con Nightless city, de la que se filmó incluso un vídeoclip y que es otra colección de guitarrazos de Yamamoto –aunque aquí arropado por los teclados de Atsumi– acompañados por la potencia vocal del bueno de Genki, otro temazo de mis favoritos del álbum. Y eso vale también para Signs of the times, un hard rock melódico de alto nivel, también entre mis preferidas del disco sin duda. La banda regresa a un sonido más crudo con Stay close tonight, al menos inicialmente, porque el estribillo es algo poppy. Claro que la potencia vocal de Hitomi y la maestría a la guitarra de Yamamoto lo convierten en un tema más que recomendable. 


Con You got it made y ese uso de teclados purplenianos, volvemos a disfrutar de una canción rapidita y hard rockera al máximo y con la sentida balada Pains of love, cargada de emoción en las voces y con unas guitarras de impresión, los Vow Wow ponen el punto final a un estupendo álbum que –si no lo habéis hecho ya– debéis conocer como al resto de trabajos de esta banda. Hacedme caso. 

Como muestra os adjunto unos cuantos clips





En fin, espero que os haya gustado la entrada. En quince días os contaré más de mis adquisiciones en Shibuya.
 
¡Feliz viernes! 
@KingPiltrafilla

4 comentarios:

  1. Semana Santa un año en Cuenca y otro en Japón, no paras tío. Seguro que lo has disfrutado a tope y más pillando unos cuantos vinilos para tu colección y más nipones que tienen unas ediciones de lujo. Del rock japones ni puñetera idea, algo de Loudness y alguna cosa más que has puesto en el blog. Estos Vow Wow se dejan oír por lo menos los temas de los vídeos. Habrá que esperar para más sorpresas... Sayounara King

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, Cuenca, Tokyo... la creme de la creme mundial jajajaja
      Si te gusta el hard rock y el rock melódico, no pierdas oportunidad de descubrir más de este grupo, sobre todo los álbumes que he mencionado. No son jebi patrio, pero han grabado en Ibiza, que ya es algo jeje. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Pues algo del viaje sí he visto por ahí je, je. Me apunto a estos tipos que conocía de nombre pero no he tenido el placer. Supongo que por el mito de ediciones especiales que siempre ha tenido el mercado japonés cada vez que veo esas letras en un vinilo me pongo pinocho. Saludos y abrazos.

      Eliminar
    3. A mi me pasa lo mismo, jejejeje. Un abrazo.

      Eliminar