Ir al contenido principal

Tony MacAlpine - Edge of insanity (1986)


Siguiendo con este repaso que viernes a viernes hago de los maestros de la guitarra de los 80 en la variante shredding, llego a Tony MacAlpine, un guitarrista natural de Springfield –os lo prometo- y todo un virtuoso de las seis cuerdas y el piano, primer instrumento que estudió siendo un crío y que le hizo enamorarse de la obra de Chopin. En 1986 lanzó con Shrapnel Records este instrumental Edge of insanity –su primera obra- que había grabado un año antes en los Prairie Sun Recording Studios con producción de Mike Varney. Hay que decir que ese mismo año editaría con el mismo sello y productor un disco con M.A.R.S. que ya os comenté aquí. Por aquel entonces yo iniciaba estudios de Ingeniería Informática y recuerdo con nostalgia la de veces que me acompañó este vinilo mientras pasaba a limpio los apuntes que me dejaba una compañera. Los temas de este álbum me transportan a mañanas de programación en mi obsoleto Olivetti M24, de cuando se trabajaba en MS-DOS, los discos eran de 5.25” y las pantallas monocromáticas. 


La formación que grabó Edge of insanity –además de Tony al bajo, guitarra y teclados- se completaba con Steve Smith a la batería, Billy Sheehan al bajo y Mike Mani a la programación de sintetizadores. Por último, os quiero comentar que de este álbum mítico se lanzaron dos ediciones con dferente portada y como podéis ver yo tengo la alternativa en lugar de la original de Guy Aitchison –el artista habitual de Shrapnel-, con una fotografía de autor desconocido que cambia la tela acolchada, los grilletes y los pies sucios de la primera por la seda, las piernas de mujer y unos zapatos rojos de tacón. Al contrario que en el caso del primer álbum de Satriani y su baile de portadas que ya os comenté la semana pasada, esta segunda es mucho más elegante que la versión original, sin duda. 

El track list era: 

A 
Wheel of fortune 
The stranger 
Quarter to midnight 
Agrionia 
Empire in the sky 

B 
The witch and the priest 
The taker 
Chopin, prelude 17 Op.28 
Edge of insanity 
The raven 
No place in time 


Se me hace difícil destacaros algún tema, pero si debo escoger me quedo con The stranger, Agrionia, The taker y el fantástico tema título, Edge of insanity. Sin embargo, debido a la importancia del álbum, os adjunto la grabación de su totalidad. 

Feliz viernes! 

@KingPiltrafilla

Comentarios

  1. De Macalpine solamente tengo el de MARS, su carrera en solitario me pasó desapercibida, la verdad. ¡Para eso está este blog también! A echarle una oreja ya mismo.

    ResponderEliminar
  2. "de cuando se trabajaba en MS-DOS, los discos eran de 5.25” y las pantallas monocromáticas. " La prehistoria!!! juas... en fin, para esos niños que se creen que todo existió con un puerto USB incorporado, que sepan que el que suscribe, tiene internet desde hace menos de 15 años...

    Por lo demás, lo siento, pero no conocía a Tony McAlpine... pero de eso se trata, no? de descubrir cosas!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Otros crímenes...

Firehouse - Firehouse (CBS, 1990)

El pasado 5 de abril falleció el cantante de Firehouse, Carl Jeffrey Snare, por un fallo cardíaco en un proceso cancerígeno que le había llevado unos días antes a pasar por un quirófano. Además de ser un seguidor fiel de la banda, les he visto dos veces en directo; una de ellas la recuerdo con especial felicidad por lo que disfruté (tocaron junto a unos fantásticos TNT).  Casualmente, la semana pasada en este blog hablaba, en los comentarios de un post, del legado de algunos músicos más o menos desconocidos por el "gran público" comparándolo con otros del mismo o menor valor idolatrados, quienes reciben homenajes y se les dedican calles. Con esa reflexión me quedé enganchado. Al repasar la discografía de Firehouse, me di cuenta de algo obvio: existen músicos que han dejado un legado en nosotros. Da igual lo importante que sean más allá de nuestras orejas. Nos pertenecen. Y C. J. Snare es, para mí, uno de esos músicos. Desde este debut que hoy comparto su voz me ha acompañ

Scorpions – Love at first sting (Harvest-EMI, 1984)

Y si hace unas semanas os hablé aquí del inmenso 1984 de Van Halen , hoy toca comentar el no menos imprescindible Love at first sting de los alemanes Scorpions , otro que este año también celebra su 40º aniversario. La banda venía de una gira internacional presentando Blackout , el pedazo de disco que finalmente los había puesto en el mapa –yo mismo los descubrí gracias a él, os lo conté aquí – y tenían la misión de superarse, algo nada fácil no sólo en el aspecto creativo. Una de las razones era la mala relación entre el bajista Francis Buchholz y Dieter Dierks , dueño de su compañía de discos y productor del grupo desde 1975. Por eso, cuando la banda –que empezaba a tener dinerito del bueno– pidió grabar el nuevo álbum en un estudio que no fuese el del productor, Dierks se los llevó a los Polar studios de Estocolmo –exacto, los de Björn y Benny de ABBA – pero dejó en Hannover al bajista, contratando como músico d

CJ Ramone "Last Chance To dance" (2014)

En 1989 poco después de la publicación de   Brain Drain ,  Ramones  se encontraban en un momento de crisis interna. El bajista y principal compositor del grupo, el carismático  Dee Dee Ramone , abandonaba el combo definitivamente. Para cubrir su plaza  Johnny  reclutó al joven  Chris Ward , rebautizado para la ocasión como  CJ Ramone . Al principio, como es normal, costó que los fans del grupo lo aceptasen pero a lo largo de los siguientes siete años  CJ  llegó a tener un fuerte rol dentro del grupo, llegando a grabar hasta cuatro temas en  Adiós Amigos  (1995), el disco póstumo de  Ramones.

Carlos Santana - "Europa" (CBS, 1976)

Es imposible no identificar esta canción con solo escuchar las cinco primeras notas. A pesar de ser instrumental es tan conocida que cualquiera con un mínimo de cultura musical podría “ cantar ” y reconocer las notas iniciales ( tan-tan-na-na-na-nanananá-tanananá…. ). Y cualquiera con un mínimo de sensibilidad también notará cómo se le eriza el vello. Es una melodía que llega al alma, triste y melancólica, una guitarra que habla y llora, que nos cuenta una historia y, sin necesidad de palabras, solo con las notas de la guitarra es fácil de entender. Pero veamos qué hay detrás de ella. Vamos a desnudarla y a comprenderla.

Boikot - Los ojos de la calle (Discos Barrabás, 1990)

  Hay música que corresponde a un momento concreto de nuestra vida y que, por edad usualmente, por cuestiones personales a veces, queda ahí anclada, como un bonito recuerdo. Música a la que no suelo volver casi nunca. Y ese caso lo representa perfectamente el debut de Boikot. En el devenir de la cultura rock madrileña se conformó, en la segunda mitad de los ochenta, un grupo de bandas jóvenes con unas sonoridades muy particulares, emparejadas con eso del rock urbano, pero tintado de una manera particular en la que escuchábamos las raíces de Leño o Burning junto con ramalazos unas veces punk, otras más metaleras, otras más seventies, incluso algo de blues. Ahí puedes meter a Esturión, Casablanca, Porretas o los mismos Boikot.  En medio de ese “fregao” musical cobró protagonismo Mariano García, polémico personaje, especialmente en sus últimos años. Generó negocio, oportunidades y ayudó a crear y mantener “la escena” madrileña a través de varias salas (Canciller, Barrabás), su labor promo