viernes, 8 de enero de 2016

Motörhead - "Motörhead" (1977)


Cuando Lemmy Kilmister escribió la canción Motörhead para Hawkwind no se podía ni imaginar que ese tema, que el definió años más tarde como "sólo otra canción", llegaría a convertirse en la canción más importante que escribiría jamás. Motörhead dio nombre al proyecto de su vida. Un monstruo que fue y es el epítome de la filosofía de vida de Lemmy: sexo, drogas y Rock'n'Roll a todo volumen. 
Tras ser expulsado de HawkwindLemmy tardó poco en poner en marcha su nueva banda. Bastard fue el nombre que propuso pero un colega le sugirió escoger un nombre más, digamos, políticamente correcto. Lemmy se decantó por Motörhead, título del último tema que compuso para sus ex colegas de Hawkwind. En palabras del propio Lemmy la canción se adaptaba perfectamente a la música que quería para su banda: "fuerte, rápido, estridente, arrogante, paranoico, rock'n'roll a velocidad monstruosa”. El tema se convirtió rápidamente en el himno del grupo.

Motörhead es el disco de debut oficial del grupo pero poco antes, bajo el sello United Artistas, ya habían grabado su primer disco On Parole. La discográfica se quedó con los derechos del disco y se negó a publicarlo, alegando que dudaban de su viabilidad comercial. No fue hasta 1979 que United Artists lo editó aprovechando el éxito que la banda estaba cosechando con OverkillAce Of Spades y Bomber.

United Artists no se lo puso fácil a Lemmy y compañía. Finalmente, tras hacerles pasar duras penurias, les dejaron el camino libre y consiguieron entrar a grabar con Chiswick Records
En apenas 48 grabaron más de 11 temas de los cuales 8 se incluyeron en este homónimo álbum de debut. Esta vez sí que Motörhead, ya con Philthy "Animal" Taylor a la batería y "Fast" Eddie Clarke a las guitarras, consiguieron editar su primer disco.La mayoría de las canciones se incluían ya en On Parole más alguna nueva composición como Keep Us On The Road y White Line Fever. En este debut se mezclan ramalazos de rock psicodélico (remanentes de Hawkwind como The Watcher), rock'n'roll crudo (brutal versión del Train Keept A Rolin') con riffs de marcada base blues salvaje y polvoriento (Iron Horse/Born to Lose, Lost Johnny).Todo ello aderezado con la sonoridad y actitud propias del movimiento punk


La amenazante criatura de la portada, una primeriza versión de Snaggletooth, es a día de hoy el emblema-mascota del grupo. Fue el ilustrador Joe Petagno quien ideó este feroz cráneo mezcla de jabalí, gorila y perro que entusiasmó a Lemmy.

Un debut muy sólido que, aunque aún no es 100% Motörhead, sí que marca las bases de las que serán las señas de identidad de estos tres forajidos: la aguardentosa voz de Lemmy, la acelerada guitarra de Eddie y la aplastante base rítmica formada por la poderosa batería de Philthy y el atronador bajo de Lemmy.
Nunca antes el rock'n'roll había sonado así de rápido, sucio y peligroso. 

Lo mejor estaba aún por llegar. Apenas un años después publicarían Overkill y, tras éste, un seguido de grandes discos y giras que encumbraron a Motörhead y a Lemmy como la leyenda que son a día de hoy.


Gracias Lemmy, gracias Philthy, gracias a toda la familia Motörhead por 40 años de Rock'n'Roll. Que la música no pare.

1 comentario:

  1. Lo mejor estaba aún por llegar... Buena entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar