viernes, 25 de abril de 2014

Chickenfoot "III" (2011)

Chickenfoot es otro de esos polémicos “súper grupos” en los que se juntan una serie de grandes músicos entre los que no siempre ha de surgir la magia. En el caso de Chickenfoot magia no sé si surge, pero divertirse seguro que se divierten. Si una cosa tiene el bueno de Sammy Hagar es que contagia su optimismo en todo lo que hace…y mucha diversión es lo que desprende este disco.

Para muestra el original artwork y las fotos que lo acompañan. Si en el primer disco optaron por un material térmico que cambiaba de color según la temperatura ambiente, para este segundo disco han optado por el mítico efecto kitsch de 3D con gafas bicolor incluidas. Un efecto muy logrado y que da bastante entretenimiento mientras se escucha el disco (imprescindible, en este caso, la versión vinilo). Se trata de una edición muy cuidada ya que además el vinilo esta coloreado en azul. Otra muestra del tono desenfadado del grupo es titular III a éste, su segundo disco.


El grupo lo componen Sammy Hagar a las voces y guitarras rítmicas, Joe Satriani a las guitarras y teclados, Michael Anthony al bajo y coros y Chad Smith a la batería. Realmente un súper grupo. En cuanto a lo musical es un disco muy disfrutable y con grandes canciones, que van ganando con cada escucha. En conjunto el grupo suena muy compacto, con claras influéncias de hard rock 70s. Pero, sobretodo, suena a Sammy Hagar y a los Van Halen de la época en que éste estuvo al frente de la banda. Michael Anthony siempre fue una pieza clave en el universo Van Halen, sobretodo, por sus coros marca indeleble de la casa. En este disco hace un gran trabajo, para muestra la genial Alright Alright, donde los coros de Michael recuerdan mucho a su trabajo en Van HalenJoe Satriani pone su guitarra a disposición de las canciones y no al revés, como a veces puede suceder cuando este tipo de virtuosos se juntan con otros músicos. En todo momento Satriani está muy comedido y sólo coge verdadero protagonismo cuando llega el momento de los solos, que están muy trabajados Up Next, Dubai Blues o Different Devil son buenos. Chad Smith es la cuarta pieza del grupo y su trabajo a la batería, como no podía ser menos, es muy bueno.


Todo y el optimismo y buen rollo que desprende todo el disco en general hay algún tema realmente duro y crítico, como Three And A Half Letters, donde el grupo critica duramente al gobierno americano y la pobreza que sufren algunos de sus ciudadanos. Eso sí, se olvidan rápidamente de los problemas sociales con la vacilona e irresistible Big FootCome Closer es la gran power balad del disco, que podría haber sido grabada perfectamente en los 80 sin ningún tipo de problema. De nuevo escueto pero sentido solo de Satriani
El disco lo cierra Something Goes Wrong, un medio tiempo realmente inspirado, una muestra más de la buena química entre los músicos. Muy destacable el exquisito solo de Satriani sobre unos delicados y geniales coros.

Este segundo trabajo de Chickenfoot es, en mi opinión, un tanto superior a su debut de 2009. Como siempre pasa en este tipo de proyectos nadie sabe si durarán mucho o tendrán una vida efímera. De hecho Chad Smith ha sido substituido en directo por Kenny Aronoff debido a los compromisos de Chad con su banda madre, The Red Hot Chili Peppers.

Espero que dure lo suficiente como para poder disfrutar algún día de su directo, que debe ser realmente espectacular.



4 comentarios:

  1. Al principio me defraudaron un poco con el primer lanzamiento, esperaba más de una superbanda con Joe Satriani, Sammy Haggar y Chad Smith, pero estoy de acuerdo en que este es mejor que el primero, aunque hay que escuchar varias veces el disco para empezar a apreciarlo.

    ResponderEliminar
  2. Pues si...estamos totalmente de acuerdo. Un saludo!!

    ResponderEliminar
  3. La verdad, el vinilo es muy guapo, un artwork muy pensado. En lo musical, no me han calado, aunque coincido que este mejoró a su predecesor. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Escuché el primero por encima y no terminó de engancharme, quizás merecen otra oportunidad. Eso sí, el vinilo es una pasada!

    ResponderEliminar