viernes, 21 de septiembre de 2012

Black Sabbath - Live Evil - 1982




El vinilo de esta semana no tiene desperdicio: ni por el contenido musical, ni por la imagen, ni por la historia, ni por la leyenda negra que arrastra.
Fue grabado durante la gira del Mob Rules en Estados Unidos, entre abril y mayo, y editado en el mismo año 1982. Se recogieron conciertos en Seattle, San Antonio, Dallas y Fresno. Este concierto se editó en origen en doble vinilo, que es el que presento aquí. Luego se pasó a doble CD, aunque al poco tiempo se decidió concentrar todo el show en un solo CD a costa de reducir el sonido del público, la intervención de Dio entre canciones y eliminar un tema. 
En cuanto al contenido musical, imposible negar la fantástica selección de temas, fundamentalmente de la era Dio, y la estupenda interpretación de todos ellos.  Aquí está el set list.

En cuanto a la imagen: una portada que recoge algunos de los personajes de sus canciones surgiendo del mar, como si de un desembarco se tratara. El interior muy bien cuidado con fotografías de los miembros del grupo.

En cuanto a la leyenda, en fin, se dice que tiene más de estudio álbum que de directo, pues recibió muchos retoques y la mezcla se llevó una buena parte del sonido original. También se achaca al proceso de producción el "despido" de Dio, insinuando que se intentó beneficiar subiendo su voz.
En cuanto a la historia, fue el primer directo oficial de Black Sabbath y documento imprescindible en la carrera de Ronnie y de los probios Sabbath. Además, sirve como excusa para discutir si gusta más la etapa Ozzy o la etapa Dio, o si las canciones del primero suenan mejor o peor en la versión del segundo.
En cualquier caso, una gozada para los oídos.






5 comentarios:

  1. Excelente comentario acerca de este disco de DIO, me imagino que el sonido debe ser espectacular, se ve muy bien conservado, es parte de la historia del rock.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  2. Es una gozada de álbum para los oídos, por supuesto, la portada es de las más bonitas que existen y -como imaginaréis- lo tengo en un pedestal, junto al Speak of the devil. Creo que uno puede discutir sobre cual de las épocas o álbumes de BS le parecen más interesantes, pero nadie en su sao juicio puede decir nada en contra de este directo. ¡Pero si hasta el juego de palabras Live eviL se les puso a huevo!

    ResponderEliminar
  3. Espero que la pegata de discoplay no esté sobre la carátula y esté sobre la funda, por que vaya puta manía tenía las tiendas de discos de ponerla, algunas de colorines chillones y una goma de las antiguas que si no se quitaron en su momento ahora ni te cuento.

    Del álbum, jodidamente bueno, nada que decir que no hayáis comentado.

    ResponderEliminar
  4. La pegatina está sobre la portada, lamentablemente. En su día no me atreví a quitarla porque estaba adherida como si el mismo Ozzy le hubiera pegado un lametazo. Ahora es una reliquia (¿dónde quedó el Discoplay, amigos?).
    Uno de mis álbumes favoritos ever forever.

    ResponderEliminar
  5. Que maravilla de disco. Desgraciadamente es el único que conservo en vinilo de
    Black Sabbath, ya que a mediados de los noventa tuve que vender casi toda mi colección de vinilos por motivos monetarios. Hoy tengo toda la colección de los Sabbath en cd, pero nada se me hace tan especial como abrir la doble carpeta de este mágico Live Evil, deleitarme con el maravilloso artwork que representa a cada una de las canciones tocadas en este directo y orgasmar desde que empieza a sonar ese apoteósico Neon Knights hasta que se termina con la inmensa interpretación que Dio realiza del Children of the grave. Difícil encontrar en una misma obra tal cantidad de canciones tan matadoras. Y por último, que decir de la versión que ofrece la banda de su canción homónima Black Sabbath...Aún se me hiela la sangre al escucharla. Gracias por esta reseña imprescindible y un saludo.

    ResponderEliminar