jueves, 9 de mayo de 2013

Parálisis Permanente - El Acto (1982 - Tres Cipreses)


Mi época punki fue escasa pero intensa, consistiendo, básicamente, en unos fines de semana con cresta, un par de conciertos, imperdibles y el resto de accesorios, y pillarme lo que podía de los Pistols y de los Clash. Ni que decir tiene que desconocía por completo la escena punk nacional y, la verdad, tampoco hacía nada por encontrarla, hasta que un buen día, escuché no sé donde, una extraordinaria y muy personal versión en castellano de “Héroes” de Bowie.

Indagando un poco di con Parálisis Permanente una banda con una imagen siniestra y oscura, con un ex Pegamoide al mando, todo un descubrimiento que no decepcionó. Acababan de sacar al mercado “El Acto”, un álbum con un sonido punk denso e intenso, que me pareció distinto y auténtico, y que, sobre todo, venían a cumplimentar todo el heavy que nos metíamos por aquel entonces. Tardé poco en hacerme con el vinilo, de nuevo en esa tienda que hubo, durante poco tiempo y hace un mogollón de años, en la calle Mateo Miguel Ayllón de Cuenca. Creo recordar que se llamaba “Hidra”, aunque no lo tengo muy claro. Tenía una llamativa fachada pintada de un color morado-azulado y en el interior podíamos encontrar aquellos discos punk, R&R, hard o heavy, imposible de encontrar en el resto de establecimientos en los que se vendían discos en la ciudad (texto literalmente copiado de otro post ;D).





El disco, producido por la propia banda, con temas de Eduardo Benavente y Ana Curra, principalmente, y de Nacho Canut,  fue grabado en los estudios madrileños Doublewtronics en julio de 1982. Eduardo puso su inmenso talento, voz y  guitarra, Johnny (hermano de Nacho) a la batería, Rafa Balmaseda al bajo, y Ana, Pegamoide y pareja de Eduardo, a los teclados y palmito en las fotos de portada y contraportada.

Un álbum que engancha desde el principio: guitarras distorsionadas, base rítmica incansable, teclado con personalidad, voz y coros fascinantes, y textos oscuros cargados de perversiones, lujuria, pecado, dolor, vicio…

 
 
 
“Adictos a la lujuria”, “Te gustará”, “Héroes”, “Jugando a las cartas”, “El acto”, “Todo el mundo” “Tengo un pasajero” o la adaptación al castellano de “I wanna be your dog (Quiero ser tu perro)” de los Stooges, no te decepcionarán.

El próximo martes 14 de mayo harán treinta años de aquel fatídico accidente de tráfico que acabó con la vida de Eduardo, “un chico moreno muy blanco de piel” que le cantaba Ana en Seres Vacíos, y por ende con un grupo irrepetible que prometía y que por ello se ha convertido, a lo largo de los años, en una banda de culto. Desde aquí este humilde recuerdo.

Buen finde. Sed felices que esto son dos (o tres) días.




Temas

Esta Cara:
1. Adictos de la Lujuria
2. Vamos a Jugar
3. Te Gustará
4. Héroes
5. Tengo un Precio
6. Jugando a las Cartas

La otra cara:
7. El Acto
8. Esto No Es
9. Quiero Ser Tu Perro
10. Bacanal (instrumental)
11. Todo el Mundo
12. Tengo un Pasajero
13. Esa Extraña Sonrisa


 
 
 
 
 
 
 

6 comentarios:

  1. Cuantas veces he estado a punto de comprar este vinilo, y al final, por una cosa o por otra, todavía no lo tengo!! Gran disco!!

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 100% recomendable. Aún lo puedes pillar. Lo único que sea la primera edición. Ya sabes ... Saludos

      Eliminar
  2. Joder, quizás la estética es punk de aquella época, pero ese sonido con las guitarras y los teclados... póngale producción actual, letras en inglés y están más cerca de Ghost que de los Pistols.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que tiene razón. Es más cuestión de estética que de sonido. Quizás algunos temas sean punk pero la mayoría son más góticos o siniestros. Buena comparación con Ghost. En un par de semanas los estoy viendo.

      Eliminar
  3. Salvo excepciones, nunca me ha atraído el punk, la verdad, más que de soslayo y para fiestear. Yo quiero ver una foto con cresta.

    ResponderEliminar
  4. jajaja ójala tuviera una. No dudes que la hubiera puesto en el post jaja menudas pintas teníamos. Sobre todos las chicas. Salían tan modositas de casas y se cambiaban en el bar en que quedábamos y no veas la transformación. Menos mal que duró unos meses ;D

    ResponderEliminar