viernes, 15 de julio de 2016

SURVIVOR: “Too Hot to Sleep” (1988)





Dos cosas.
En primer lugar no había aún ninguna referencia a Survivor, con lo cual, me congratula aportar y compartir con vosotros estas ausencias de bandas insignes.
En segundo, este es sin duda el disco más controvertido de este popular y fabuloso grupo de Hard Rock Melódico/AOR (dependiendo de la época).

La trayectoria de Survivor está indisolublemente unida a la de Sylvester Stallone, que fue su mayor valedor, confiando en ellos para las bandas sonoras de los distintos Rocky. “Burning Heart” y “The eye of the tiger” son de esas canciones que consideramos como propias de toda una generación, más allá de comprender si los americanos tocaban AOR, Pop Rock o Hard Rock. Todo Dios se la sabe pero poca gente conoce a los músicos tras sus instrumentos.

Por suerte lo comercial no está reñido con la calidad y hasta estas tierras, dónde nunca vendieron ni llegaron a tocar, llegaron sus vinilos distribuidos por Polygram Ibérica. Muy difíciles de encontrar a estas altura y sin reediciones a la vista, os presento la edición original, que adquirí con mucha suerte en una tienda de segunda mano, del sello norteamericano Scotti Bros. Muy ecléctico y que tenía en sus filas tanto a músicos de hard rock (Robert Tepper, Lion, Mountain), como al mismísimo James Brown, otro habitual en las BSO de Rocky. Todo toma sentido. 
Diseño de uno de mis artistas gráficos favoritos, Hugh Syme (Whitesnake, Dream Theater, Rush, Fates Warning, Arena y tantos otros) y que curiosamente se parecía a rabiar a otra de sus portadas creadas ese mismo año para Night Ranger y su “Man in motion” (otro discazo).




Tenían todos los elementos en su contra. Año 1988 y el grunge aupándose en las listas. El metal clásico y sus primos hermanos de bajón. Y si a esto le añadimos las desavenencias habituales en los grupos, “Too Hot to Sleep” se convirtió en el último gran disco de la banda. En 2006 publicaron “Reach”, pero ya sin Jim Peterik y tras la muerte de Jimi Jameson el año pasado solo nos queda regocijarnos en su legado musical. Y como ese último acto de fe propio de los moribundos Survivor no quería dejar el mundo del rock sin su última aportación.
 
 Un disco más “oscuro” que los anteriores, claramente orientado al hard de sus principios aunque sin olvidar la melodía. Ayudó mucho a endurecer el sonido la producción de Frank Filipetti (Joe Satriani) y el fichaje de Mickey Curry (Brian Adams) a la batería. Las guitarras de Frankie Suvillan ganan la batalla a los teclados de Jim Peterik. La crítica los ninguneó y la masa se olvidó de ellos, pero muchos fieles, entre los que me encuentro, podemos defender con consistencia el que este sea el disco más completo de su carrera.


Desperate dreams” y “Across the miles” son increíbles joyas AOR de sensibilidad inigualable. “Didn´t know it was love” y  Tell me I´m the one”,  característicos y vigorosos himnos melódicos americanos. Y con “Too hot to sleep”, “Rythm of the city” y “Burning bridges”, Survivor dejó este mundo a base de riffs y de épica impregnadas de manera sublime por una de las voces más importantes de este estilo, Jimi Jameson.

Otra lagrimita por ellos.

5 comentarios:

  1. Grande Jimi. Ahora mismo voy a ponerme a escuchar este álbum. Debo admitir que no lo conozco como Eye of the tiger o Vital signs. Imperdonable que Survivor aún no tuviese una entrada aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo vas a disfrutar seguro. Uno de esos grandes discos malditos. Saludos

      Eliminar
  2. Me uno al desconocimiento. No lo había escuchado (o no recuerdo, aunque tal vez en su época). Un aplauso por incluir a estos tipos en la vinilopedia, je, je. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Este disco se quedó en el limbo de los vinilos, pero si te gusta Survivor te puede sorprender. Un abrazo

      Eliminar
    2. Gracias! Este disco se quedó en el limbo de los vinilos, pero si te gusta Survivor te puede sorprender. Un abrazo

      Eliminar