sábado, 14 de abril de 2018

Onslaught "The Force" 1986 (Under One Flag)




"La Fuerza" como concepto se ha utilizado no sólo en el ámbito científico para explicar cosas sino también en el ámbito cinematográfico y en el terreno musical de la misma manera. Por ello no es de extrañar que bandas de metal utilicen como parte del título de sus discos éste nombre. Bienvenidos a ésta entrada que rememora a una tremenda banda de los años '80s, llena de potencia y 100% "thrasherísima", un clásico de aquellos años en que Metallica, Slayer y Megadeth junto a Anthrax dominaban el mundo con el Thrash Metal.

"The Force" de la banda Onslaught salió publicado entre el 11 y 15 de mayo de 1986, la edición que tengo es de la Under One Flag (que siempre tiene ediciones sorprendentes de las bandas de aquellos años) es el segundo álbum de la banda originaria de Inglaterra, luego de un sorprendente debut con "Power From Hell" aquí lucen más técnicos y con mucho más madurez en la composición de las piezas. 

La banda estaba integrada por Sy Keeler en las vocales, Nige Rockett y Jase Stallard en las guitarras,
Paul Mahoney en el bajo y Steve Grice en las batería. El álbum fue producido por Dave Pine y mezclado por Roy Rowland. 

El track list del disco es el siguiente: 
Lado A
1. "Let There Be Death"
2. "Metal Forces"
3. "Fight with the Beast

Lado B
4. "Demoniac"
5. "Flame of the Antichrist"
6. "Contract in Blood"
7. "Thrash 'till the Death"



"Let There Be Death", el primer trallazo, el primer vomito de las tinieblas, nos hace temblar de gusto, y de buenas a primeras. Un riffeo martilleante, muy en el estilo del Thrash Metal, intenso y doloroso, enérgico y monumental, empieza a ganar ritmo, las guitarras, el bajo, los tambores y todo lo que se te ocurra. Un plato cocinado por dioses. No te podrás resistir al viaje mega-veloz que te ofrecen los británicos Onslaught. Cuerdas que chirrían, baterías lanzadas a por todas, con el vocalista Keeler genial, híbrido entre Tom Araya (Slayer) y Cronos (Venom), y una potencia fuera de serie, dantescamente atroz. Fijo que  a losVenom y Slayer, al oir el disquito del 86 seguramente les llamó la atención. Y no es para menos. Una mixtura tremebunda entre el jodido "Hell Awaits" y el "Welcome to Hell". Alucine de primera. Menuda joya nos hemos comido. 




Llega la hora de hermanar mundos. Heavy, Thrash, Speed, todo de golpe, todo a por ti. "Metal Forces" se dispara sola, tomando el control, saliendo del disco. Onslaught no están para tonterías lo dicho. Vienen a poseernos, a mantener alto el nivel de la ceremonia, su propia misa negra, su jodido Armageddon. Éste track te va a llamar la atención y ya estás dentro del pentagrama musical que representa Onslaught. 

Debe ser un himno si o si. Hablo de "Fight With the Beast" (otra onda Venom, hipervitaminada, grosera y rabiosa), "Demoniac" (con una intro genial, peliculera, y que acaba entregando más masacre, más muerte y destrucción) y "Flame of the Antichrist", que nace con ganas de ir poquito a poco, respirando, tomándose su tiempo para crecer, y mucho, para parecer una bestia de 18 metros de altura, demuestran que el título del disco viene como anillo al dedo a un trabajo como el que estamos viviendo.


En verdad se los recomiendo mucho éste disco porque seguramente que te pasará como a mí, que lo integraras a la lista de tus discos favoritos de metal de todos los tiempos. Que más puede pasar si haz pasado a la fuerza del lado oscuro de Onslaught. Feliz fin amigos. 



Aquí te dejo una muestra de éste potente disco para que te animes a comprarlo. 












2 comentarios:

  1. Qué bueno tenerte de vuelta por aquí de nuevo. Y con este trallazo. A la banda no la recuerdo, la verdad, pero gracias a tu explicación queda claro que son de escucha obligada. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Lo mismo digo, se te echaba de menos. A Onslaught los conocía de verlos en las revistas inglesas pero nunca llamaron mi atención hasta el aplastante Sounds of violence. Me apunto este The Force -ahora estoy con los Priest- para disfrutarlo más tarde. Un abrazo.

    ResponderEliminar