jueves, 26 de enero de 2017

Spin Doctors "Pocket Full Of Kryptonite" (1991)


A principios de los 90s Spin Doctors consiguieron colar un par de temas en las radio fórmulas que, de tanto que llegaron a sonar, han obtenido la nada prestigiosa categoría de “canciones que por voluntad propia nunca escucharé”. Two Princes y Little Miss Can’t Be Wrong: dos temas de aires pop de estribillos tan adictivos como pegajosos con los que, en esa época, te topabas allá donde fueras!!. Pero sería injusto quedarse en la superficie y es que más allá de estos dos archiconocidos temas hay una gran banda.
Pocket Full Of Kryptonite es uno de esos discos cuya sombra es tan alargada que prácticamente todo el mundo los recuerda únicamente por este disco...o lo que es peor, por los dos dichosos temitas. 
Pese al aire pop de sus singles Spin Doctors son una jam band procedente de la escena newyorkina de clubs de finales de los 80s. Si bien es cierto que en estudio los temas suelen ser directos y concisos en directo los alargan con ricas improvisaciones instrumentales, disfrutando en extensas jams con impecables ejecuciones.



Spin Doctors siempre han vendido una imagen distendida y divertida. Desde el cachondo título del disco, haciendo referencia directa a los cómics de Superman, hasta las letras de sus canciones. Jimmy Olsen’s Blues es el divertido tema que abre el disco en el que Jimmy Olsen declara su amor por una Lois Lane locamente enamorada de Superman…por eso Olsen amenaza con quedar con el superhombre con sus bolsillos repletos de kryptonita.  

Pero tras esos desenfadados títulos el disco esconde verdaderas joyas. WhatTime Is It? y Come Off My Line tienen unas guitarras, unas líneas de bajo y una base rítmica irresistiblemente funkies. Esta última con sólo de armónica a cargo de John Popper (The Blues Traveler).

How Could You Want Him (When You Could Have Me) es otro gran tema pop lleno de ricos matices, guitarra slide y estribillo pegadizo mientras que Refrigerator Car es una verdadera gozada con un riff incendiario de guitarra a cargo de Eric Schenkman …y es que este hombre es una verdadera máquina a las seis cuerdas. El solo en este mismo tema es puro Hendrix mientras que Mark White, al bajo, se marca un solazo a ritmo de slap que resucitaría a un muerto.


Forty Or Fifity contiene unos deliciosos ramalazos jazzeros mientras que en Shinbone Alley/Hard To Exit ponen toda la carne en el asador demostrando lo de jam band. Más de doce minutos en el que la banda se suelta y juegan con los instrumentos. El bajo, junto a la colorida batería de Aaron Comes, dibuja un hipnótico colchón de intrincadas notas para que Eric Schenkman de rienda suelta a su genialidad con la guitarra. ¿Y qué decir de Chris Baron? Bueno, nunca me ha parecido un gran cantante, pero su voz siempre me ha transmitido muy buen rollo. ¿Cómo no puede caer simpático un tipo que parece salido directamente de las aventuras de Scooby Doo?


Cierto es que no les he seguido mucho la pista, pero continúan en activo y en 2013 se marcaron un disco bluesero (If The River Was Whiskey) muy recomendable. Tampoco suelen sonar habitualmente en mi equipo de música pero, cuando desempolvo este Pocket Full Of Kryptonite, siempre lo devoro de principio a fin. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario