viernes, 16 de mayo de 2014

Nacha Pop - "Dibujos Animados", 1985.


Esta semana viene marcada en lo musical por el quinto aniversario de la desaparición física, (muerte no es una palabra apropiada en estos casos), de Antonio Vega.
En rock and more...ya hable el pasado día 12 de la efemérides y allí exprese como buenamente pude lo que sentía y como recordaba el momento en que me sobrevino la noticia aquel fatídico día.
Resultaba pues para mi absolutamente inevitable que Antonio estuviese hoy aquí, en este espacio dedicado a los vinilos, a nuestros queridos vinilos.
Y hablando de vinilos queridos, alguno de los mas apreciados de mi humilde colección pertenece a Antonio y a Nacha Pop. Muchos pensareis que no es el elegido, este "Dibujos Animados" que grabaron los primos y compañía en 1985 quizás el mas conseguido del grupo...no, no lo es, pero es el que he elegido y voy a intentar explicar porque.

No era yo precisamente un gran fan de Nacha en aquel 1985, mas bien todo lo contrario y la difusión de seguido en las radios de "Grite Una Noche" no ayudaba a que naciese la llama del amor en mi interior hacia los madrileños precisamente, pues no era Nacho García Vega un tipo que se ganase mi simpatía, (no me preguntéis porque, pero me caía fatal), en cambio todo empezó a cambiar con la publicación del segundo single extraído del Lp: "Relojes en la Oscuridad", esta si, esta me petó el bafle, no podía dejar de escucharla y fue el principio de todo, finalmente se encendió la llama, y con el paso de los años esa llama termino prendiendo con fuerza en una suerte de incendio de pasión en mi interior que hizo de aquel joven de 14 abriles, con los años y tras escuchar las siguientes creaciones de Nacha y Antonio en un veinteañero que bebía los vientos por la música del Sr. Vega y de su antigua formación.



Eso, y que en este disco empieza la segunda parte de la historia de Nacha Pop baso mis razonamientos para traer hoy aquí este, y no otro, disco de Antonio, con Nacha Pop en este caso.
Recién contratados por la multinacional Polydor, quien hizo un esfuerzo importante para colocar a su nuevo grupo estrella en lo mas alto de las listas de éxitos y de réditos económicos también.
Se contratan asesores de imagen, fotógrafos y maquilladores...todo para conseguir hacer de los aseados pero poco glamourosos hijos de Malasaña unos sujetos modernos y elegantes sin perder peligrosidad juvenil ochentera y carácter movideño.
Además de procurarles un productor de relumbrón: Peter McNamme, quien ya llevaría con indiscutible éxito los pasos de Tequila...¿su trabajo?, pues en términos comerciales irrepochable, el disco vendió y los temas elegidos como singles sonaron incansablemente durante aquel 1985 en radios y pubs de todo el país, conciertos y televisiones apuntalaron la rentabilidad del proyecto.
Musicalmente el disco ofrece una dudosa revisión del sonido que hasta la fecha caracterizaba al grupo, aquí, tras pasarlo por el tamiz de la electrónica y un tanto babosa pseudoelegancia de la época los Nacha sonaban mas artificiales, mas irreales, menos intuitivos y frescos; pero también mas brillantes, eclécticos y con un toque mas europeo, como derribando fronteras sónicas...prefería a los anteriores, menos profesionales, mas improvisados, menos yupis..
Las baterías de Ñete son las mas perjudicadas por la producción, baterías que sonaban a PVC, como todas las de aquellos años, imposible creer en la veracidad de aquel sonido, el resultado, además de una traba sónica evidente fue el abandono de Ñete al término de la grabación.
En cuanto a las canciones la lectura debe ser otra, diez temas, grandes composiciones y letras sugestivas, elocuentes, intensas y metafisicas, madurez que se hace evidente en varios cortes de auténtico lujo.
Empezando por la archiconocida "Grite una Noche", tema de Nacho que insufla una hiperactividad al corte gracias a una vocalidad excesiva y a un ritmo funky con reminiscencias reggae y unos vientos que electrizan el esqueleto, nos machacaron los oídos con ella y yo la odiaba...hoy la adoro.
Antonio coje el relevo con la bonita y evocadora "Lo Que Tu y Yo Sabemos", sedante y sencilla, con una voz susurrante y una letra de soledades y silencios, fantástica.





Uno de esos rock and rolles de Antonio que parecen inofensivos pero que vienen arropados por unas guitarras que bailan sobre tu conciencia y la melodía que juega con el pop mientras se disfraza de rock, asi es "Dejate Ver Ya", vientos en segunda linea y energía relajada, un gran tema, como también lo es "No Me Olvido", firmada por los primos y con las guitarras de Antonio firmando todo el corte con una presencia inapelable y Nacho cantando realmente bien, solo la base rítmica falla, sigue el aire funky en especial en el ácido y divertido estribillo.


Otra de las que gusta a Antonio es la fabulosa "Con Tal de Regresar", nuevamente las guitarras determinantes, temazo que da por finalizada la cara A.
El comienzo de la cara B es: "Relojes en la oscuridad", el Antonio de las grandes ocasiones, el que es abordado por la genialidad, el que marca diferencias...el tema del disco, el tema que me gano para la causa de Antonio...sirva para quien desee comprender lo que siento por este tema la reseña que en su día escribí en el blog de Addison de Witt.
Funky discotequero con buen juego de voces de los primos, un tanto empalagoso este tema empapado de algunos de los efectos sónicos a olvidar de la época, bailable y febril pero menor esta "Sacame".
Temazo de nuestro Antonio "Sentado al Borde de Ti", bella, como la banda sonora de un sueño, Antonio sigue ofreciendo su imagen mas sugerente e introvertida en un estribillo mágico y frases como -Ando porque andar me lleva hacia ti-...¡toma ya!!!



El Nacho mas sofisticado y adaptado a su naturaleza se nos entrega glorioso en la fabulosa "Nuevo Plan", hasta los sintetizadores suenan bien, estribillo luminoso y nervioso, lo mejor de Nacho en el disco. Y una absoluta maravilla de la inspiración y del lirismo del maestro Vega para echar el telón: "Cada Uno Por Su Lado", bohemia y romántica, triste como un charco con la luna reflejada en el, solitaria como un banco bajo un sauce en la madrugada, el sonido típico ochentero pasa desapercibido ante el magnetismo de la melodía perfecta y onírica fabricada por Antonio Vega, que empieza a dar muestras de los que serán sus argumentos artísticos, poéticos y vitales en los próximos años.



El disco hiperproducido de Nacha, algo infravalorado y no demasiado comentado, apagadas sus luces por las sombras de las obras mayúsculas del Antonio de madurez, quiero que sirva como homenaje sincero y sentido de este que suscribe a uno de los músicos mas geniales que piso la piel de toro.
Siempre en mi corazón Antonio.
Buen fin de semana a todos.

4 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho el post, es entrañable, de los de leer de vez en cuando.

    Es un bonito homenaje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado Angel, es un artista muy especial para mi.
      Gracias por tus palabras.
      Saludos.

      Eliminar
  2. No soy yo muy de Nacha Pop ni incluso de Antonio Vega, pero hay que reconocer que las letras son cojonudas. Lo dicho por Ángel, bonito homenaje y gran entrada, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco, tu eres mas duro y malote jajaja...pero evidentemente el que sabe sabe y tu sabes, era un gran letrista el querido Antonio.
      Buen finde.

      Eliminar