viernes, 5 de febrero de 2016

HEIR APPARENT: “One Small Voice” (1989)




Sigo suscrito a una famosa publicación especializada en Hard Rock y Heavy Metal.
Hay todavía una especial sensación que se produce cada primero de mes cuando compruebo que el sobre ha llegado y asoma por el buzón. Será con el café de la tarde y música seleccionada cuando vaya ojeando página por página, pero lo primero que hago conforme entro por la puerta de casa es irme directo a las críticas y a lo que ellos denominan “Disco del Mes”.
Y es que va a hacer la friolera de 30 años que compro esta revista. Es la única que me ha ofrecido habitualmente garantías con esa veintena de críticas, bastante someras y directas, y que suelen dar con la clave del disco con un par de expresiones.





Una mezcla entre Queensrÿche y Rising Force” fueron las palabras escritas y “Crossing the border” la única canción que escuché en el programa de radio del mítico Carlos Pina (Panzer), para lanzarme a por este vinilo.
One Small Voice” es con seguridad uno de los discos más peculiares de mi discografía, así como la breve historia de esta banda de Metal Técnico americano.
Publicado por Metal Blade en los USA, Roadrunner en Europa y distribuido en España por DonostiRock, la edición que nos llegó era bastante espartana, sin letras ni artificios aunque lo compensaba con una espectacular portada muy elocuente que sigue poniendo los pelos de punta hoy en día.

Este fue el segundo y último disco de Heir Apparent que tuvieron la mala suerte de nacer en Seattle y publicar justo antes del ascenso brutal del Grunge y en el que por cierto no hay nada de Rising Force (un día malo para el crítico) y sí grandes influencias de Rÿche y Fates Warning.
 
No dispusieron de la producción inmaculada propia de sus coetáneos en este estilo musical y curiosamente el guitarrista Terry Gorle aparece en los créditos como artista invitado a pesar de ser un antiguo miembro del grupo. Pero con un excelente cantante, Steve Benito, un buen puñado de canciones oscuras y ciertamente emotivas, “Just imagine”, “Alone again”, “Decorated” y una peculiar versión metálica del “The sound of silence” de Simon & Garfunkel, que, según mi humilde opinión, supera con creces la última y exitosa versión realizada por Disturbed, convirtieron a “One Small Voice” en un disco de culto.

Os dejo que creo que ha llegado el cartero.


2 comentarios:

  1. Una de las cosas que más me gusta de participar en este blog es descubrir música nueva-vieja, grupos que pasaron desapercibidos para mí en otras décadas y que tengo la oportunidad de conocer por aquí. Ni idea de esta gente. Ahora mismo me pongo al día. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que hay tanto por escuchar y tan poco tiempo, que no damos abasto. Yo aún tengo que agradecerte el descubrimiento de los inclasificables BARONESS. Un saludo a todos!

    ResponderEliminar