viernes, 25 de abril de 2014

Helloween - Pink Blubbles Go Ape (1991)


Saludos amigos! Esta semana os traigo uno de esos discos malditos de la historia del rock, que cuál Load de Metallica hizo retumbar los cimientos de un grupo que con sus primeros discos alcanzó la cima del heavy metal en Europa, hasta el punto de llegar a inventar un género musical  (aunque otros grupos ya habían forjado los cimientos) que con el tiempo se convertiría en una auténtica plaga, pero que por suerte nos dejó durante algunos años un buen puñado de grupos y discos de auténtico Power Metal. Os hablo (como habréis visto en el título...) de Helloween y su disco que supuso el principio del fin de la era Michael Kiske: Pink Bubbles Go Ape.


Tras el éxito de las dos ediciones del Keeper Of The Seven Keys y la salida de Kai Hansen del grupo, el resto de componentes se plantean si seguir adelante sin el fundador de Helloween; dejando atrás los rumores de separación, el grupo contrata a Roland Grapow, guitarrista de Rampage. En esta nueva etapa, Kiske es parte activa en la composición de los temas junto a Weikath y Grapow, quién le da a los nuevos temas un toque mucho más melódico y humorístico, alejándose un poco del estilo que los encumbró con sus anteriores obras. El cambio no solamente fue musical, dejando de lado los temas más épicos de los anteriores discos, sino que también cambiaron de discográfica pasando de Noise Records a EMI, de productor dejando de lado a Tommy Hansen (Pretty Maids) que tan buenos resultados les había dado con sus dos anteriores discos para fichar a Chris Tsangarides que anteriormente había trabajado con grupos como Gary Moore, Judas Priest o Barón Rojo, un cambio que a priori parecía una apuesta bastante segura. Todo esto en es aspecto musical, pero era necesario si quiera escuchar el disco para olerse que algún que otro cambio nos íbamos encontrar en él y es que otro de sus principales cambios respecto a sus anteriores trabajos fue el estético; el grupo abandonaba ese mundo de fantasía que poblaba las portadas de sus anteriores discos por un estilo más... moderno? La imagen de una mujer a punto de besar a un pez, cual homenaje a Led Zeppelin y su famosa leyenda, ocupaba la portada en primer plano y tras ella encontramos un largo pasillo en el que un hombre se está dando un baño utilizando una cama como bañera...


Pero no queda ahí la cosa, la mítica calabaza que hacía de 'o' en sus anteriores discos, y que luego recuperarían, se convierte esta vez en una burbuja, una burbuja que está presente en las diferentes imágenes que contiene el interior de la carpeta desplegable; y para poner el broche final, tanto en la contraportada como en la galleta del vinilo encontramos a unos señores trajeados con huevos fritos por ojos.
Pero bueno, vayámonos a la parte musical que también es importante; en este disco el grupo buscó un estilo algo más comercial y para ello el grupo no dudó en experimentar con nuevos sonidos bastante alejados de temas como I want out o Eagle fly free; así encontramos temas como Number One o la balada compuesta por Kiske que cierra el disco Your Turn y otras como Kids of the century o The Chance algo más metaleros con buenos riffs y un Kiske demostrando sus dotes como vocalista; o la 'simpática' Heavy Metal Hamsters cuyas primeras notas están sacadas del riff de Rat Bat Blue de Deep Purple.



El disco fue un fracaso, no llegando a enganchar ni a crítica ni a público lo que hizo que volvieran los problemas tanto con la discográfica como entre los distintos miembros del grupo hasta el punto de que Michael Weikath llegó a invitar a Andi Deris, vocalista de Pink Cream 69, a algunos ensayos con la idea de reemplazar a Kiske, cambio que finalmente llegaría después del nuevo fracaso de su siguiente disco Chamaleon.
Helloween

Este Burbujas Rosadas se vuelven Monos que os presento se trata de la edición española publicada en 1991 que viene en carpeta desplegable y con las letras de las canciones en una funda en colores blanco y negro con un gran mono de fondo.

Helloween Pink bubbles go ape vinilo vinylCara A 
1. Pink Bubbles Go Ape 
2. Kids Of The Century 
3. Back On The Streets 
4. Number One 
5. Heavy Metal Hamsters 
6. Goin' Home 
Cara B 
1. Someone's Crying 
2. Mankind 
3. I'm Doin' Fine, Crazy Man 
4. The Chance 
5. Your Turn

Y para terminar os dejo el disco completo por si no lo habéis escuchado o queréis recordalo. Qué paséis buen finde y, como siempre, salud y vinilos!

5 comentarios:

  1. Nunca fui de Helloween, y eso que nos saturaron en todas las revists de la época con los benditos Keeper. Hasta los vi en directo en el Monster of Rock del 88 creo. No fue hasta muchos años después cuando me encontré la segunda parte del Keeper en un cajón en perfecto estado en una tienda de segunda mano y lo compré por decir que tenia uno de los álbumes clásicos del metal ochentero. Lo escuché y disfruté, pero el power metal nunca me ha dicho nada. Muchos gorgoritos y épica artificiosa, para mi gusto, aunque reconozco Keeper of the seven Keys es un disco bastante bueno.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí, a diferencia de nuestro amigo Salva, si me gustan Helloween y el power, aunque no fué uno de mis estilos preferidos, siempre me gustó y he crecido con las canciones de este y de otros grupos como Gamma Ray y de mi grupo power favorito: Rage, muy diferentes a los dos nombrados. En cuanto a Pink Bubles Go Ape me parece un buen disco precursor del sonido que ha venido teniendo el grupo hasta hoy, aunque prefiero los predecesores con esos temas más épicos. Evidentemente el disco está salvado por la voz de Kiske porque si esto lo canta Andy Deris el disco no vende ni una copia. Y eso que la primera época de Deris me parece buena e incluso el Gambling With The Devil de 2007 me parece muy bueno, pero sin Kiske y sin Hansen bajó bastante el nivel. Me ha gustado mucho la entrada amigo, de hecho he puesto el cd del Pink para escucharlo.

    ResponderEliminar
  3. Le dejaron la batuta a Kiske y se les fue de las manos...el tenía en mente otros conceptos "musicales"

    ResponderEliminar
  4. Nunca consegui encajar a esta banda, al final siempre me quedaba con otros mas terrenales, aunque tengo alguno de sus discos y me entretienen, este no lo tengo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Un disco que no le "gusta" a nadie al final, jeje. Yo lo disfruté en su momento y de vez en cuando lo pincho, pero con los años ha perdido un poco de fuelle. Mucho relleno para mi gusto, aunque disfrutable. Un saludo.

    ResponderEliminar