viernes, 21 de marzo de 2014

Saxon - Power & The Glory - 1983

Las tardes de verano, bueno, y las de invierno también de 1983/84 quedaron marcadas para nuestra cuadrilla en los recreativos Alcazar.
Allí, con las monótonas melodías del come-cocos, Asteroids o Galaxian, el entrechocar de las bolas de billar y el sonido metálico del futbolín, transcurrían las tardes de verano que veíamos pasar al ritmo de “Freewheel Burning”,  “The Trooper” o ”The Last in Line”, aunque siempre se nos colaba Michael Jackson y su “Thriller”.

Daniela Romo, Tijeritas o La Unión, también tenían su sitio entre el olor a tabaco y vinagre de los pepinillos y cebolletas que inundaba el local. Y que largas se nos hacían esas canciones, ¡las nuestras parecían mucho más cortas!. Queda claro que no teníamos el monopolio de la maquina de discos. Aquellas canciones y otras muchas, fueron la banda sonora de varios veranos. Banda sonora que luego nos llevaríamos a casa, porque Jaime, el encargado, al cambiar los discos por otros nuevos, nos los vendía a treinta o cuarenta pesetas cada uno.
Entre todas esas canciones destacaban "Warrior" y "This Town Rocks" de Saxon pertenecientes a 

Power & The Glory - 1983



"Power & the Glory" es el quinto álbun de la banda, y como bien reza el título es un disco que suena poderoso y a gloria.
Después de haberme enganchado a la música de Saxon en los billares no tardé en hacerme con el disco y dejarme llevar por los vibrantes riffs que planean a lo largo y ancho de todo el álbum. Por que "Power & and the Glory" es una magnífica colección y lección de riffs, como se decía en la época, en el más puro estilo killer.
Ya he comentado alguna vez que 1983 fue un gran año para el heavy, el año de la cosecha. Grandes discos florecieron amparados en algunos casos por las siglas de la NWOBHM. "Piece of Mind" de Maiden, "Holy Diver" de Dio, Ozzy y su "Bark At The Moon", Alcatrazz con "No Parole From Rock And Roll" o "Pyromania" De Def Leppard fueron algunas de las joyas publicadas ese glorioso año.  Saxon dieron un golpe de autoridad encima de la mesa metiendo caña al personal con este trabajo que los pondría en el lugar que se merecían convirtiendoles en una de las bandas más duras del momento, siempre con el permiso de las huestes de Lemmy, los más duros del territorio heavy.

Tanto nos impactó este disco que incluso nos apuntamos a un concurso de playbacks "interpretando" con guitarras de madera varios de los temas de  este álbum.

El disco se abre con el tema que titula el disco. Un riff de los que crean escuela y un demoledor ritmo de batería nos llevam al éxtasis a lo largo de los casi seis minutos que dura la canción.

Otro riff de altos vuelos da paso a "Redline" mucho más vacilón que el anterior, rockero a tope con motos y autopistas como tema central.

Por fin llega el turno de "Warrior" archiconocido de oírlo en los billares que bien sonaba a través de los bafles de mi equipo. Riff salvaje y un solo clásico de los ochenta. ¡Y  menuda batería!

"Nightmare" baja el listón en intensidad más que nada por la fuerza bruta de los tres temas anteriores. Para nada es un mal tema y es una buena forma de  cerrar la primera cara de este poderoso disco.

Un tanto descolocado por la dosis de decibelios,  me levanto del sofá, le doy la vuelta al vinilo y la aguja comienza a descifrar el contenido del lado B.



"Does this town know how to rock" canta Biff Byford al inicio de "This Towm Rocks" con la batería de Nigel Glockler cagando dinamita. Dobles bombos, platillos y timbales tocados a cuatro manos y no menos pies y otro solo brutal.

Otro brillante riff da paso a "Watching The Sky" otro tema vacilón con aires diferentes y que hace de puente entre el explosivo "This Town Rocks" y el riff de los riffs y mi preferido de todo el disco, "Midas Touch", simplemente acojonante, creo que es el adjetivo que mejor lo define. Buen trabajo de batería al final del no menos espectacular punteo pone la guinda a uno de los mejores temas del álbum.

Una intro bastante tediosa da paso a "The Eagle Has Landed" un tema largo que nunca me terminó de gustar y sería el único pero que ponerle a este fenomenal e histórico disco.

¡Ah si! el otro pero sería la horripilante portada solo superada por el no menos cutre vídeo del tema título. Pero vamos no vamos a ser puntillosos y disfrutemos de este plato cocinado hace 31 años y que increíblemente no ha caducado.

6 comentarios:

  1. Grandes Saxon y estupenda entrada. Solo un "pero". A mi sí me encanta The eagle has landed. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, nunca llueve a gusto de todos. Nunca me hizo tilin esa canción y el otro día escuchandolo para la entrada sigue sin gustarme. El finde ya se ha acabado ¡snif!

      Eliminar
  2. Banda no lo suficientemente valorada. Si señor un discazo, con portada horrible no, lo siguiente. Buenos recuerdos los que evocas. Ya lo decían los Topo: arreglabamos el mundo a golpe de futbolin...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas horas de billares si. En nuestro caso matábamos marcianitos, pero tratabamos de arreglar no se si el mundo pero si nuestras vidas a golpe de rock

      Eliminar
  3. Hace un par de semanas ni un vinilo de Saxon por aquí y ya van dos. Se lo merecen. Buena entrada: aquellos años ochenta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con solo comentar los discos de la mitad de los ochenta tendríamos trabajo para mucho tiempo, aunque mis dos próximos ffvinilo serán de la década anterior.

      Eliminar