viernes, 16 de mayo de 2014

Judas Priest - Unleashed in the East - 1979

Los discos en directo me atraparon en mis primeros años de despertar musical. No se si debido a que Made in Japan fue el detonante, el caso es que hubo una época en que sentía fijación por este tipo de discos. Y reconozcamoslo, se hacían grandes discos en vivo.

Este Unleashed in The East de Judas Priest, me lo compré el 7 de julio del 85. Lo se tan certeramente porque tenía, ya  no, la costumbre de apuntar la fecha y el precio de cada disco que me compraba en una esquinita de la funda de papel protectora.

Por entonces la discografía de las Judías Prietas que les llamaba un colega, ya había sido digerida por el que suscribe pero tenía pendiente este directo

Acostumbrados al hard rock con toques progresivos que practicaban en un principio, algo muy corriente en los primeros 70, poco a poco fueron evolucionando hacía cotas más duras en posteriores trabajos, Judas Priest se nos presentan con una imagen renovada, cuero negro, tachuelas y dan un lavado total a sus grandes clásicos, para abrirse camino en el mundo del Heavy Metal.


Esa imagen más dura que proyectan en la portada me dejaba extasiado. Me gustaba todo de ella, la rubia melena de Ken Dowing, los pantalones de cuero rojo de Tipton. La pose de super macho man de Halford, "todo cuero, todo metal" que decían Obús, era lo máximo, la actitud que todo heavy debería tener.

Las canciones suenan mucho más potentes que las originales, "Victim of Changes", "Genocide". Las afiladas guitarras de Tipton y Dowing arropan a un Halford que mantiene unas notas que no parecen de este mundo.

En el libro de Ian Christie “El sonido de la Bestia” se cataloga este álbum como uno de los mejores falsos directos de la historia. Y es que mucho se ha polemizado sobre la autenticidad de las tomas de “Unleashed In The East” y sus excesivos retoques en el estudio, hasta el punto de que irónicamente se le conoce como “Unleashed In The Studio”. Pero sin duda, estamos ante un magnífico trabajo donde la nota negativa la pone la corta duración del formato sencillo. Afortunadamente en la reedición en CD tuvieron a bien regalarnos cuatro bonus tracks.

Si tuviera que elegir un solo tema, elegiría dos jejeje. "Tyrant" con un punteo a dobles guitarras que quita el hipo y la versión "Diamonds and Rust" de Joan Baez.

No se que más decir.

8 comentarios:

  1. No hace fata que digas nada más Salvador...let the music do the talking!! Gran disco!!

    ResponderEliminar
  2. Ante joyas de esta índole, no hace falta decir más. Aquellos que hemos crecido con ellos conocemos de sobra su valor... y los que no saben de qué les hablas, harían bien en correr a la tienda a comprarlo -aunque sea en cedé- en lugar de leer entradas nostálgicas como las nuestras jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero que lo compren. que no lo descarguen. Espero que por lo menos nuestras entradas nostálgicas abran los ojos a las nuevas generaciones, pero no a las de PP jajajajajajaja

      Eliminar
    2. PP y Judas Priest en un mismo párrafo?? Nunca lo hubiese imaginado...esto sólo puede pasar en #FFVinilo 0_o

      Eliminar
  3. Imprescindible para entender de qué va el heavy

    ResponderEliminar
  4. Lo malo de llegar a estas horas a comentar es que ya se ha comentado todo. Un imprescindible en cualquier rockodiscoteca que se precio. En vinilo y en cedé lo tengo.

    ResponderEliminar
  5. Me uno a los comentarios anteriores. ¡Esa versión de "Diamonds and Rust! es una maravilla. Saludos Salva.

    ResponderEliminar