viernes, 16 de junio de 2017

Soundgarden "Badmotorfinger" (1991)


El movimiento grunge, como suele pasar con todo aquello que marca tendencias en el mundo de la música,  fue cocinado desde alguna oficina de la otrora todopoderosa industria discográfica. Con el Nevermind de Nirvana, cómo demoledor ariete, pusieron etiqueta a un movimiento musical nacido en Seattle que iba mucho más allá del citado disco multi ventas. Y es que poco tenían que ver la vitalidad y fiereza de Louder Than Love de Soundgarden o la oscuridad del Dirt de Alice In Chains con Nevermind, sin duda un disco mucho más accesible y agradable para el oyente medio que los discos de Green River o Mudhoney.

Badmotorfinger, el tercer disco de Soundgarden, es uno de los mejores discos del mal llamado género grunge y que poco tiene que ver con el movimiento que Kobain puso de moda.
Hacía tiempo que quería dedicarle unas líneas, ya que es mi disco preferido de los de Seattle, pero nunca encontraba el momento. La inesperada muerte de Chris Cornell me ha empujado a hacerlo. Sirvan estas líneas de sentido homenaje a la que fuese una de las voces más portentosas de los 90s y que me acompañó durante toda mi adolescencia.




Recuerdo perfectamente el día en que descubrí a Soundgarden. Era a principios de los 90s, un domingo por la noche. Me preparaba para devorar una nueva edición del mítico Headbangers Ball de la MTV. En esa época la antena parabólica y el video VHS eran dos de los aparatos más preciados que había en casa de mis padres. Indispensables, vaya. Esa noche el programa se abría con un videoclip que no había visto antes pero, por si acaso, le di al botón de Rec. El adictivo riff me atrapó de inmediato y, cuando entró la voz, me voló la cabeza. El cantante parecía un hombre de las cavernas, con el torso desnudo y con una larga melena que le cubría la cara, aullando como un animal en celo. Outshined era el tema,  Soundgarden era la banda.

El tema formaba parte de Badmotorfinger, el tercer disco de Soundgarden. Un disco perfecto que, solo por los cuatro primeros cortes iniciales, ya serían suficientes para clasificarlo de imprescindible.

Rusty Cage, un acelerado tema que acaba con un fangoso tempo central digno de los Black Sabbath más clásicos, abre el disco de manera brillante. Años después, un crepuscular Johnny Cash, grabaría su particular versión del Rusty Cage en uno de sus míticos American Recordings. No es la única canción en la que se respira la eséncia de los riffs de Iommi:  New Damage es otro buen ejemplo. 


En Slaves & Bulldozers un riff denso y obsesivo deja rienda suelta a un Cornell desatado, que se desgañita con aquello de "Now I know why you've been shaking" mientras Thayil parece estrangular las cuerdas de su guitarra.
La exótica manera de tocar y entender la guitarra de Kim Tahyil forman, junto a la brillante voz de Cornell, los sellos más identificativos del sonido Soundgarden. El registro vocal de Cornell a lo largo del todo el disco no parece humano. Cornell se deja la garganta gritando, aullando, desgarrando en cada tema.

Matt Cameron a la batería (uno de los mejores músicos surgidos de esta escena) y el nuevo fichaje Ben Shepherd al bajo(que según Cornell insufló frescura a la banda, ya que colaboró arduamente en las tareas compositivas) formaban una unidad rítmica consistente y firme, capaces de los tempos sincopados más increíbles. 

Jesus Christ Pose es un buen ejemplo de esos imposibles ritmos sincopados. En esta canción cargan contra todas aquellas rockstars a las que les encanta adoptar esa pose calculadísima de mártires del rock. Curiosamente hubo gente que se indignó por la canción y su video, percibiéndolos como anti-cristianos. La banda recibió amenazas de muerte mientras estaba de gira por el Reino Unido presentando el álbum.

Con la hipnótica Mind Riot y Searching With My Good Eye Closed se adentran en campos más psicodélicos y oscuros, casi space rock, mientras que Face Pollution, Room A Thousand Years Wide (ese riff es puro heavy metal!!) y Drawning Files (con saxo incluido) son los temas más rabiosos del disco, con toques más heavies y cercanos al punk (influencia que no les era para nada ajena, sobretodo en sus primeros tiempos más underground).


Somewhere tiene una gran melodía, anticipo del tipo de temas que nos encontraríamos posteriormente en Superunknown (1994), su disco más popular.

Badmotorfinger es un disco que, a lo largo de todos las canciones, mantiene un alto nivel de intensidad.  Una intensidad que la banda fue perdiendo con posteriores discos, por no hablar de la carrera en solitario de Chris Cornell. Pero cuando a Cornell aún le quedaban muy lejos las colaboraciones con tipos como Timbaland grabó junto a Soundgarden unos discos en los que géneros como el hard rock, el hardcore, el punk y la psicodelia se daban la mano canalizándose de manera inteligente y personal a través del potencial de la banda.

Badmotorfinger tiene el honor de ser el primer disco que sentó las bases musicales de un género que no era nada nuevo, pero sonaba fresco y sincero…hasta que llegó Nevermind y arrasó con todo (incluyendo al mismísimo grunge)…pero eso ya es otra historia.





1 comentario:

  1. Pedazo de disco. Como dices, metieron en el mismo saco que fue denominado Grunge a bandas muy dispares, mis preferidos siempre serán Alice in Chains o los propios Soundgarden, Nirvana se me sigue haciendo muy difícil de tragar.

    Abrazo

    ResponderEliminar