viernes, 4 de octubre de 2013

Marty Friedman – Dragon’s kiss (1988)


Y con este álbum me despido de la serie que humildemente he dedicado a –algunos de- los maestros de la guitarra de los 80. Sin embargo, ya que he seguido cierta cronología durante los últimos viernes, dejadme que os recuerde antes a otros de los lanzamientos de Shrapnel que irían tras el de Moore de la semana pasada, previos a este Dragon’s kiss. Me refiero concretamente a los fantásticos Out of the sun de Joey Tafolla –ya reseñado aquí-, otro de los vinilos en los que podemos encontrar al omnipresente MacAlpine, algo así como el pluriempleado de Shrapnel, y el no menos estupendo Street Lethal de los Racer X –también visto aquí- con los que se dio a conocer el fabuloso Paul Gilbert

Pero no perdamos el hilo, que a quien hay que dedicar la entrada de hoy es al norteamericano Marty Friedman. Para los más jóvenes, seguramente Marty será simplemente el segundo guitarra de la formación más exitosa de Megadeth. Sin embargo, nos encontramos ante uno de los más completos instrumentistas que a finales de los 80 pasaron por el sello de Mike Varney. Y es que Dragon’s kiss es el primer álbum en solitario de este músico de Maryland, pero un año antes ya había editado para Shrapnel una primera obra con Cacophony junto a su amigo Jason Becker –otro virtuoso de las seis cuerdas, ahora postrado en una silla de ruedas completamente inmóvil y comunicándose con el movimiento de los ojos, muy triste amigos-, quien colaboró en dos temas de este Dragon’s Kiss. Pero es que además, cuando en la mayoría de los instrumentistas de la escudería de Varney nos encontramos con músicos que inician su carrera, el caso de Friedman era distinto al tener ya varios vinilos en el mercado al frente de la banda Hawaii


Y si lo poco que pude escuchar de Cacophony en la radio no me convenció para hacerme con algo de ellos –aunque dada la época, lo más seguro es que no hubiese oído nada  en emisora alguna-, ignoro qué tema fue el que escuché o si se trató de la casualidad, pero algo me hizo ir a la tienda de discos y comprar este Dragon’s kiss en el que encontramos a Marty a la guitarra, bajo y sintetizadores con la colaboración de Deen Castronovo a la batería, su amigo Jason Becker a la guitarra en un par de temas y una tal Maija Laine –por entonces novia de Jason- al piano. Eso sí, con los años –tras escuchar el Speed Metal Symphony- he podido constatar que muchos de los riffs y armonías utilizados por Marty en el primer álbum de Cacophony, los desarrolló en esta opera prima en solitario. Grabado en los Prairie Sun Recording Studios y editado por Shrapnel Records, contó con la producción de Friedman y el ingeniero Dino Alden
La portada corrió a cargo de Pat Johnson y Dave Stephens Graphics, siendo el track list el siguiente: 

A 
Saturation point 
Dragon mistress 
Evil thrill 
Namida (tears) 

B 
Anvils 
Jewel 
Forbidden city 
Thunder march 

En fin, amigos del vinilo, que con este álbum pongo el punto final al mes largo dedicado a los héroes del shredding de finales de los 80. Por supuesto, los reseñados Malmsteen, Vai, Satriani, MacAlpine, Moore, Tafolla, Gilbert o Friedman no fueron los únicos abanderados de ese estilo. También estaban iniciando su carrera el ya mencionado Jason Becker o nombres quizás no tan conocidos como David Chastain, Michael Lee Firkins o Greg Howe pero de ninguno de ellos me compré vinilo alguno, condición del todo necesaria para poder hablar de ellos en este espacio. 

Os adjunto el disco enterito, aunque destaco entre todos los temas Saturation Point, Dragon mistress, Jewel y Forbidden City. Y como bonus, un tema titulado Escape the night del EP Loud, wild and heavy de su época en Hawaii

Feliz viernes! 

@KingPiltrafilla


3 comentarios:

  1. Tengo que reconocer que cierta envidia me corroe con su colección de super-guitarristas. De Friedman no tuve nunca nada (Megadeth a parte) hasta la venida de las descargas digitales. Buena serie ¿con qué nos va a sorprender ahora?

    ResponderEliminar
  2. Otro disco que no conocía! Muy grande esta serie de guitarristas, gracias por compartir su sabiduría con nosotros!

    ResponderEliminar