viernes, 17 de mayo de 2013

Van Halen - I - 1978




He elegido hoy este vinilo no por su contenido musical, si no por tres razones sentimentales.

La primera tiene que ver con su compra. Yo comencé a ser "independiente" con el dinero (es decir, a tener dinero sin justificar en qué me lo gastaba) en la segunda mitad de los ochenta. Mis adquisiciones musicales anteriores estaban supeditadas al beneplácito paterno o a los regalos de fechas señaladas. En mi familia siempre ha habido mucha afición por la música (géneros ajenos a mis gustos actuales, por cierto) y no les importaba soltar unas pelillas de vez en cuando, así que aprovechaba las compras en centros comerciales para agenciarme alguna cosilla. Recuerdo perfectamente la cara de mi padre, a principios del 85, cuando aparecí en una mano con este vinilo y en la otra con el Love at first sting. ¿Cuál te gusta más?, pregunté. Ganó Van Halen por la pegatina de 600 pesetas. Así que, gracias a su precio, este vinilo acabó en mi, entonces, iniciática colección de vinilos.

La segunda razón es sencilla de entender: este fue, realmente, el primer vinilo que compré de Van Halen. Yo tenía desde hacía unas semanas una casé de 90 minutos (TDK creo) con lo que cabía del 1984 en la cara A y del Diver Down en la cara B. Casi nada. La aparición de Van Halen I fue una señal, seguro.


La tercera razón sentimental por la que he elegido este vinilo es por su ínfima calidad. No se me enfade nadie, no hablo de la música, si no del vinilo en sí. La reedición española de 1984. Para empezar, esa pegatina horrorosa del precio; ¿se le habrán caído las manos a quien la pegó? Como si hubieran escupido en la portada. Después la impresión y el cartón: hasta que no vi una edición original (americana) no me di cuenta: como si la hubiera hecho con la impresora de mi casa. Y el vinilo, se dobla con mirarlo. Ni letras, ni fotos interiores... Y lo peor está en las galletas.


¿No conocéis la canción Bruption de Van Halen? Yo la tengo en esta edición. Y Atomic Funk, que es mucho mejor que la otra, Atomic Punk. Y si puedo luego os subo One Fire, la precuela de On Fire. Casi que se perdona Ain't talking abaut love...

En definitiva, una desastrosa edición, tan mala que le tengo cariño, y que no he sustituido nunca por otro vinilo (compré el cedé hace unos años).

¿La música? Ah, bueno, creo que ya la conocéis todos, pero, por si acaso, aquí va.


Pasad un buen fin de semana... ¡¡¡roqueando!!!




3 comentarios:

  1. Jajaja, ¡yo también tengo Bruption, Atomic Funk...! Seguro que en los States vale una pasata.

    PD Casi lo acierto, ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, casi lo acierta, pero tampoco era difícil :D A veces piezas como esta valen más dinero hoy en día que otros de los que me siento orgulloso.

      Eliminar
  2. Jajaja, que manera de joder la portada de un álbum! En España somos así.

    Saludos

    ResponderEliminar