Ir al contenido principal

M.A.R.S. – Project: Driver (1986)


Hola amigos del vinilo, hoy os quiero hablar de un fantástico álbum de los 80, con una base rítmica de impresionante calidad, un vocalista melódico de poderosa garganta, un virtuoso a las teclas y las seis cuerdas y una producción ochentera impecable. En mi oponión, el productor Mike Varney -mandamás de Shrapnel Records- y su ingeniero Steve Fontano consiguieron con este Project: Driver una obra maestra difícil de clasificar, en la que hard rock melódico fusionado con metal neoclásico se daban la mano.

Así, reunió al vocalista Rob Rock, a Tony Macalpine –uno de los guitarristas de su escudería que en ese momento ya tenía en el mercado su Edge of Insanity-, al batería Tommy Aldridge –que había estado con Ozzy Osbourne y después de este álbum se uniría a Whitesnake- y al bajista cubano Rudy Sarzo, que además de formar parte de Quiot Riot, había coincidido con Aldridge como bajista de gira de Ozzy Osbourne y que –como el batería- tras este proyecto también sería reclutado por David Coverdale. Una gran familia, vamos. 


Grabado en los estudios preferidos de Varney –los Prairie Sun de Cotati, en el californiano condado de Sonoma-, el vinilo tenía una fea portada hecha con aerógrafo por Guy Aitchison, un tipo que en la actualidad es un renombrado tatuador pero que a principios de los 80 era el joven diseñador de las portadas habitual de Sharpnel Records para artistas como David T. Chastain o Vinnie Moore.

El song list era:

Cara A
Nations on fire
Writings on the wall
Stand up and fight
Nostradamus

Cara B
Unknown survivor
Fantasy
Slave to my touch
I can see it in your eyes
You and I

...y de entre todas ellas, destacaría Slave to my touch, I can see it in your eyes, You and I –en ese momento atravesaba un momento sentimentalmente convulso en el que esta canción me emocionaba especialmente-, Nostradamus o este Fantasy del que os acompaño el vídeo.


Sin duda, un álbum enorme.

@KingPiltrafilla

Comentarios

Otros crímenes...

Firehouse - Firehouse (CBS, 1990)

El pasado 5 de abril falleció el cantante de Firehouse, Carl Jeffrey Snare, por un fallo cardíaco en un proceso cancerígeno que le había llevado unos días antes a pasar por un quirófano. Además de ser un seguidor fiel de la banda, les he visto dos veces en directo; una de ellas la recuerdo con especial felicidad por lo que disfruté (tocaron junto a unos fantásticos TNT).  Casualmente, la semana pasada en este blog hablaba, en los comentarios de un post, del legado de algunos músicos más o menos desconocidos por el "gran público" comparándolo con otros del mismo o menor valor idolatrados, quienes reciben homenajes y se les dedican calles. Con esa reflexión me quedé enganchado. Al repasar la discografía de Firehouse, me di cuenta de algo obvio: existen músicos que han dejado un legado en nosotros. Da igual lo importante que sean más allá de nuestras orejas. Nos pertenecen. Y C. J. Snare es, para mí, uno de esos músicos. Desde este debut que hoy comparto su voz me ha acompañ

Scorpions – Love at first sting (Harvest-EMI, 1984)

Y si hace unas semanas os hablé aquí del inmenso 1984 de Van Halen , hoy toca comentar el no menos imprescindible Love at first sting de los alemanes Scorpions , otro que este año también celebra su 40º aniversario. La banda venía de una gira internacional presentando Blackout , el pedazo de disco que finalmente los había puesto en el mapa –yo mismo los descubrí gracias a él, os lo conté aquí – y tenían la misión de superarse, algo nada fácil no sólo en el aspecto creativo. Una de las razones era la mala relación entre el bajista Francis Buchholz y Dieter Dierks , dueño de su compañía de discos y productor del grupo desde 1975. Por eso, cuando la banda –que empezaba a tener dinerito del bueno– pidió grabar el nuevo álbum en un estudio que no fuese el del productor, Dierks se los llevó a los Polar studios de Estocolmo –exacto, los de Björn y Benny de ABBA – pero dejó en Hannover al bajista, contratando como músico d

CJ Ramone "Last Chance To dance" (2014)

En 1989 poco después de la publicación de   Brain Drain ,  Ramones  se encontraban en un momento de crisis interna. El bajista y principal compositor del grupo, el carismático  Dee Dee Ramone , abandonaba el combo definitivamente. Para cubrir su plaza  Johnny  reclutó al joven  Chris Ward , rebautizado para la ocasión como  CJ Ramone . Al principio, como es normal, costó que los fans del grupo lo aceptasen pero a lo largo de los siguientes siete años  CJ  llegó a tener un fuerte rol dentro del grupo, llegando a grabar hasta cuatro temas en  Adiós Amigos  (1995), el disco póstumo de  Ramones.

Carlos Santana - "Europa" (CBS, 1976)

Es imposible no identificar esta canción con solo escuchar las cinco primeras notas. A pesar de ser instrumental es tan conocida que cualquiera con un mínimo de cultura musical podría “ cantar ” y reconocer las notas iniciales ( tan-tan-na-na-na-nanananá-tanananá…. ). Y cualquiera con un mínimo de sensibilidad también notará cómo se le eriza el vello. Es una melodía que llega al alma, triste y melancólica, una guitarra que habla y llora, que nos cuenta una historia y, sin necesidad de palabras, solo con las notas de la guitarra es fácil de entender. Pero veamos qué hay detrás de ella. Vamos a desnudarla y a comprenderla.

Boikot - Los ojos de la calle (Discos Barrabás, 1990)

  Hay música que corresponde a un momento concreto de nuestra vida y que, por edad usualmente, por cuestiones personales a veces, queda ahí anclada, como un bonito recuerdo. Música a la que no suelo volver casi nunca. Y ese caso lo representa perfectamente el debut de Boikot. En el devenir de la cultura rock madrileña se conformó, en la segunda mitad de los ochenta, un grupo de bandas jóvenes con unas sonoridades muy particulares, emparejadas con eso del rock urbano, pero tintado de una manera particular en la que escuchábamos las raíces de Leño o Burning junto con ramalazos unas veces punk, otras más metaleras, otras más seventies, incluso algo de blues. Ahí puedes meter a Esturión, Casablanca, Porretas o los mismos Boikot.  En medio de ese “fregao” musical cobró protagonismo Mariano García, polémico personaje, especialmente en sus últimos años. Generó negocio, oportunidades y ayudó a crear y mantener “la escena” madrileña a través de varias salas (Canciller, Barrabás), su labor promo