Ir al contenido principal

Dokken – Unchain the night (1985)


Amigos del vinilo, este viernes me permitiréis que evoque tiempos pasados desde este espacio para amantes del rock en general y la música en particular. Corría el verano del 86, Costa Brava, calor húmedo, sábado después de toda una mañana en la playa mirando tetas, momento siesta después de comer, estado de sopor envuelto en una dulce somnolencia, el canto de los pajarillos entrando por la ventana abierta, los rayos de sol de la tarde bañando mis piernas desnudas, en la radio el programa de Jordi Tardá... y empieza a sonar The hunter. Sí, la verdad es que han pasado años –muuchos-, pero hay cosas que nos marcan. Así es, no tengo ni idea de lo que hacía cuando Franco murió, ni cuando Tejero asaltó el congreso, ni cuando la selección española de fútbol goleó a la de Malta, pero nunca podré olvidar el momento en el que Dokken llegaron a mi vida. Tras las vacaciones llegó a mi tocadiscos el Under lock and key completo, y posteriormente –antes de que mi hermana me regalase un día de Reyes el Back for the attack- conseguí el Tooth and Nail (los tres llegaron al estatus de Platino, y en mi opinión son la Santísima Trinidad de los álbumes de esta banda). Y no, nunca conseguí el Breaking the chains, aunque –por suerte en aspectos como este- la era internet acabó llegando a las vidas de todos nosotros. 


Under lock and key es un álbum impresionante en el que, además de la poderosa base rítmica y coros de Mick Brown y Jeff Pilson, la inconfundible voz nasal de Don Dokken y la excelsa guitarra de un George Lynch tocado por la mano de Dios, sin duda tuvo mucho que ver el mago de los controles Michael Wagener pero también Neil Kernon, quien –de hecho- produjo en solitario el siguiente álbum del grupo. Under lock and key fue editado por Elektra Records y llegó al número 32 en la lista Billboard alcanzando la certificación de platino –más de un millón de copias vendidas en los USA- con el siguiente track list

A 
Unchain the night 
The hunter 
In my dreams 
Slippin’ away 
Lightnin’ strikes 

B 
It’s not love 
Jaded heart 
Don’t lie to me 
Will the sun rise 
Til the livin’ end 

Grabado en los Amigo Studios –habitual centro de operaciones de Wagener- y los Total Access Recording Studios –que quedaban a poca distancia de la casa de Don- y con portada de Mark Weiss –a quién casualmente sigo en Twitter-, este disco siempre ocupará en mi corazón un lugar privilegiado. 

En cuanto a los temas, Unchain the night, In my dreams, It’s not love, Jaded heart o Will the sun rise son –en mi opinión- las mejores de todo el disco. Sin embargo no puedo negar que esta banda me robó el corazón por lo que os adjunto una completa selección de clips de los temas del álbum, nada menos que los vídeos de Unchain the night, The hunter, In my dreams, la rápida Lightnin’ strikes again, It’s not love –genial, ¿os imagináis ir por la calle y cruzarse con un traíler, los Dokken en el remolque haciendo posturitas y esta canción sonando a todo trapo por los altavoces?-, la preciosa balada Jaded heart, y el medio tiempo Will the sun rise. Espero que os gusten.









Feliz viernes. 

@KingPiltrafilla

Comentarios

  1. "calor húmedo, sábado después de toda una mañana en la playa mirando tetas,..., los rayos de sol de la tarde bañando mis piernas desnudas..." ibas bien, pero de pronto aparece la voz del Tardá...

    Ejemmmm... ¿te has inspirado en la nueva literatura para mujeres como la famosa "50 sombras de Grey"? es broma claro, pero lo parece!!
    jajaja.

    ResponderEliminar
  2. Ja ja ja, no, que va... lo que pasa es que aquellas tardes de verano iba bastante salido. Tenía que recoger con palabras aquel ambiente, y veo que lo he conseguido je je. Pues bien, en esas que escuché The hunter, ¿cómo no me iba a marcar?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Lo tuyo fue amor a la primera escucha, je, je. ¡Qué cierto! Aquella música que en la adolescencia nos llegó se queda para siempre dentro, tiene un valor especial. Incluso aunque con los años nos demos cuenta que era (o es) un truño. Y no hablo de Dokken, claro. Genial entrada para un álbum imprescindible.

    ResponderEliminar
  4. Je, chicas y rock, sólo faltaban motos y coches y la combinación perfecta. ;-)
    Donde se pongan estos vídeos que se quite lo demás.
    ¡A rockear!

    ResponderEliminar
  5. Excelente disco! mucho Power, esto es rock & roll!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Otros crímenes...

Firehouse - Firehouse (CBS, 1990)

El pasado 5 de abril falleció el cantante de Firehouse, Carl Jeffrey Snare, por un fallo cardíaco en un proceso cancerígeno que le había llevado unos días antes a pasar por un quirófano. Además de ser un seguidor fiel de la banda, les he visto dos veces en directo; una de ellas la recuerdo con especial felicidad por lo que disfruté (tocaron junto a unos fantásticos TNT).  Casualmente, la semana pasada en este blog hablaba, en los comentarios de un post, del legado de algunos músicos más o menos desconocidos por el "gran público" comparándolo con otros del mismo o menor valor idolatrados, quienes reciben homenajes y se les dedican calles. Con esa reflexión me quedé enganchado. Al repasar la discografía de Firehouse, me di cuenta de algo obvio: existen músicos que han dejado un legado en nosotros. Da igual lo importante que sean más allá de nuestras orejas. Nos pertenecen. Y C. J. Snare es, para mí, uno de esos músicos. Desde este debut que hoy comparto su voz me ha acompañ

Scorpions – Love at first sting (Harvest-EMI, 1984)

Y si hace unas semanas os hablé aquí del inmenso 1984 de Van Halen , hoy toca comentar el no menos imprescindible Love at first sting de los alemanes Scorpions , otro que este año también celebra su 40º aniversario. La banda venía de una gira internacional presentando Blackout , el pedazo de disco que finalmente los había puesto en el mapa –yo mismo los descubrí gracias a él, os lo conté aquí – y tenían la misión de superarse, algo nada fácil no sólo en el aspecto creativo. Una de las razones era la mala relación entre el bajista Francis Buchholz y Dieter Dierks , dueño de su compañía de discos y productor del grupo desde 1975. Por eso, cuando la banda –que empezaba a tener dinerito del bueno– pidió grabar el nuevo álbum en un estudio que no fuese el del productor, Dierks se los llevó a los Polar studios de Estocolmo –exacto, los de Björn y Benny de ABBA – pero dejó en Hannover al bajista, contratando como músico d

CJ Ramone "Last Chance To dance" (2014)

En 1989 poco después de la publicación de   Brain Drain ,  Ramones  se encontraban en un momento de crisis interna. El bajista y principal compositor del grupo, el carismático  Dee Dee Ramone , abandonaba el combo definitivamente. Para cubrir su plaza  Johnny  reclutó al joven  Chris Ward , rebautizado para la ocasión como  CJ Ramone . Al principio, como es normal, costó que los fans del grupo lo aceptasen pero a lo largo de los siguientes siete años  CJ  llegó a tener un fuerte rol dentro del grupo, llegando a grabar hasta cuatro temas en  Adiós Amigos  (1995), el disco póstumo de  Ramones.

Carlos Santana - "Europa" (CBS, 1976)

Es imposible no identificar esta canción con solo escuchar las cinco primeras notas. A pesar de ser instrumental es tan conocida que cualquiera con un mínimo de cultura musical podría “ cantar ” y reconocer las notas iniciales ( tan-tan-na-na-na-nanananá-tanananá…. ). Y cualquiera con un mínimo de sensibilidad también notará cómo se le eriza el vello. Es una melodía que llega al alma, triste y melancólica, una guitarra que habla y llora, que nos cuenta una historia y, sin necesidad de palabras, solo con las notas de la guitarra es fácil de entender. Pero veamos qué hay detrás de ella. Vamos a desnudarla y a comprenderla.

Boikot - Los ojos de la calle (Discos Barrabás, 1990)

  Hay música que corresponde a un momento concreto de nuestra vida y que, por edad usualmente, por cuestiones personales a veces, queda ahí anclada, como un bonito recuerdo. Música a la que no suelo volver casi nunca. Y ese caso lo representa perfectamente el debut de Boikot. En el devenir de la cultura rock madrileña se conformó, en la segunda mitad de los ochenta, un grupo de bandas jóvenes con unas sonoridades muy particulares, emparejadas con eso del rock urbano, pero tintado de una manera particular en la que escuchábamos las raíces de Leño o Burning junto con ramalazos unas veces punk, otras más metaleras, otras más seventies, incluso algo de blues. Ahí puedes meter a Esturión, Casablanca, Porretas o los mismos Boikot.  En medio de ese “fregao” musical cobró protagonismo Mariano García, polémico personaje, especialmente en sus últimos años. Generó negocio, oportunidades y ayudó a crear y mantener “la escena” madrileña a través de varias salas (Canciller, Barrabás), su labor promo