viernes, 9 de marzo de 2018

Willy DeVille "Pistola" (2008)


El que sería el testamento musical de Willy DeVillePistola, se publicó el 5 de febrero de 2008, el día de Mardi Gras. No fue un hecho casual. Willy escogió ese día cómo deferencia hacia sus raíces musicales y hacia su amada New Orleans. Y es que en el disco encontramos, como ya nos tenía acostumbrados DeVille, un crisol de estilos que van desde el blues hasta el reggae, pasando por el sonido cajún, el folk, los ritmos latinos y, evidentemente, el rock…pero siempre con el espíritu del sonido New Orleans impregnando cada surco del disco.
Desde la potente foto de portada DeVille nos mira desafiante, con ese atisbo de condescendencia del que se sabe protagonista vencedor, curtido en mil batallas.
En Pistola nos vuele a contar esas duras historias de la calle, de desamor, de lucha, de supervivencia repletas de entrañables héroes cotidianos.
DeVille abre fuego con So So Real, un gran tema con aires al Dylan más eléctrico, en el que el protagonista reconoce que su música no puede dejar huella en el mundo, pero que no por ello dejará de hacerla. Toda una declaración de principios, vaya.


Been There Done That es un funk tan adictivo como los demonios de las adicciones del pasado a los que se enfrenta DeVille en este tema.

When I Get Home, al igual que I Remember The First Time, son temas melancólicamente bellos en los que DeVille pone toda su alma, con ese deje suyo tan apesadumbrado y romántico….porque DeVille es, quizás, el último gran romántico del rock.

Louise, una cover del cantautor americano Paul Siebel, suena a western crepuscular. No en vano DeVille buscaba para este disco un sonido cálido que, según sus propias palabras, “recordase a esas viejas películas del oeste”. Supongo que también por eso escogió el nombre de Pistola para dar título al álbum.

The Band Played On es todo un homenaje a esa New Orleans que él tanto amaba, elegantemente sazonado con aires cajún.
You Got The Whole World In Your Hands, junto a I'm Gonna Do Something The Devil Never Did son dos temas netamente blueseros en el que los espíritus de Muddy Waters y John Lee Hooker revolotean sin pudor alguno.

The Stars That Speak es un tema que podría resumir perfectamente toda la esencia y la personalidad de DeVille en forma de canción. Paseamos de su mano por un parque (en New York, Paris o Barcelona…qué más da!) descubriendo la creación de un artista de gran corazón, agrietado y roto una y otra vez.
Su característica voz desprende aquí, más que nunca, sabor a whisky mezclado con el humo de su eterno cigarrillo.


The Mountains Of Manhattan cierra el disco con el sonido de los tambores y la flauta de madera invocando a los indios nativos americanos.

Pistola es, en definitiva, un disco maduro en el que DeVille juega con todo esos estilos musicales con los que siempre disfrutó y en el que explora nuevos caminos. Uno disco que requiere de varias escuchas para ir (re)descubriendo, poco a poco, todos sus ricos matices.
Así que abrid uno de esos vinos, envejecidos en barrica, y degustadlo mientras la aguja del tocadiscos navega entre los surcos del último viaje de este bucanero del rock.

6 comentarios:

  1. Me apunto al vino y siempre a DeVille. Es uno de los artistas que más me gustan y admiro. Me ha gustado mucho lo del "último gran romántico del rock" creo que ha sido muy acertado.
    William Borsay mereció mucho más reconocimiento del que tuvo y siempre anheló como buen outsider. Un disco para escuchar una y otra vez.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! DeVille era muchas cosas...pero sobretodo un gran romántico y el romanticismo impregnó toda sus obras. Y si, mereció mucho más reconocimiento, pero ya sa sabe como funciona el mundo...Un saludo!!

      Eliminar
    2. Pues por gente como yo este tipo no es más conocido. Nunca me ha llamado la atención, la verdad, aunque no menosprecio su trabajo. Simplemente no lo conozco. Saludaco.

      Eliminar
  2. Yo le conocí como frontman de Mink DeVille y no me atrajeron demasiado. Nunca más le presté atención hasta que supe de su muerte y vi que tenía una legión de acérrimos seguidores. Me acabo de servir una copa de ron colombiano añejo y ya suena So so real. A ver qué tal.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo me he puesto el vino, vaya, como indica Mr. Rafa y también voy a darle al play. Hoy tengo cosas que escuchar por aquí. Saludos varios.

    ResponderEliminar
  4. Me quedé en algunas versiones... Me habéis dado envidia con las copas, me apunto ;D

    ResponderEliminar