viernes, 21 de octubre de 2016

Mercyful Fate - Melissa (RoadRunner Records, 1983, 1997)



Compré hace unos días unos cedés de King Diamond en una famosísima tienda de internet. Llevo dando vueltas al Maestro toda la semana y, cuando me acerqué a la "discoteque" y topé de lleno con este primer y genial álbum de Merciful Fate no lo dudé. Dos años lleva King sin aparecer por aquí y es uno de los pocos discos buenos de su discografía que quedan por revisarse, vaya, un fetiche de #FFvinilo. Y, sí, debería haberlo dejado para el próximo viernes, por eso del Día de Difuntos, el Halloween o lo que celebréis, pero me picaba hoy y aquí me rasco.
Así pues, traigo el debut del genio loco en una estupenda reedición de 1997 con
sus 180 gramos de vinilo, su etiqueta brillante, el encarte gordo con las letras y una preciosa portada, todo como nuevo. Suena terrible, como debe ser, y si el volumen lo revientas tiemblan los cristales con los bajos. Caña buena para un viernes noche (mejor si es día 13).
King Diamond es el responsable de las despreciables letras y Hank Shermann de la parte musical. King pone el falsete, Hank, junto a Michael Denner, se encarga de las guitarras, Timi Hansen al bajo y Kim Ruzz a la batería. Lo produjo Henrik Lund durante un caluroso mes de julio de 1983 en la
misma Copenague. El álbum lo publicó Road Runner en octubre del mismo año. 
De principio a fin Melissa es una joya de verdadero metal oscuro. Riff y melodía triunfan en Evil: un disco que comienza diciendo "Nací en un cementerio bajo el signo de la Luna, levantado de mi tumba por los muertos" deja claro hacia dónde nos lleva. Mis favoritas son la propia Melissa, los once minutos de Satans's fall y la mágica Into the coven. La letra de Black funeral, sin desperdicio: "Traed la caja negra al altar, ahora alzad vuestras manos y haced el signo, todos alabad a Satan, sí, alabad a Satán". 
Hay que tomárselo como lo que es, un entretenimiento, y disfrutar de ello.
En fin, un recuerdo a uno de los energúmenos maravillosos que nos han legado docenas de canciones imperdibles y han permitido que otros músicos, inspirados por ellos, nos regalaran cientos de momentos mágicos también.

Este fin de semana... al aquelarre...



4 comentarios:

  1. Los dos primeros de Mercyful los tengo pendientes, ¿quieres creerlo? Imperdonable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Total. Pues esta edición (tengo también el siguiente) está muy bien si la encuentras a buen precio. Ahorrando, king. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Doy fe de todo lo que dices sobre este álbum y sobre Kim. Sólo una puntalización, el "debut del genio loco" fue con una banda que el mismo fundó que se llamaba Black Rose. Luego pasó a otra banda que ahora no recuerdo como se llamaba para pasar de ahí a formar Mercyful. Uno que es documentalista jajaja Gran entrada. Por cierto desde 2007 no sabemos nada de él. Saludos master

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente como dices. Esa otra banda se llamaba Brats. Se lee precisamente en el encarte interior de este vinilo: "con la edición de Melissa la evolución musical de King Diamond estaba completa". Vamos, que de aquí para adelante cuenta como discografía, je, je. Un saludo, crack.

      Eliminar