Ir al contenido principal

Disillusion – Loudness (1984)


Si no hace mucho os hablé de los Earthshaker, ese grupo japonés que descubrí gracias a Music For Nations, hoy os quiero dar a conocer Disillusion, el primer álbum que me compré de Loudness, otra banda nipona que también pude disfrutar gracias al mencionado sello discográfico británico. Los Loudness se habían formado en 1981 en Japón por el guitarrista Akira Takasaki y el batería –tristemente desaparecido a causa de un cáncer- Munetaka Higuchi. En 1983, mientras los citados Earthshaker se encerraban en un estudio de San Francisco apadrinados por Masa Itoh y Adrian Smith, Takasaki y sus compañeros se embarcaban en una gira por los Estados Unidos que tuvo una extensión hacia Europa que les brindó la oportunidad de grabar en SARM Studio de Londres el que sería su cuarto álbum, Disillusion, con producción de la propia banda y Julian Mendelsohn de ingeniero de sonido. 


Con un line-up que incluía –además de los mencionados Higuchi y Takasaki- al bajista Masayoshi Yamashita y al vocalista Minoru Niihara –que había formado parte de Earthshaker en sus inicios a finales de los 70-, Loudness lanzó este Disillusion a primeros de 1984 en Japón por Columbia, en Gran Bretaña por Music For Nations –que es la copia que tengo yo, identificada por el número de serie MFN22 con portada de Sohtaro Shiraisi- y en el resto de Europa por Roadrunner Records. El éxito fue tal, que en verano del mismo año se editó Disillusion (English Version) con nueva portada y el añadido de un tema instrumental. Debo deciros que a mi me gusta mucho más su Lightning Strikes del 86 –álbum con el que alcanzaron el estrellato a nivel internacional-, pero con este Disillusion es con el que les descubrí por lo que le tengo especial cariño. Además, puede decirse que en este álbum guardan aún la esencia del sonido nipón inicial, algo que en posteriores obras fue occidentalizándose hasta llegar a un –fallido en mi opinión- grado sumo de americanización con la inclusión como vocalista de Mike Vescera en el 88. 

El track list era el siguiente: 

A 
Crazy doctor 
Esper 
Butterfly 
Revelation 

B 
Exploder 
Dream fantasy 
Milky way 
Satisfaction guaranteed 
Ares lament 

De todos los temas, destacaría Dream fantasy, Esper, Satisfaction guaranteed, Crazy doctor, Ares lament y por supuesto la instrumental Exploder, una de las que convertiría en héroe de la guitarra a Akira Takasaki al que algunos llamaron el Eddie Van Halen nipón. 

Os acompaño los clips de las mencionadas Crazy doctor, Dream fantasy, Ares lament y Exploder





Feliz viernes. 

@KingPiltrafilla

Comentarios

  1. No deja de sorprenderno KingPiltrafilla una vez mas.

    Quien dirira que esto es una banda nipona.
    Está claro que no existen fronteras en esto del metal.
    y para que le llamasen el Eddie Van Halen nipon no trendria que ser manco.

    ResponderEliminar
  2. Le recomiendo que busque su discografía. De momento, el último clip es de la instrumental Exploder. Escuche y opine si Akira era manco. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. El ilustrador de la portada se llama Sohtaro Shiraishi. Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Otros crímenes...

Firehouse - Firehouse (CBS, 1990)

El pasado 5 de abril falleció el cantante de Firehouse, Carl Jeffrey Snare, por un fallo cardíaco en un proceso cancerígeno que le había llevado unos días antes a pasar por un quirófano. Además de ser un seguidor fiel de la banda, les he visto dos veces en directo; una de ellas la recuerdo con especial felicidad por lo que disfruté (tocaron junto a unos fantásticos TNT).  Casualmente, la semana pasada en este blog hablaba, en los comentarios de un post, del legado de algunos músicos más o menos desconocidos por el "gran público" comparándolo con otros del mismo o menor valor idolatrados, quienes reciben homenajes y se les dedican calles. Con esa reflexión me quedé enganchado. Al repasar la discografía de Firehouse, me di cuenta de algo obvio: existen músicos que han dejado un legado en nosotros. Da igual lo importante que sean más allá de nuestras orejas. Nos pertenecen. Y C. J. Snare es, para mí, uno de esos músicos. Desde este debut que hoy comparto su voz me ha acompañ

Scorpions – Love at first sting (Harvest-EMI, 1984)

Y si hace unas semanas os hablé aquí del inmenso 1984 de Van Halen , hoy toca comentar el no menos imprescindible Love at first sting de los alemanes Scorpions , otro que este año también celebra su 40º aniversario. La banda venía de una gira internacional presentando Blackout , el pedazo de disco que finalmente los había puesto en el mapa –yo mismo los descubrí gracias a él, os lo conté aquí – y tenían la misión de superarse, algo nada fácil no sólo en el aspecto creativo. Una de las razones era la mala relación entre el bajista Francis Buchholz y Dieter Dierks , dueño de su compañía de discos y productor del grupo desde 1975. Por eso, cuando la banda –que empezaba a tener dinerito del bueno– pidió grabar el nuevo álbum en un estudio que no fuese el del productor, Dierks se los llevó a los Polar studios de Estocolmo –exacto, los de Björn y Benny de ABBA – pero dejó en Hannover al bajista, contratando como músico d

CJ Ramone "Last Chance To dance" (2014)

En 1989 poco después de la publicación de   Brain Drain ,  Ramones  se encontraban en un momento de crisis interna. El bajista y principal compositor del grupo, el carismático  Dee Dee Ramone , abandonaba el combo definitivamente. Para cubrir su plaza  Johnny  reclutó al joven  Chris Ward , rebautizado para la ocasión como  CJ Ramone . Al principio, como es normal, costó que los fans del grupo lo aceptasen pero a lo largo de los siguientes siete años  CJ  llegó a tener un fuerte rol dentro del grupo, llegando a grabar hasta cuatro temas en  Adiós Amigos  (1995), el disco póstumo de  Ramones.

Carlos Santana - "Europa" (CBS, 1976)

Es imposible no identificar esta canción con solo escuchar las cinco primeras notas. A pesar de ser instrumental es tan conocida que cualquiera con un mínimo de cultura musical podría “ cantar ” y reconocer las notas iniciales ( tan-tan-na-na-na-nanananá-tanananá…. ). Y cualquiera con un mínimo de sensibilidad también notará cómo se le eriza el vello. Es una melodía que llega al alma, triste y melancólica, una guitarra que habla y llora, que nos cuenta una historia y, sin necesidad de palabras, solo con las notas de la guitarra es fácil de entender. Pero veamos qué hay detrás de ella. Vamos a desnudarla y a comprenderla.

Boikot - Los ojos de la calle (Discos Barrabás, 1990)

  Hay música que corresponde a un momento concreto de nuestra vida y que, por edad usualmente, por cuestiones personales a veces, queda ahí anclada, como un bonito recuerdo. Música a la que no suelo volver casi nunca. Y ese caso lo representa perfectamente el debut de Boikot. En el devenir de la cultura rock madrileña se conformó, en la segunda mitad de los ochenta, un grupo de bandas jóvenes con unas sonoridades muy particulares, emparejadas con eso del rock urbano, pero tintado de una manera particular en la que escuchábamos las raíces de Leño o Burning junto con ramalazos unas veces punk, otras más metaleras, otras más seventies, incluso algo de blues. Ahí puedes meter a Esturión, Casablanca, Porretas o los mismos Boikot.  En medio de ese “fregao” musical cobró protagonismo Mariano García, polémico personaje, especialmente en sus últimos años. Generó negocio, oportunidades y ayudó a crear y mantener “la escena” madrileña a través de varias salas (Canciller, Barrabás), su labor promo