viernes, 21 de septiembre de 2012

Jason & the Scorchers - Fervor (Praxis, 1983)


Vivir en Estados Unidos y ser un amante del vinilo es jauja. Esto, amigos, es como la tierra prometida, donde el maná cae sin fin en un festín que saciaría hasta al más impulsivo comprador. Como soy de gustos bastante eclécticos, he comprado mucha buena mierda de diversos estilos, como Big Black, the Lymes o Neil Young. Así que cuando entro en alguna tienda de discos me vuelvo loco y no sé con que quedarme: normalmente termino con una pila enorme de discos y tengo que ir descartando. Pero hay compras que tengo claras, compras que, de hecho, eran un objetivo a cumplir cuando me trasladé aquí. Una de ellas era Fervor, el primer (mini) LP de Jason & the Scorchers.

Y es una gozada ver cómo estos objetivos se van cumpliendo con facilidad. No tuve que buscar mucho; fue en la tercera visita a una de las tiendas habituales, Cactus Music, que aunque para las novedades es tirando a cara (veinticinco dólares de media por un vinilo nuevo), los vinilos de segunda mano están más que asequibles. Éste, en concreto, fueron siete pavos. La portada está un tanto ajada, pero el plástico está prácticamente impoluto.


Pero vamos a lo que vamos, que me enrollo.

Jason & the Scorchers se formaron en 1.981 en Nashville, Tennessee, con Jason Ringenberg (voz y guitarra), Warner Hodges (guitarra solista), Jeff Johnson (bajo) y Perry Baggs (batería). Pronto encendieron la escena alternativa local con una variedad de country/roots rock muy energético. La prensa empezó a describirlos como «Merle Haggard meets the Ramones», mientras dibujaban a Jason Ringenberg como la reencarnación rootsy de Iggy Pop. Y así nació la dichosa etiqueta; cowpunk, de la que el propio Jason echaba pestes: «nosotros hacemos rock and roll. Punto».

Tras el EP autoproducido Reckless Country Soul (1.982) —éste me temo que sí que va a ser más difícil de encontrar, amigos vinileros—, acreditado a «Jason & the Nashville Scorchers», los cuatro rednecks grabaron el mini LP Fervor, cuya versión original, que aquí os presento, fue editada por Praxis Records, un pequeño sello independiente de Nashville. Las primeras prensadas del LP también están acreditadas a «Jason & the Nashville Scorchers».



Producido por el propio Warner Hodges y el legendario Jim Dickinson, contiene seis temas de roots-rock'n'roll que están entre lo más granado de su repertorio. Abren el disco las guitarras de «Hot Nights in Georgia», marcando el que será ya un estilo guitarrero de Mr. Hodges. En esta canción Michael Stipe colabora en los coros, algo que me parece muy curioso, ya que tras ser etiquetados como cowpunk, con la publicación Lost & Found (1.985) y, sobre todo, Still Standing (1.986) se les empezó a meter en el saco del «nuevo rock americano» y el «College Rock», de los que R.E.M. eran las cabezas más visibles. Sigue el disco con esa preciosidad country llamada «Pray for Me, Mama (I'm a Gipsy Now)», donde Jason da buena cuenta de sus cualidades vocales (realmente me encanta la voz de este tipo). Para cerrar la cara A nos dan otro buen chute de energía con «I Can't Help Myself», compuesta por Tim Krekel. Para esta última cobra todo el sentido la afirmación de Jason de que su cowpunk no era más que rock and roll.


La vacilona «Help There's a Fire», que me recuerda horrores a «Subterranean Homesick Blues» de Bob Dylan, abre la cara B del mini LP para dar paso a la delicada «Harvest Moon» —nada que ver con la de Neil Young— puro country rock, con Jason cantando otra vez estupendamente. Termina el EP con la movida «Both Sides of the Line», co-escrita entre Jason Ringenberg y Michael Stipe.

Cuando la banda firmó un contrato con EMI, Fervor se reeditó con un nuevo orden en el tracklist y un tema extra: la gloriosa versión que la banda hizo de «Absolutely Sweet Marie», de su Dylanísima Majestad, incluida en Reckless Country Soul. Esta vez, ya aparece el nombre definitivo de la banda: Jason & the Scorchers.


¿Me atrevo a decirlo? Venga, va: me gusta mucho más que la original del otrora llamado Robert Zimmerman.

3 comentarios:

  1. Que envidia poder tener a mano un mercado de usados tan importante!! El tema de las portadas "tocadas" es habitual en los discos made in USA, las carpetas laminadas si no se conservan con funda se rozan rápido.
    Gracias por el aporte, no conocía a esta gente, pero es un palo que me gusta.. viva el eclecticismo !!

    ResponderEliminar
  2. Estoy con minestrone que envidia. Suena muy bien esta banda y ya estoy buscando material. Desde luego que más marcha que Dylan tienen jajaja. Un placer leerte y tenerte por estos barrios. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro que os mole. Para mí esta banda es la bomba. Regresaron hace un par de años con nueva base rítmica y un nuevo discazo: Halcyon Times. ¡Saludos!

    ResponderEliminar