viernes, 20 de octubre de 2017

KISS - Crazy nights (Mercury 1987)




No tengo nunca claro qué vinilo traer cada viernes que me acerco por aquí y trato de huir de los habituales. Pero qué queréis, soy un adicto a KISS y se acaban de cumplir 30 añazos de la edición de Crazy Nights, seguramente el primer casé de la banda que adquirí junto a la de Creatures of the night (aunque no lo recuerdo bien). Así que vuelvo a engrosar la colección de vinilos del grupo en este insigne blog, 19 si no he contado mal, casi todos míos o de King Piltrafilla (por alusiones).

Los jefes del cotarro, Paul Stanley y Gene Simmons, decidieron escoger a Ron Nevison como productor para el que sería su decimotercer álbum de estudio. Supongo que buscaban un mediador en las tensiones del dúo y, a la vez, alguien que aportara un sonido distinto; no en vano Nevison había 
trabajado con UFO, MSG, Survivor y Led Zeppelin además de haber conseguido éxitos el año anterior con Ozzy Osbourne y Heart. Al final no quedaron muy contentos pero se tuvieron que tragar la producción: Stanley y Simmons siempre se han quejado del exceso de teclados, las guitarras sintetizadas y los arreglos de estudio que contiene el disco y de la mezcla final, falta de fuerza (según ellos). De entre las casi cincuenta canciones que presentaron a Ron al final entraron once, cuatro cantadas por Gene y siete por Paul.

En mi opinión este fue el álbum más Kulick (Bruce, guitarrista) de todos. Compone cuatro cortes en los que la guitarra (de época, cual guitar hero melenudo) es la protagonista. Especial mención a su trabajo en No, no, no y Hell or high water, con estupenda intro y uno de sus mejores solos. Eric Carr (batería) en cambio pasa más desapercibido, salvo en un par de cortes. A veces parece que suene la máquina. 

A pesar de las malas críticas que recibió y recibe este disco hay buenas canciones. Para mi gusto, la propia Crazy, crazy nights, Hell or high water, Turn on the night, Bang bang you o Thief in the night merecen la pena. Le tengo un poco de asquito a la mega balada Reason to live (me encanta el vídeo, donde, por cierto, Paul se enamoró de la modelo y casi le arruina la vida). Se me atraganta My way (a pesar de la melodía) y le tengo un poco de gato a When hour walls come down.

En cualquier caso, a celebrar los treinta años de este monumento a la comercialidad roquera de finales de los ochenta que se levantó más de un millón de copias en Yanquilandia y dejó una larga gira de la que poseo por ahí algún pirata (perdón, bootleg). Eran los años en los que la pista de "El Canci" (la discoteca heavy más de moda en Madrid) se llenaba de peludos al ritmo de Livin' on a prayer, The final countdown o la propia Crazy, crazy nights. Bueno, hasta que comenzaron a sonar en los programas y las radios poperas y entonces eras un blando y un no-heavy si te gustaban estos temas. Pero esa es otra historia viejuna.

La copia en vinilo es la original hispana de la época, sin letras ni créditos ni nada. Además tengo por aquí el cedé (re-edición) y la casé. Para friqui el menda.

Pasad buen fin de semana, gentuza, y dadle caña al buen rock and roll and metal.

KISS - Crazy, crazy nights


KISS - Turn on the night


KISS - Hell or high water


KISS - Reason to live


8 comentarios:

  1. Por alusiones jejeje. De acuerdo en todo contigo, excepto en lo de My way que a mi me encanta. Y es que siempre he sentido debilidad por los temas cantados por Mr. Stanley. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí la canción me gusta, la melodía, el estribillo, pero esos teclados me rechinan, ya ves. De todos modos, la meto en mis "recopilatorios con lo indispensable de Kiss" ochenteros, je, je. De vuelta esa felicitación.

      Eliminar
  2. Adict@s a los Kiss creo que somos tod@s. Gran disco y entrada. Saludos man

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí "semos" más de uno adictos a Kiss, desde luego. Gran disco no sé yo pero me gusta pincharlo de vez en cuando, desde luego. Saludos de vuelta, jefe.

      Eliminar
  3. No quisiera ser polémico pero le tengo una especial manía a los Kiss. No podría explicar muy bien porqué, pero es así. Sin embargo tengo gran cariño a este y al Revenge, ambos (en CD) me llegaron por el préstamo de el amigo de un amigo de un amigo y ya llevan como 20 años en discoteca.

    Mención especial para I´ll fight hell to hold you, me encanta y también a my way y Reason to live, para mí junto a la homónima las mejores.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual aprecias Reason to live porque no te gustan los Kiss, jeje. No eres polémico, que aquí estamos para divertirnos y lo que a uno le pone al otro le deja frío. La magia de la música. Te animaría a explorar la primera etapa de Kiss desde luego. Abrazo de vuelta, colega.

      Eliminar
  4. A mi también me gustan los KISS. Me ha molado mucho ese punto de revival macarrilla que le has dado recordando "la Canci"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que tengas buen gusto, yeah. Me encanta leer y contar historias viejunas. Me apunto lo de "revival macarrilla". Un abrazo.

      Eliminar